José Luis Abraham López: «El oscuro túnel cuando nos quedamos sin recuerdos»

Nohelia Alfonso ha tomado como referencia algunas de las interpretaciones que sobre Alicia en el país de las maravillas ha vertido la crítica literaria. Así, por ejemplo: la de representar sus personajes patologías y enfermedades mentales comunes en el ser humano.

Con Amar a la bestia, su autora Nohelia Alfonso Sáez (La Robla, León, 1986) mereció el “Premio Provincia de Guadalajara de Narrativa Camilo José Cela 2020”.

Solo Micaela escucha al conejo blanco canturrear. Sospecha que se debe a los ansiolíticos que el psiquiatra le mandó después del accidente de coche que sufrió con veintisiete años y que la tuvo en coma con serios daños cerebrales.

Cuando inesperadamente sale del sueño profundo, Micalea no recuerda nada, vive atenazada en un estado de confusión y perturbación profundas. Su hermana Melisa y su amiga Elora son las únicas personas con quienes puede contar pues nunca llegó a conocer a su padre, y su madre las abandonó cuando pequeñas, haciéndose cargo de su crianza su abuela materna Marcela. Pero ahora tampoco esta puede ayudar a su nieta: el alzheimer hizo que la ingresaran en una residencia.

Para sorpresa de sus allegados, poco a poco Micaela va recuperando la memoria de su pasado. Conforme va atando cabos todas las pesquisas le conducen a pensar que su relación sentimental con Adán tuvo mucho que ver con el accidente. Pero no será esta la única duda: el comportamiento y las mentiras de su hermana no quedarán al margen de las suspicacias que despiertan sobre la nebulosa que la envuelve.

Micaela está dispuesta a enfrentarse a los hechos con tal de desvelar qué ocurrió aquel fatídico día para deshilar como una Penélope que en lugar de esperar un amor, pretende reconstruir el tejido de su vida.

Cubierta de Amar a la bestia, en Ediciones Versátil

Una abuela enajenada, un exnovio egoísta que la retuvo entre la maraña de una relación perniciosa, una madre que no supo luchar contra la separación de su hija, una hermana manipuladora y desdeñosa no serán los únicos obstáculos que habrá de salvar la protagonista, pues hay personajes que movidos por el odio, la venganza y la envidia están dispuestos a que Micaela siga maniatada y envuelta en alucinaciones.

Los testimonios de cada uno de los actores dan lugar a que Micaela asista como espectadora a situaciones hasta ahora borradas unas y desdibujadas otras de su memoria. Solo desde la recomposición de retazos y desde el valor de dar con la verdad, podrá haber luz en su penumbra donde antes apenas había destellos intermitentes.

Si bien Micaela asiste con incredulidad a la suplantación de identidad, al robo y al soborno, también disfrutará una segunda oportunidad de reconocer la que fue.

Pero hay alguien que desde el anonimato de las redes sociales, bajo el alias de Painkiller, la pone sobre aviso y desde una hábil comparativa a modo de acertijos con Alicia en el país de las maravillas, Micaela dará con las claves para reconocer a quienes intentan aprovecharse de la docilidad que le suponen por su estado mental.

Nohelia Alfonso ha tomado como referencia algunas de las interpretaciones que sobre Alicia en el país de las maravillas ha vertido la crítica literaria. Así, por ejemplo: la de representar sus personajes patologías y enfermedades mentales comunes en el ser humano.

Compartiendo espacio narrativo con la historia, encontramos numerosas alusiones –nada ociosas– a cantantes, películas, escritores y obras.

Aunque la mayoría de capítulos la protagoniza la voz narradora de Micaela en otros cede la perspectiva de los acontecimientos a otros personajes; en concreto, su hermana Melisa (el 2), su amiga Elora (11), la abuela (15), su madre Malena (16) conducen al lector por la historia y a la versión de los hechos.

Los tres personajes femeninos principales (la protagonista, la madre de esta y la abuela cuyos nombres comienzan por M) han sufrido cruelmente las consecuencias de un apego emocional nocivo. Amar a la bestia constituye toda una lección de amor noble que supera el veneno de ciertas relaciones y se da de nuevo sin rencor alguno.

Seguir en las redes:

https://www.facebook.com/HerzeleidFurImmer

@herzeleid86

 

Ver anteriores artículos de

José Luis Abraham López

Profesor de Educación Secundaria y Bachillerato

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.