Rafael Reche: «Escritora y poeta Maribel Martín Pelegrina, en su ‘Densa bruma’»

El concepto de persona mayor como lo concebimos en la actualidad es reciente. La sociedad actual permite que sus trabajadores se jubilen y no sigan trabajando a una edad determinada, una gran mayoría están capacitados para continuar.

Los mayores existimos y nos sentimos firmes y decididos a llenar las horas en blanco de un día que da igual que sea lunes o miércoles, hemos creados otros lazos invisibles que nos ocupa el exceso de tiempo libre y nos preguntamos ¿A qué hora se acaban las horas?

No hemos perdido la esperanza, con una actitud positiva hacia la vejez que se aproxima entramos en una etapa de nuevas oportunidades, desarrollando y creciendo con la base de la experiencia y el don de la sabiduría que atesoramos.

Nos centramos en el aprendizaje buscando la ciencia y la cultura, mejoramos el ciclo vital con el ocio y las relaciones sociales. Concepto recogido en el Aprendizaje a los Largo de la Vida y cuyo objetivo se recoge en las Universidades de mayores se han multiplicado a gran velocidad por el territorio europeo, con un alto nivel de aceptación.

En un momento de la presentación celebrada en el Cuarto Real de Santo Domingo

Un ejemplo de admiración, tesón e incansable esfuerzo en llegar con calidad a escritora de poesía y prosa poética en esta segunda etapa de la vida es la compañera Maribel Martín Pelegrina El azar, algo indefinido que usamos muy a menudo, me llevó a conocerla en la asociación de estudiantes ALUMA.

Nació en Mecina Bombarón (Alpujarra), hoy con su nueva publicación “Densa Niebla” nos muestra la ración de tiempo de su infancia en las Alpujarras, una biografía emocional, descriptiva y desgranada en poemas.

Consolida poeta y escritora ha publicado: Dormir sobre Cristales, Círculos de humo, Materia encendida, Azules desordenados y Densa Niebla (2023)

Hace años que leo y releo sus publicaciones en verso o prosa poética. Maribel Martin la considero amiga y sobresaliente poeta, la admiro y la sigo, aprendo y medito, ella se convierte en un referente para mi afición tardía por la escritura. Maribel nos confiesa en su primera obra “Dormir sobre cristales” que “Empecé a escribir antes, mucho antes de que las palabras se fundieran con sus labios y posteriormente con el papel”

Autora Maribel Martín Pelegrina con el autor del reportaje

A través de sus obras vemos un mundo milagrosamente suspendido en sí mismo, a veces cercano y otra alejado, ella a veces protagonista otra observadora, vive la existencia humana, la plasma en el papel desde su interior.

En definitiva, ella, busca sin descanso al ser humano, desde su infancia hasta el pasado reciente del COVID …Sin espesor, directa lo declara en la segunda parte de Densa bruma, “El sonido del mundo ha enmudecido, pero cuando despierte y las calles se llenen de ruidos y voces, besaré …. Y besaré labios ¡todos los labios y rozaré todas las bocas…”

Una escritora de buen gusto, que revaloriza los valores humanos y de la naturaleza. El ritmo de sus versos, el peso de las palabras y la fuerza emotiva cautivan al lector por la belleza indudable de sus textos colmados de emotividad y aderezado con una melancolía discreta fruto del universo más íntimo que la vida desde su infancia le ha deparado.

Una mujer ha regresado a la casa de su infancia”. Con esta sencilla frase comienza la introducción al poemario “Densa Bruma”. Regresa de la mano de la poesía, antes que las palabras mueran sin tener sentido, porque la vida no es corta ni larga, sino que es con la vivacidad que la sentimos

Una mujer ha regresado, ella en la plenitud de su segunda etapa de la vida, ha vuelto a su pueblo, a su casa de la infancia, a sus raíces, al viejo mundo rural de grietas en los muros, se levanta y vuela, es un pueblo entre montes que huele a tierra mojada a pan caliente.

Ella, verso tras verso desgrana la realidad, la vida tejida de muerte y sufrimiento de una época dura en las Alpujarras, su poesía absorbe la melancolía y la alegría de las pequeñas cosas en la visión de una niña naufraga del calor de una madre joven que la muerte reclamó antes de tiempo.

Las Alpujarras un lugar emblemático y rural

No hay nadie, en la casa vacía. Maribel en sus versos salta a los recuerdos invulnerables, a adentrase en la niebla intangible, espesa, al sentimiento de la fugacidad de las cosas:

Las ondulaciones del viento en el trigo, al alboroto de las campanas, a las carcajadas de su madre, a la humedad intacta en el tiempo, al luto riguroso de las mujeres, a la llama del candil….

El talento le lleva a describir el refinamiento de la simplicidad en la naturaleza

El cielo nos entrega una luna de paz y de silencio” “La primavera es tan intensa que los insectos baten alas sobre esas manos de duelo”

Densa Niebla” De su entorno de la infancia, hace un microcosmo: la casa, familia, sus fantasmas, el pueblo y sus tradiciones. Ella en sus versos se habla a si misma con el lenguaje de la nostalgia, con el miedo en sus ojos de una niña, con la curiosidad de la observación de lo oculto y misterioso en sus primeros pasos en la naturaleza desconocida, del dolor de las ausencias, de la pasión por su abuela.

Versos de una mujer madura, que no podemos juzgar con los ojos de hoy, no pretende demostrar lo moral o inmoral, lo justo o injusto, lo falso o verdadero, lo hermoso o feo, de aquella época vivida. Ella, evoca la soledad que le provoca.

Siento nostalgia de mi casa ideada

Siento que nadie me acoge

Siento el desamparo

En esta ocasión con la nueva publicación ella transmuta sus fatalidades de la infancia y personales y hace victoria de su derrota, un canto al silencio y amor perpetuo a su tierra de las Alpujarras y a sus antepasados.

Autora con su nuevo poemario ‘Densa bruma’

Hay muchas formas de decir una misma cosa en prosa, sólo hay una en poesía. Y para finalizar, lo hago con los últimos versos de “La casa vacía” del poemario “Densa bruma”. Sus protagonistas: La casa, sus ancestros, el silencio y ella mimas, quieren llegar al fin quieren que el poema los redima.

Dejad que la casa se llene de ancestros

Para que se disuelva este silencio

De diciembre

Con su luz y sus palabras

Permitid que mi mundo se purifique

Con el resplandor de mis antepasados

A los que tanto amaba

Espero que mis palabras os animen a leer el poemario de esta gran poeta Maribel Martin.

 

Leer más artículos de
Rafael Reche Silva, alumno del APFA
y miembro de la JD de la Asociación
de estudiantes mayores, ALUMA.
Premiado en Relatos Cortos en los concursos
de asociaciones de mayores de las Universidades
de Granada, Alcalá de Henares, Asturias y Melilla.

Compartir:

Los comentarios están cerrados.