Juan Franco Crespo: «Europa 2023: El supremo valor de la humanidad»

Este es el tema que los organismos postales paneuropeos han escogido para la emisión del sello común del año 2023; en la República Checa ha significado un sello acifrado Tarifa E [Europa hasta 50 gramos] que equivale a 39 coronas y, teniendo en cuenta la inflación del país, los que más utilicen el servicio postal harían bien en hacerse con un buen lote ya que dentro de unos meses la subida de tarifas hará que esa sea una buena inversión.

Aunque los de Correos hagan lo indecible por desincentivar su uso como bien sabemos en España, que hasta las chapas de bebidas que llegan en los sobres a los coleccionistas desde fuera de la UE les están pegando la mordida alegando que esa es una mercancía sujeta al pago de IVA. Lo curioso es que apenas son 80 céntimos por ese concepto pero, Correos Madrid, lo convierte en casi 6€ porque le suma al porcentaje de IVA el teórico valor o justiprecio de esa mercancía ¿tienen valor las chapas de la cerveza que te tomas y que tiras a la basura?

¡Los platicos de nuestra infancia, que machacábamos para convertirlos en instrumentos musicales (carrañacas) clavándolos en la madera ahora son “mercancías” a pagar! Para ver cosas hay que estar vivos y se ve que la saciedad de los prebostes postales no tiene límite. Creemos que lo más lógico, para no marear al personal y las broncas con los carteros -el eslabón final- lo más lógico sería saber qué es mercancía o qué se puede enviar en una carta para que no tengan que cobrarle al destinatario. Hemos corrido tanto que ya hasta las cartas pueden ser saqueadas y todo de forma legal. ¡Maravilloso! No es de recibo gravar algo que viene en una carta, sin duda se aprovecha la parte emocional del destinatario de la misiva, aunque sea de la remota isla de Tontolandia. Así que luego se sorprenden de la cantidad de envíos de esta categoría que tienen -teóricamente- que regresar a origen al no ser retirados por los destinatarios.

En fin un facial que, al ser acifrado, va muy bien para los que escriben cartas, personalmente estoy utilizando sellos de ese tipo que compré cuando estaba la tarifa en poco más de veinte céntimos y hoy ya sabemos al precio que la han puesto, a la que te descuidas, ni el mejor pata negra tiene ese precio.

El motivo seleccionado es el nudo celta del amor, lo contemples desde lo contemples, siempre verás un corazón o un nido de paloma. Este diseño salió de un concurso que ganaron Linda Bos y Runa Egilsdottir de Luxemburgo. Según los autores, la idea es transmitir al mundo la necesidad de la paz y la unión de todas las naciones, eliminando las barreras culturales que nos separan y aprovechando al máximo las oportunidad que nos ofrece la paz [hay que ver cuánta imaginación o palabrería hueca para decir claramente uno de los preceptos de la Agenda 2030]. Palabras laudatorias que a uno le devuelven a los libros, inútiles, de la autoayuda; que en nada benefician al que cae en ese, digamos, inútil consejero especialista en lisonjas. ¡Como si al ser humano le gustara estar de bronca permanente!

Los colores y las manos, con sus dedos entrelazados, vendrían a significar el mutuo respeto que todos nos debemos, porque, va bien recordarlo ¿podemos pedir respeto cuando nosotros no respetamos? El autor del arreglo y plasmación de la obra en esta estampilla postal checa fue Kamil Knotek, se imprimió en hojas-minipliego de seis efectos que iniciaron su andadura postal el 9 de mayo del 2023 -Día de Europa-, el matasellos de primer día fue aplicado en Praga y tiene formado de huevo en el que se incluye parte del orbe; perfectamente distinguible Europa, África y la parte oriental de América parcialmente hasta el sur Brasil. En la ilustración vemos una paloma de la paz, el nido que la acoge, el huevo con esas coordenadas en color verde y el azul del agua o el planeta Tierra visto desde el Cosmos. Impreso por HRADISTKO, tuvo una tirada de 12.500 hojitas [76.000 sellos].

Ver más artículos de

Juan Franco Crespo

Maestro de Primaria, licenciado en Geografía

y estudios de doctorado en Historia de América.

Colaborador regular, desde los años 70, con publicaciones especializadas

del mundo de las comunicaciones y diferentes emisoras de radio

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.