Gregorio Martín García: «Teleclub de Benalúa de las Villas: La fiesta de la juventud y su Toro Chispas, 6/7»

Mucho se habían movido y trabajado en la preparación de todo, Pero ahora, esta noche, en este momento se habían propuesto “perderse” mezclarse en el anonimato del ambiente, “disiparse” y solo pensar que isla son entre aquel movimiento que les rodea. Dedicarse solo a vivir la burbuja de cariño creada entre ambos.

 

Y con sus mentes centradas en el otro, practicar eso hermoso que embarga a todo enamorado. Danzaban despacio, miraban profundo y parecía que volaban por aires favorables a su futuro.

Y en este estado, fue Mati que, mirando a Juan nerviosa, pero decidida, preguntó: Juan… ¿Tú qué sientes por mí? Rayo de tormenta embravecida parecía que había recorrido todo el cuerpo de Juan, que no lo esperaba. Solo supo descansar su frente con la de ella y respirar profundo a la vez que el anillo de sus brazos con los que la rodeaba se hizo más intenso se hizo más vigoroso como queriendo aprisionar para que no se marchara aquel divino momento que acababa de ocurrir.

– “Mi amada, la que con ella tanto soñé, me hace la más preciosa pregunta que de ella pude esperar” Se dijo para sí… Aún su frente descansaba en la de ella, la separó y separó su cuerpo, con afán de verla con más perspectiva y observar todo su ser mejor.

-” Siento amor” Mati. Se apretaron y…¡¡¡BOOM!!! un gran cohete, le trajo a esta vida otra vez. Eran las doce en punto y cabe preguntarse: ¿Su amor de cuándo es? ¿De ayer o de hoy? …y qué importa. ¡¡Es Amor!!

Un tumulto de gente salió corriendo a la vez que gritaban. ¡Que viene el toro! ¡El Toro, que viene ya!

Un gran volcán de chispas, petardos, crujidos y silbidos venía llenando la calle Real, desde la Iglesia hasta la heladería de Mariandrea ¡ Pum ! ¡ Pum! ¡ Pum! ¡Chiiiffffs! ¡Pam!¡ Pam! ¡¡Chiiiifiiiisss! Un gran toro sobre sus lomos soportaba una madeja de toda clase de cohetes, bengalas, petardos y ruedas de caña cargadas de mucha munición. Dicho toro de gran estampa, pero hecho de cartón lo portaba un joven del pueblo metido en su gran vientre y corriendo hacia grupos de gente a los que con su presencia obligaba a corridas, gritos, risas y algún vestido quemado por el Toro Chispas.

El toro arrojando a su paso toda clase de fuegos, cohetes y petardos, tracas y espléndidas ráfagas preciosas de luz y color, primero te atrae te absorbe su luminaria y cuando estabas disfrutando de ello, un montón de cohetes rateros o busca patas, arrojaba a tus pies, te volvías loco saltando, corriendo y gritando y jurando que no te acercarás más a tan estúpido animal.

Levantaba ánimos y no los bajaba hasta muchas horas después de terminado su haz de petardos que cubrían su cuerpo. Se movía mucha adrenalina y el talón del zapato que te aporreaba el trasero buscando con bulla escondite o bocacalle por donde escaparse.

Continuará:/…

Ver más artículos de

Gregorio Martín  García

Inspector jubilado de la Policía Local de Granada y

Autor del libro ‘El amanecer con humo’

 

Compartir:

2 comentarios en «Gregorio Martín García: «Teleclub de Benalúa de las Villas: La fiesta de la juventud y su Toro Chispas, 6/7»»

  • el 9 enero, 2023 a las 11:48 am
    Enlace permanente

    Continuando con la historia de amor nacida en el teleclub entre Mati y Juan que en la fiesta del toro chispa se fue afianzando, sin olvidarnos de la fiesta qué sé vivía con la tormenta de petardos y tracas qué sé desprendían de tan gran animal buena narración.

    Respuesta
  • el 9 enero, 2023 a las 12:59 pm
    Enlace permanente

    Si señor! El toro chispas es mucho toro. Me acuerdo de él un montón. Era motivo de ocio y de precios amor. Paco has visto cuán enamorados he puesto a los. Disfrutan su amor en fiesta que yo añoro de corazón.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.