Pedro Ruiz-Cabello Fernández: «La gran novela ucrónica de Evelio Traba»

«El año en que los portugueses invadieron media España, abandoné mi casa con la determinación de embarcarme a las Indias», así comienza Súbditos de Lisboa, la nueva novela de Evelio Traba, publicada recientemente por la editorial Caligrama. Cuando uno, como avezado lector, se adentra en las páginas de esta novela se da cuenta al momento de que se halla ante una gran obra, ante una obra literaria que continuamente lo sorprenderá con inusitados tesoros. Puede afirmarse que cada frase constituye un acierto expresivo, a veces audaz, deslumbrante. Es raro encontrar, ciertamente, en el panorama actual de la literatura en lengua española un libro tan bien escrito, con un estilo que parece estar forjado con vocación de artista, con la minuciosidad de un orfebre verbal. Se trata, además, de una historia que se basa en una concienzuda información y que está sabiamente construida.

Evelio Traba (Cuba, 1985) es licenciado en Psicología. Con anterioridad, ha publicado varias novelas, un poemario con el que obtuvo el Premio Internacional de Poesía Juan Alcaide en 2021 y una antología del poeta portugués Fernando Pessoa. Entre las novelas publicadas, destacan Dos versiones de Fray Bernardino (Premio Internacional de Novelas Ejemplares de la Universidad de Castilla-La Mancha en 2019) y El ritual de las cabezas perpetuas (galardonada con el Premio Iberoamericano Verbum 2016 y nominada al Premio de la Crítica en Cuba en 2019. En Vendrás conmigo (Furtivas, Miami, 2021), su penúltima novela, cuenta las peripecias de un grupo de migrantes cubanos que viajan por vía terrestre desde Ecuador a Estados Unidos. Actualmente, coordina el Proyecto Mecenas (Librería-Editorial), auspiciado por la Editorial Verbum en Ourense, donde reside.

Súbditos de Lisboa es, en realidad, una ucronía: en ella se relata lo que podría haber ocurrido si unos determinados acontecimientos de la historia hubieran sucedido de otra manera; el rey don Sebastián, en esta novela, sobrevive a la batalla de Alcazarquivir y regresa diez años más tarde, coincidiendo con el momento en que Felipe II es víctima de una apoplejía a causa del desengaño producido por la derrota de la Armada Invencible; el rey de Portugal aprovecha entonces tal circunstancia para usurpar el poder de la Casa de Austria y hacerse cada vez con más territorios, hasta el punto de que Portugal termina siendo un imperio que se extiende por casi todo el orbe.

Cubierta de ‘Súbditos de Lisboa‘, de Evelio Traba, publicada en Caligrama

Uno de los mayores méritos de la novela es, sin duda, el hecho de estar narrada en primera persona. El narrador es Rodrigo Dueñas, el protagonista de la historia: su estilo es culto, literario, como corresponde a un aspirante a escritor de aquella época; en su discurso, ameno, ocurrente, en ninguna ocasión se aparta del estado de lengua de los años en que escribe, lo cual es un enorme logro del autor, Evelio Traba. Rodrigo es un joven inquieto que se embarca para las Indias y que coincide en el viaje con don Miguel Cervantes, a quien acompañan su esposa, su sobrina, y su hermana Andrea. Movido por la admiración que siente hacia el insigne escritor, Rodrigo, que era natural de Esquivias, igual que Catalina, acaba siendo su principal colaborador en el futuro. En Cartagena de Indias, ciudad muy próspera, montan un corral de comedias, donde se representan algunas de las obras que ya ha escrito don Miguel. A partir de entonces, se desencadenan los hechos con los que se entreteje esta trepidante historia, de modo que en muchos momentos puede considerarse como una novela de aventuras. Los datos históricos, recabados con escrupuloso rigor por el autor, se mezclan con los sucesos inventados: Rodrigo se casa con Constanza, la sobrina de don Miguel, aunque poco después, aprovechando que ha quedado libre por la marcha de Constanza y por la ausencia del escritor, tiene un romance con Catalina, su esposa, de la que tendrá una hija; don Miguel, a consecuencia de unas heridas sufridas en un lance bélico, pierde definitivamente el brazo izquierdo después de que se le haya sido amputado para que no se le gangrenase; por Cartagena de Indias aparecen los más célebres escritores españoles del Siglo de Oro, como Mateo Alemán, Góngora, Quevedo o Lope de Vega, entre otros; con algunos de ellos, don Miguel se llevará bien, en tanto que con otros mantendrá una agria enemistad, especialmente con Lope; estando Rodrigo y don Miguel en la cárcel de Cartagena, emprende este la composición del Quijote. Como subraya el narrador en un pasaje de la obra: «Dios es el comediógrafo mayor. Donde hoy derrama hiel brotan colmenas mañana; donde hoy humilla después enaltece, donde hoy doblega con hambre, luego hace crecer espigas.»

Es una novela que atrapa por su ingenio y audacia, por lo que será mejor no facilitar más detalles sobre ella para que sea el lector quien los descubra. Como se ha apuntado antes, las sorpresas son continuas y el pulso narrativo no cede en ningún momento en fuerza y en intensidad.

Como no podía ser de otro modo, la novela concluye de una manera magistral, con un remate digno de la trama. Nada hay que sobre. Puede considerarse como una gran creación literaria, de la que Evelio Trapa debe sentirse orgulloso. Por todos los valores que contiene, muchos de los cuales escapan a esta breve reseña, animo encarecidamente, como humilde crítico de ella, a que no deje de leerse.

 

 

Pedro Ruiz-Cabello Fernández

Profesor y escritor

 

 

 

 

Ver entrevista realizada a Evelio Traba:

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.