Rafael Reche: «Crónica de un día de verano, el aburrimiento»

Hay que sentir el aburrimiento, una sensación que está en todas partes y en ninguna, se nos agudiza en los meses de verano, con los días de asueto, de más luz y el acúmulo de horas libres.

Inútil levantar muros contra el aburrimiento, nuestra salud necesita una tregua del estrés y de la agitación propia del resto del año. Hay que permitirse abandonarse al placer de decir “me aburro”.

Una de las cosas importante que debemos aprender es a aburrirnos. Enseñemos a aburrirse a los niños y evitaremos muchos problemas, fomentaremos que tiren de la imaginación, que socialicen para compartir juegos. Se está convirtiendo en habitual observar como los padres entregan sin tapujo un móvil a sus hijos de temprana edad con videos de YouTube, con la intención de que no molesten y no estén aburridos, sin saber las consecuencias que puede tener su contenido para su mente en formación.

Aprovechar el tiempo de ocio del verano para relajarse en la playa, leer un libro o simplemente buscar le aburrimiento para nunca alcanzarlo

Cuanto le debo al aburrimiento, en esas misas interminables, donde me dedicaba a observar el equilibrio inestable de los que se dormían, o en las pesadas conferencias, recuerdo una especial y también algunos compañeros de ALUMA, como la línea 4 del metro de París en francés en la Universidad de mayores de Toulouse y otras tantas de cuyo nombre no quiero ni acordarme. El antídoto, tomaba notas o dibujaba los rostros de los presentes si quería estar mediamente atento.

De los laberintos de mi memoria me llega el recuerdo de la apática etapa de la adolescencia cuando le decía a mi madre “que me aburría” y siempre me contestaba “pues échate en agua”, nunca he sabido lo que significaba.

Llegaba el verano y la pandilla de jóvenes adolescentes nos reuníamos las tardes a la misma hora, en el mismo sitio, acompañados del aburrimiento, que nos hacia despertar la imaginación y de pronto llegaba la idea brillante para poner en marcha alguna travesura o una emocionante excursión (colarse en la discoteca, amarrarle una ristra de latas al tubo de escape de un coche, practicar buceo en la rocas con el miedo en la piel ante la mirada de las morenas o la repentina aparición de un tiburón marrajo…), juegos, bromas, aventuras todos frutos de una temprana juventud y… del aburrimiento.

Llega el verano y los nietos tienen la oportunidad de disfrutar de juegos al aire libre o descubrir viejos juegos de mesa de los abuelos. El lumigrama potencia la imaginación después de 60 años de existencia

Ahora después del largo acúmulo de veranos en mi calendario he aprendido a perseguir de manera premeditada el aburrimiento en las olas de calor dejar en blanco las casillas de la agenda de julio y agosto, para dejar volar a la imaginación saborear la quietud, la meditación, volver a los silencios junto al mar. Un placer convertirse en observador invisible de la propia vida que circula a tu alrededor encarcelado en el aburrimiento.

La playa en verano es un gran escenario de recreación privilegiado de la diversidad de fauna humana, una radiografía de la sociedad actual, todos al natural sin su realidad aparente: sus trajes ni joyas, vestidos con sus bañadores, un surtido variado: de barrigas prominentes, algunos cuerpos esculpidos en gimnasios, de guiris enrojecidos como cangrejos, de pieles enfundadas en sus variopintos tatuajes, de escasos niños jugando en la arena…

Oculto tras las gafas de sol, inmóvil bajo la sombrilla, observo el flujo continuo de bañista por la orilla, en mi propio tedio no dejo que cristalicen las imágenes, vivo el momento fugaz al son de las olas. Transitan sobre la arena, los que “curran” trabajadores ambulantes para los ociosos y los veraneantes que disfrutan de la playa. Dos realidades inconexas que, sin embargo tiene su sentido que no me toca descubrir.

Los emigrantes pueblan las arenas de las playas con un mercado ambulante de ropa, gafas de sol, y en este caso de pingüinos tentempiés

Vuelan por el aire los pequeños y multicolores pingüinos hasta la rompiente de las olas, flotan inestable y la espuma veloz los arrastra a la orilla, allí estaba el escuálido joven de camisa blanca y gorra, su piel ennegrecida que reluce al sol, flaco sin remedio, uno de los miles de emigrantes sin nombre, de ojos brillantes y entornada sonrisa, los recoge para volverlos a lanzar al mar. La constelación de pingüinos de colores vivos, tentempiés, bailan alegre en su corto recorrido hasta la arena donde se quedan inmóviles de pie, un enjambre de niños se acercan a ver el espectáculo. El muchacho negro, retira la colonia de pingüinos de plástico, en el mismo silencio que llegó, se marcha por la orilla, deja la huella desnuda en la arena mojada que la siguiente ola borrará.

Pingüinos de plástico

Sobre esta tierra viva y formada en millones de años perdura la contradicción, este chaval salió de su tierra, dejó su familia en Centro África, abandonó lo poco que tenía para llegar a la tierra prometida que no tiene nada de prometida, la cara amable de los ¨pingüinos tentempiés”

Emigrantes -la mayoría marroquís y de centro África- cargados y a pleno sol , venden su mercancia en las playas de España

Más atrás, en la arena caliente , una familia completa de un pueblo cualquiera del interior de Cádiz se instalan: abuelos, adultos, jóvenes, niños, como una pequeña tribu montan sombrillas, mesas, fiambreras, neveras, abren el paquete de los chicharrones, la tortilla de patatas…y sin tiempo de espera como una algarabía corren a la orilla del mar, las chicas se hacen fotos en una improvisada fiesta, de risas y bromas con el agua, una inesperada ola les rompe en la espalda, algunas pierden el equilibrio y caen, el móvil con su cámara inmortaliza el momento, más atrás los hombres han sacado: las cervezas, el tinto con gaseosa y degustan los tapers (tupperware) de comida y patatas fritas, un festín desde primera hora.

Pisadas aceleradas de bañistas, el vehículo buggy todo terreno de la policía local a toda velocidad por la arena, la sirena de la ambulancia suena al fondo del paseo marítimo. Próximo al chiringuito alguien ha sufrido un desvanecimiento, una persona yace en la arena rodeada de familiares y curiosos. Se percibe la preocupación, los servicios sanitarios intervienen y es evacuada en camilla. El sonido repetitivo de la alarma de la ambulancia deja su eco al alejarse, una racha de aire borra el sonido de la muerte,

Puesta de sol en el mar, momentos de belleza singular para disfrutar en los veranos

Escaparates girados en la misma playa, personajes sin nombres, en la cara escondida de la realidad, cada uno lleva acuesta su propia realidad y su propia máscara.

Dejo que el aburrimiento se deslice entre mis dedos, cargo la silla de playa, sombrilla y regreso a mi casa.

¡Feliz verano! Espero que este escrito no haya sembrado el aburrimiento. 😉 

Leer más artículos de
Rafael Reche Silva, alumno del APFA
y miembro de la JD de la Asociación
de estudiantes mayores, ALUMA.
Premiado en Relatos Cortos en los concursos
de asociaciones de mayores de las Universidades
de Granada, Alcalá de Henares, Asturias y Melilla.

Compartir:

7 comentarios en «Rafael Reche: «Crónica de un día de verano, el aburrimiento»»

  • el 10 agosto, 2023 a las 9:15 am
    Enlace permanente

    Una excelente exposición sobre el aburrimiento, situación a veces vivida o deseada por algunos e incompredida por otros. Solo una objeción. Las personas muy activas necesitan, efectivamente, dejarse dominar por un tiempo por el aburrimiento, es saludable, pero en el caso de Rafael me parece que es una utopía. Demasiado inquieto.
    Felicidades por el artículo.

    Respuesta
    • el 10 agosto, 2023 a las 4:42 pm
      Enlace permanente

      Amigo Diego, que bien me conoces. Me falta tiempo al tiempo y más cuando disfruta del verano en esta querida y maravillosa ciudad de Cádiz, donde hasta aburrirse es un placer, disfrutado de sus playas, paseos, gastronomía y de la simpatia de su gente.

      Respuesta
    • el 19 agosto, 2023 a las 1:31 am
      Enlace permanente

      Señor Reche, yo también soy gaditana y alumna de los cursos de mayores (puma) de la UAM, por lo tanto afincada en Madrid, por eso cuando me llegan,a veces, sus crónicas mediante algún compañero de la universidad, me siento identificada con ellas, hasta el punto de que algunas frases, ya yo la había sentido y expresado sino idéntica muy parecida y sentida igual por ejemplo: voy a Cádiz a llenarme los ojos de mar. Soy una enamorada de mi tierra y de esas puestas de sol de la Caleta, donde le aplaudimos . Me gustaría recibir sus escritos, que me hacen revivir tantos recuerdos maravillosos. Un afectuoso saludo.

      Respuesta
  • el 10 agosto, 2023 a las 2:30 pm
    Enlace permanente

    Para los psicólogos es bien sabido que el aburrimiento es necesario. Sólo cuando la mente se acalla, es cuando surgen las ideas más brillantes, cuando aflora la creatividad y se agudiza el ingenio.
    Qué necesario es el veraneo, Rafael, aunque solo sea estar bajo la sombrilla, viendo el pelaje de cada tribu con la que convivimos y abandonarse al tedio. Bajo cada sombrilla y cada multicolor toalla, un documental digno del National Geografic.
    Disfrutemos del verano, el calor y el aburrimiento, junto a una cerveza bien fresquita o un tintillo de verano. Nuestra salud física y mental los necesitan.

    Respuesta
    • el 10 agosto, 2023 a las 4:51 pm
      Enlace permanente

      Amiga y compañera Silvia, es siempre un placer leerte en tus comentarios o en tus versos como poeta. Que necesario como bien dices es el veraneo, ese tiempo de pausa, entretenimiento y de recuperación para nuestra salud mental. Que disfrutes del descanso del verano para volver con nuevas energías a la tarea docente.

      Respuesta
  • el 10 agosto, 2023 a las 6:28 pm
    Enlace permanente

    Gracias por tu artículo. ¡Que bonito es el aburrimiento en la playa! Sentada bajo una sombrilla medio adormilado observando todo alrededor sin hacer nada o abriendo el libro que abres de vez en cuando. Viva el aburrimiento

    Respuesta
    • el 12 agosto, 2023 a las 3:34 pm
      Enlace permanente

      Gracias amiga Maria, llevas razón en tu comentario, es un verdadero placer abandonarse en la orilla de la playa, al placer de leer con el fondo del sonido del romper las olas o simplemente ver pasar a los bañistas. Que tengas un feliz verano.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.