Juan Franco Crespo: «2.500 aniversario de la batalla de Salamina»

La filatelia, como siempre, nos hace viajar y en esta ocasión nos lleva 25 siglos atrás, cuado tuvo lugar esta épica batalla naval de la que en las varias ocasiones en que recalé en la zona portuaria de la capital griega del El Pireo-Atenas me encontré referencias alusivas a ese mítico pasado, sin duda mucho más glorioso que la actualidad en la que está inmerso el pueblo heleno.

La célebre batalla acaeció en el 480 antes de Cristo en la isla que le acabará dando nombre; allí se cosechó, por parte griega, una épica victoria en la II Guerra médica. La población ateniense del momento se había refugiado en esta isla situada en la denominada Grecia Central, al oeste de Atenas, concretamente en el golfo de Egina, por el que generalmente se accede a la zona portuaria ateniense.

Los persas habían vencido en las Termópilas y ocuparon la parte de Beocia y el Ática. Hubo discusiones entre los griegos que -al parecer- querían organizar la defensa en el istmo de Corinto, pero el ateniense Temístocles logra convencerlos de llevar adelante el plan defensivo y presentarlo al jefe de la flota aliada Euribíades, se trataba ni más ni menos de de detener el avance persa, una mayor flota y muchos más hombres preparados para la guerra.

Cuando avanzaban sobre aquellas aguas llegó el momento esperado por Temístocles para obstaculizar la maniobra de la potente flota persa. La perfecta preparación y el extraordinario valor de los griegos de entonces lograrían el milagro de la victoria. Como resultado de la dura derrota, Jerjes –que derrotó a Leónidas y sus 300 espartanos en las Termópilas- ahora abandonaba Grecia y dejaba en su lugar a su lugarteniente Mardonio.

Aquella victoria determinó la historia del pueblo heleno y, por extensión, la de toda la civilización occidental. No está de más hacer un análisis retrospectivo y pensar lo que ello significó para toda Europa, sobre todo ahora que los estólidos andan colocando palos en las ruedas del carro en el que descansa nuestro pasado y nuestra civilización; por muchas leyes que hagamos, no dejará nunca de ser nuestra cuna, nuestro origen. La épica batalla de Salamina fue magistralmente narrada por Esquilo en su inigualable obra sobre los persas.

El correo griego honra con cuatro sellos y dos hojitas bloque (en ambos casos dípticos) que honran a Temistocles y la flota, para ello se han inspirado en la colección de miniaturas Grypiotis; los barcos de la época fenicia y el famoso y maravilloso Aphract, uno de los mejores de su tiempo y jugó un papel decisivo en la épica batalla naval.

Los valores faciales y motivos son los siguientes:

0.90 € Aphract.

1.00 € Cataphract.

1.00 € Temistocles.

2.00 € Proa y remos del navío.

1+1 € Díptico, hojita bloque, Temistocles y navío.

2+0.90 € Díptico, hojita bloque, remos, proa y vista lateral del ingenio, orgullo de la flota de la época.

La emisión corrió a cargo de Myrsini Vardopoulou, con la colaboración del profesor Yannis Gourzis; impresos en offset multicolor por la Veridos Matsouklis, comenzó a circular el pasado 22 de septiembre de 2020 y estarán a la venta por un período de dos años o hasta su agotamiento antes de esa fecha. La tirada es desigual y varía desde el medio millón a 1.250.000 efectos en los sellos (según tarifa y su uso postal). Las hojitas bloque con los dípticos sólo se lanzaron 25.000 ejemplares de cada uno de ellos. Si tenemos en cuenta que se prepararon 4.000 sobres de primer día, la tirada de ellos se reduce una cuarta parte.

Como complemento hubo cuatro máximas (a su vez prepagadas si uno desea hacerlas circular a través del servicio postal) versión de la que sólo se han realizado 300 ejemplares lo que hará que esta variedad, entre los que cultivan los temas de historia o barcos se vea rápidamente superada por la demanda si es que no hay algún especulador que se haya hecho con la totalidad de la tirada, total 1920 euros no es una cifra extraordinaria para alguien que quiera acapararla y especularla. Basta vender el conjunto a 10€ para obtener un beneficio superior a los mil euros, aunque seguramente, para esa minucia, no muchos moverán un simple pelo, pero conviene tenerlo en cuenta por si alguien quiere hacerse con ella antes de que sea un importante hueco en su temática.

Nuestro agradecimiento al servicio postal de Grecia por la información facilitada para este artículo.

 

Ver más artículos de

Juan Franco Crespo

Maestro de Primaria, licenciado en Geografía

y estudios de doctorado en Historia de América.

Colaborador regular, desde los años 70, con publicaciones especializadas

del mundo de las comunicaciones y diferentes emisoras de radio internacionales.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.