Victoria E. Muñoz: «En ‘Carambola de cristal’ nada ocurre por casualidad; hay una causalidad para todo lo que vamos a leer»

Victoria Eugenia Muñoz Jiménez tiene nueva novela, ahora ambientada en el presente. Tras ‘El corazón del roble‘, (Editorial Nazarí, 2014); ‘Huyendo a Granada‘, (Esdrújula Ediciones, 1ª ed. 2017, 2ª ed. 2018, y Editorial Nazarí, 2021); y ‘Fantasmas, bichos y manzanas‘, (Editorial Paulinas, 2022) esta licenciada en Filosofía y Letras por la UGR en las especialidades de Filología Francesa y Filología Románica, que ejerce la docencia en un instituto granadino acaba de publicar con ediciones Miguel Sánchez, ‘Carambola de cristal‘ que presenta el jueves, 30 de noviembre, en el salón de plenos del Ayuntamiento de Granada, en un acto presidido por el coordinador general de Cultura y Turismo, Juan García Montero, en el que le acompañarán Jaime García-Torres, Fiscal especialista en Violencia de Género y Ángel Sánchez, de la editorial Miguel Sánchez (19:30 h).

Es una escritora muy proactiva que ha organizado en numerosas ocasiones encuentros y rutas literarias con bibliotecas, colegios y concejalías de Cultura de diversos ayuntamientos de las provincias de Granada, Cádiz y Madrid. Además, durante el curso 2022-2023 impartió tres talleres en la Universidad de Granada para enseñar al alumnado universitario a diseñar situaciones de aprendizaje. Actualmente, en el tiempo que le permite su labor docente, está trabajando en nuevos proyectos literarios para niños y para adultos.

En su última obra narrativa Manuel, propietario del bar Niebla ubicado en el sevillano barrio de Los Remedios, no ve salida a su precaria situación económica en medio de esa crisis que azota el país, y la desesperación lo va a arrojar al infierno del tráfico de drogas y las mafias que lo controlan para que a su familia no le falte el sustento; pero es algo transitorio —solo hasta que la economía familiar remonte— y, por supuesto, Candela —su esposa— y sus hijos estarán al margen de todo. Sin embargo, ¿va a poder dejarlos a salvo de esa espiral que lo engulle? ¿Qué le aguarda una vez que se adentre en esa marea negra? ¿Cómo y cuándo podrá escapar de ella? Arañar la felicidad que todos deseamos conquistar muchas veces solo depende de la decisión acertada que tomamos en un momento determinado y que dirige nuestros pasos por un derrotero o por el contrario.

Carambola de cristal es una novela para adultos que va a atraer la atención de muchos adolescentes y jóvenes por contar con personajes de estas edades en el centro de la trama con temáticas que les interesan: alcohol y drogas al volante, violencia de género, amigos y “amigos”, cleptomanía, discotecas, amor, estudios, centros de menores, superación personal, cárcel… Y también está la figura importantísima de un gran profesor que va a marcar un antes y un después en la vida de algunos de sus alumnos que andan “perdidos”, junto a la intervención exhaustiva y metódica de la Guardia Civil en la desarticulación de una mafia que trafica con estupefacientes. Se trata de una obra de acción intensa que despierta las ganas de seguir leyendo e impactará al lector de cualquier edad con algunas situaciones muy duras que provocarán una reflexión sobre cómo afrontamos diferentes momentos y circunstancias de la vida. Como en el cine, a través de situaciones paralelas que se van alternando en la narración, el lector se adentra en el devenir de las vidas de una serie de personajes que van tejiendo una red que irá alcanzándolos a todos. El ritmo narrativo fluye con soltura y la lectura avanza con agilidad por unas páginas en las que late la vida.

– Esta es su cuarta novela. De todas ellas, la más leída fue la segunda, ‘Huyendo a Granada’, un gran éxito editorial. Se desarrollaba en la Granada medieval de los últimos años del dominio nazarí, en el ámbito de la novela histórica. ¿Qué le ha hecho realizar un cambio de registro tan grande?

– Cuando escribo me gusta abordar asuntos de calado social y, salvando las distancias entre ambas obras y la diferencia de siglos, tanto una novela como otra ponen el dedo en la llaga de temáticas que como sociedad debemos superar. En el caso de Huyendo a Granada, hago pensar al lector sobre el derecho de la mujer a decidir con quién quiere compartir su vida y el derecho a poder acceder a la cultura (lo que en algunos países aún no es una realidad pese a que ya estamos en el siglo XXI). En Carambola de cristal, ambientada en la actualidad, son otros los asuntos que acucian a los personajes: cómo evitar la ruina económica familiar cuando el negocio que da de comer se viene a pique, la violencia de género y el desarraigo que provoca al huir de ella, la situación de jóvenes de familias desestructuradas que ven cómo su vida se va por las alcantarillas de la mano de las drogas sintéticas o, en las antípodas, los jóvenes de familias acomodadas que, hastiados de una vida saturada de objetos deseables, buscan experiencias nuevas que pongan chispa a su vida gris rodeada de lujo, a veces traspasando ciertas líneas rojas. Son muchos más los temas de interés actual que los lectores van a encontrar entre las páginas de Carambola de cristal, pero dejo que sean ellos quienes los encuentren mientras descubren la vida que late entre las líneas que construyen esta historia.

Portada de ‘Carambola de cristal‘ (Ediciones Miguel Sánchez) de Victoria E. Muñoz

– Los lectores de novela histórica, en especial los granadinos, suelen ser muy fieles a este tipo de relatos. ¿No temes que tus seguidores esperaran otra gran novela de este género?

– Es cierto que cada lector se suele identificar con un subgénero narrativo determinado que le atrae más. Sin embargo, también lo es que el estilo literario de un autor (cómo trata las descripciones, la forma en que aborda la trama, de qué manera mantiene el suspense y el deseo de seguir leyendo, cómo construye los personajes, qué valor le da a la documentación que aporta verosimilitud a una obra de ficción, cómo crea el texto…) también fideliza a sus lectores y, entre los míos, ya hay un gran número de ellos que está deseando tener entre sus manos ‘Carambola de cristal’ para sumergirse en una nueva aventura que, siendo de ficción, respira verdad.

– Llevar tantos años trabajando con jóvenes como profesora de instituto, ¿ha sido determinante para escribir una novela sobre la juventud, la importancia de las buenas o malas compañías a cierta edad, el mundo de las drogas…?

– Sin duda. Mis años como docente me han permitido conocer muchas situaciones —terribles unas, maravillosas otras— que dejan una huella indeleble en el ser humano en construcción que son los adolescentes y jóvenes. Me preocupa que ciertos sectores de la juventud se estén yendo a la deriva en un momento en el que muchos valores fundamentales para las personas se están viendo cuestionados o menospreciados. Considero que a su rescate —de esos jóvenes y de los valores— debemos acudir todos los que de alguna manera estamos vinculados con ellos: familias, centros de estudios, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, administraciones… Ellos son lo más preciado que tenemos: nuestra sociedad de mañana, y si queremos que construyan un futuro feliz habitado por la honestidad y la responsabilidad, debemos cuidar el presente. Considero que ‘Carambola de cristal’ puede contribuir a ello, así lo deseo, y para mí ese sería el éxito de esta obra.

– En la sinopsis de Carambola de cristal haces referencia a que “La felicidad que todos deseamos conquistar muchas veces solo depende de la decisión acertada que tomamos en un momento determinado”. ¿A qué te refieres? ¿Podría ser ese el late motive de esta historia?

– ¿Quién no persigue la felicidad en la vida? Todos deseamos ser felices, aunque cada uno entienda la felicidad de una manera diferente. Mientras para unos ser feliz es meterse en su cuerpo alguna sustancia que edulcore su triste realidad con un placer tan efímero como pernicioso o incluso letal; para otros, es saber que los suyos están a salvo y gozan de salud; y para muchos, consiste en tener cubiertas las necesidades básicas y estar rodeado de los que más quieren; pero también los hay que solo se sienten felices cuando logran medrar y hacer dinero fácil sin importar a quién pisoteen en su ascenso. Unos y otros buscan lo mismo: ser felices, pero persiguiendo ese fin último, algunos a veces toman atajos que solo conducen a un estrelladero del que no se puede regresar. Afortunadamente, también hay valientes que saben decir en un momento dado “Hasta aquí” cuando son conscientes de que se han equivocado, y empiezan de cero. El lector va a encontrar en ‘Carambola de cristal’ personajes de uno y otro tipo.

– Muchas de las vidas de los personajes de esta novela terminan por encontrarse al final. ¿Es esa la “carambola” a la que haces referencia en el título?

– En esta novela se va desplegando, a medida que avanza la trama, una amplia red que va conectando a unos personajes con otros y algunas de esas conexiones van a ser un salvavidas para algunos de ellos; para otros, serán el último empujón que los llevará a acabar de hundirse en el fango. ‘Carambola’ puede ser interpretado como un tipo de jugada del billar, pero también como el resultado afortunado, fruto de la suerte o de la casualidad, de algo que hemos emprendido. Yo creo que la “suerte” la creamos cada uno de nosotros día a día con las decisiones (afortunadas o desatinadas) que tomamos y con la resolución firme (o no) de conquistar nuestras metas. En esta novela nada ocurre por casualidad; hay una causalidad para todo lo que vamos a leer. Pero sí que hay una mesa de billar, unos jugadores y una carambola que dejo que sea el lector el que la descubra y halle lo que esconde tras ella.

Datos

Título: Carambola de cristal
Autora: Victoria E. Muñoz Jiménez
Editorial: Ediciones Miguel Sánchez
Diseño de cubierta: Juan Vida
Formato: 23x15cm
Páginas: 274
Precio: 19,90 €

Ver vídeo:

Compartir: