Ramón Burgos: «Silencio»

“Esto no va bien… La deriva no hay timonel que la enderece”, decía uno de mis contertulios el mismo día que se conmemoraba el patrón de los periodistas, san Francisco de Sales. Y yo creo que no se refería tanto a la profesión, o a los profesionales que la ejercen, como al “asaetamiento” que, a se está produciendo contra los medios de comunicación.

 

Intentaré explicarme: no paro de ver cambios –altas– en asociaciones, colectivos, agrupaciones, consorcios, etc. de personas que nunca tuvieron la menor relación con estas entidades y que ahora –tiempos electorales– quieren usarlas como comodines para tener acceso y ser protagonistas de las noticias más insospechadas –y ante la duda de lo dicho, os recomiendo recurrir a las hemerotecas, testigos indiscutibles de lo que estoy manteniendo–.

Tiempo atrás os hablaba del batiburrillo de comunicados que inundan las redacciones; muchos de ellos, la mayoría, emitidos por los llamados “asesores de comunicación” y que, por unas causas u otras, acababan en las papeleras. Hogaño me parece que toca reflexionar sobre los que han comenzado a recibirse avalados por “causas solidarias” pero encabezados por candidatos a ocupar un puesto en nuestras instituciones.

Y, así, no puedo por menos que elevar la voz denunciando lo que me parece un error trágico no sólo para la estrategia partidaria, sino también para  el buen desarrollo de las organizaciones que han venido desarrollando labores impecables en favor de toda la sociedad.

A estas alturas, eso sí, debo reconocer que no tengo claro que el silencio que siempre rodea a las antedichas actuaciones sea motivo de lesa majestad o tan sólo obra deleznable de embaucadores de primera categoría; pero lo que sí es cierto es que, a la corta y a la larga, va a acarrear un daño difícilmente reparable a la comunidad, teniendo en cuenta –no lo olvidemos– que el esfuerzo de personas y años puede verse empañado en un minuto de desorientación.

 

Leer más artículos

de

Ramón Burgos
Periodista

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.