Juan Franco Crespo: «Obras de arte en los sellos checos: Los murales góticos de chequia»

El 16 de febrero de 2022 se lanzaba al mercado la hojita bloque de dos efectos dedicada al gótico moravo, son sellos de gran formato horizontal de 50x40mm, tienen un facial de 34 y 40 coronas, fueron diseñados por Jan Kavan, impresión en offset multicolor y 30.000 ejemplares de tirada.

El facial más bajo nos ofrece un mural del altar del oratorio imperial ubicado en la capilla de Santa Catalina del castillo de Karlstejn: La crucifixión, obra atribuida al maestro creador del Apocalipsis del castillo homónimo en 1356 y el otro sello nos muestra un detalle de la intensa vida de Santa Margarita, imagen descubierta mientras se realizaban unas obras de restauración en el castillo en el 2010, se halla en la ciudad de Velke Mezirizi, un pueblo de imborrables recuerdos para que el que esto escribe, pues de allí era mi gran amiga Eva que, tras disfrutar de Praga, aún bajo el comunismo, ya nunca volveríamos a saber el uno del otro, aunque la plaza en donde nos conocimos, fue también testimonio de un gran hecho histórico unos meses antes: la inmolación de Jan Palach, por lo tanto una zona de imborrables recuerdos para nuestra etapa adolescente, pero volvamos con los ellos.

El mural sobre el que se han colocado los sellos está tomado de la Iglesia de Santa Ana que se ubica en la célebre Ciudad Vieja de Praga, se trata de una imagen con la Virgen y los apóstoles Felipe y Juan, algo realmente único en el momento de la creación de esa obra pictórica atribuida al Maestro de Trebon, siglo XIV, una realización pre-husita que muestra una escena que en conjunto es de impactante belleza.

Recordemos que el arte religioso de la época era consustancial del momento de religiosidad que inundaba el continente y se realizaba directamente sobre las paredes, no solo de los centros de culto, sino también de los centros de poder político o religioso, castillos, palacios, casas señoriales, fueron pródigas en esta forma de educar a las masas y una forma de dar trabajo a los artistas, sus propietarios se reservaban un lugar para el mitológico paraíso una vez realizado el tránsito por el mundo terrenal.

La serie tuvo dos sobres que fueron cancelados en las respectivas ciudades, el de Karlstjen ofrece una ilustración estilizada del castillo, en la parte superior una pintura de la ilustración de la capilla, en ella vemos el retrato de los fundadores del recinto y del que toma el nombre: Carlos IV [esta numeración llegará un momento que sólo la dominarán los más cultos, ya que hace una semanas nuestras mentes pensantes han decidido eliminar los números romanos de los planes de enseñanza, junto con otras fruslerías como la regla de tres, por lo visto lo que importa es la instrucción de nuestros chicos en otras cosas más mundanas como el sexo; la excusa que han dado quienes nos gobiernan para ese dislate es la poca utilidad que esos aspectos tienen para la vida, nos están especializando tanto que sólo sacamos hornadas de analfabetos funcionales por mucho que sean expertos en sexología y nuevas tecnologías] y su esposa Ana de Schweidnitz frente a frente, en el centro va la cruz como símbolo de su religiosidad, en el matasellos la Virgen María y el Niño Jesús.

Para el castillo de Velke Mezirici se ha escogido su fachada y una escena inspirada en la vida de Santa Margarita sobre su corcel y, en sus brazos, el Niño. En el matasellos la vemos cabalgando a un dragón al que trata de derrotar en su desigual batalla.

Ver más artículos de

Juan Franco Crespo

Maestro de Primaria, licenciado en Geografía

y estudios de doctorado en Historia de América.

Colaborador regular, desde los años 70, con publicaciones especializadas

del mundo de las comunicaciones y diferentes emisoras de radio internacionales.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.