Pablo Gutiérrez conversa en el Club de lecturas críticas del Ateneo de Granada sobre su novela ‘Cabezas cortadas’

El viernes, 20 de octubre, se celebró la última sesión del Club de lecturas críticas con la presencia de Pablo Gutiérrez, autor de la novela ‘Cabezas cortadas’, que fue la protagonista del club de lectura en esta ocasión.

Cabezas cortadas Es una novela escrita en primera persona, de gran ritmo narrativo que nos mantiene en vilo y en la cual hay un punto de inflexión a partir del cual se desvelará el final.

La novela es el cuaderno del personaje protagonista. Comienza la obra afirmando su carácter metaliterario con la frase «Escribo la primera frase y escribo que escribo la primera frase». La protagonista no puede permitirse ningún lujo ni capricho en el país donde vive ni siquiera volver a casa pero le bastó media moneda para comprar su cuaderno. En la página diez el personaje muestra su inadaptación y situación de partida: «Llevo cuatro años en este país, hablo mal el idioma, no tengo amigos autóctonos y no siento ni odio ni indignación». También dice que es una « niña asustada». Y muestra su desprecio por los hombres comunes en la página diecinueve «Guardo todo mi desprecio para los hombres comunes, para los commuters que se dejan arrastrar al trabajo o al nadaquehacer sin oponer resistencia, sus pequeños sueldos, sus pólizas contra incendios, sus cuotas de la seguridad social».

El autor habla del origen de Cabezas cortadas, publicado en 2018, fue escrito en 2016. Tras los acontecimientos de 2008, escribe tres novelas; Democracia escrita en 2010 y publicada en 2012 centrada en los aspectos económicos de la crisis, Los libros repentinos en torno al urbanismo y Cabezas cortadas.

Esta novela se centra en el exilio que tuvieron que sufrir y sufren muchos jóvenes de nuestro, como se denomina en la novela, «malpaís». Tras el 15M surgieron mareas reivindicativas en distintos ámbitos y la «marea granate» era la de los exiliados por el color de los pasaportes. El autor vivió en Londres y el conocimiento de la vida allí le sirvió para la ambientación de este libro. En Londres se necesita mucho dinero para hacer cualquier cosa.

A veces le han preguntado que por qué la protagonista es una mujer, él explica que el ejercicio de un escritor es ponerse en el papel de otros/as, Siempre ha tenido amigas y le parece llamativo que resulte llamativo este aspecto, valga la redundancia.

El autor explica que se trata de una novela sobre la opresión económica, del entorno, del norte hacia el sur, de la piel blanca y también del cuerpo femenino.

Portada de Cabezas cortadas

La propia protagonista ejerce opresión sobre sí misma, la interioriza. Necesita ser castigada. Piensa que algo ha tenido que hacer mal para acabar como está. Vive en un barrio oscuro desde donde tiene que viajar en autobús porque es más barato.

Jesús Jiménez afirma que María tiene rencor de clase y que inicia una lucha de clases individual. El autor nos confirma que efectivamente ese es el eje central de la novela.

El autor nos recuerda que David Becerra considera, en su ensayo Después del acontecimiento (el cual hemos tenido en cuenta para la elección de muchas de las novelas que se han ido leyendo en este club de lectura), que hay novelas transitivas e intrasitivas. Transitivas serían aquellas que intentan cambiar la realidad, el sistema e intransitivas aquellas que solamente los describen. En opinión de David Becerra esta novela sería intransitiva. Pablo Gutiérrez cree con Saramago que se puede ser pesimista pero tener un objetivo y pelear por él.

En la novela hay un pacto ficcional, tenemos una protagonista que escribe en primera persona en un cuaderno que no va a leer nadie y por eso lo que escribe es salvaje, no es una terapia sino un proceso autodestructivo. Ahí está el mérito de la novela. La protagonista se habla solo a sí misma. No tiene a nadie que le aconseje nada, no permite empatía. En ese pacto es normal desagradar. Hay incomunicación, intransitividad. Sin embargo, no se trata de escritura automática.

Jesús Ambel afirma que hay neurosis en la protagonista, fracaso, frustración y soledad.

Pablo Gutiérrez indica que hay un desclasamiento hacia debajo de María, una incapacidad de asumir el fracaso.

Jesús Jiménez comenta que se revela el relato falso del capitalismo y que como decía Juan Carlos Rodríguez los autores no han de tomar por tontos a sus lectores.

Pablo Gutiérrez cuenta que viene del teatro y que aprendió a construir personajes en el teatro. Sanchís Sinisterra le decía que el autor debía construir al personaje como si fuera un muñeco de cuerda, darle cuerda y después soltarlo para que él actuara de forma autónoma.

María José Gea Sánchez afirma que le han gustado muchas frases del libro como, por ejemplo, «Una frase es el principio de una historia, el resumen de ella o simplemente es la historia» y que este le recordaba a los programas del formato «Españoles por el mundo» o «Andaluces por el mundo».

La persona que suscribe comenta con el autor las referencias literarias de la novela a Paul Auster, Ray Loriga y Ana Frank. Y por último, le pregunta sobre los proyectos actuales del escritor, este nos cuenta que tiene una novela a punto de publicarse y que se hay redactando otro proyecto. Nos recomienda la lectura de su última novela publicada, La tercera clase, relato poliédrico sobre la destrucción del narco en la costa gaditana.

Pablo Gutiérrez

Pablo Gutiérrez (Huelva, 1978) se licenció en periodismo en Sevilla, a lo que se dedicó durante algún tiempo. Trabaja como profesor de literatura de enseñanza secundaria y bachillerato en el IES Juan Sebastián Elcano de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Escritor influido por la cultura popular y la televisión, la crítica ha destacado su lirismo relacionando su estilo con el de otros escritores de su generación, como Lara Moreno, y con otros autores anteriores, como Francisco Umbral o Montero Glez.

Ha publicado las novelas Rosas, restos de alas (2008, reeditada y ampliada como volumen de relatos en 2011), por la que obtuvo el Premio Tormenta en un vaso al mejor autor novel en castellano, y  Nada es crucial (2010), galardonada con el Premio Ojo Crítico de Narrativa. Es uno de los mejores narradores jóvenes de la literatura en español según la revista Granta, y ha recibido el elogio unánime de la crítica, que lo ha definido como «un narrador moderno, poderoso, con una mirada propia muy hija de su tiempo, de gran calidad literaria» (Care Santos, El Cultural).

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.