Carmen Martín Granados: «’Al otro lado del bosque’, un libro de Juan Mata Anaya»

Hablar con otras personas aclara las ideas, ayuda a encontrar errores en los razonamientos propios y a identificar soluciones mejores. También ayuda a aprender a dialogar mejor con uno mismo. En definitiva, es la herramienta más poderosa para pensar mejor.

Mariano Sigman, El poder de las palabras

 

Juan Mata Anaya ha sido profesor de la facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada. Ha escrito numerosos libros y artículos, muchos de ellos relacionados con la promoción del libro y de la lectura. Podemos destacar Humanismo, ética y lectura (Universidad de Granada, 2007) o 10 ideas clave. Animación a la lectura (Grao, 2009). Ha compartido sus ideas sobre la lectura en congresos, seminarios y talleres y ha recibido numerosos premios por su labor. Es cofundador y presidente, junto a Andrea Villarrubia, de la Asociación Entrelibros que recibió en 2019 el Premio Nacional al Fomento de la Lectura.

Al otro lado del bosque es un ensayo dirigido principalmente a jóvenes, un libro que aborda cuestiones fundamentales que preocupan a los seres humanos desde hace siglos y cuestiones nuevas relacionadas con los dilemas del presente. Un libro de filosofía, por su vocación de enfrentarse a las preguntas básicas de la vida, y un libro de ética, porque no deja a un lado la cuestión del compromiso y la responsabilidad que tenemos de elegir aquello que resulte más benéfico para la humanidad. La presentación, de estructura circular, comienza y termina con el agradecimiento a lectores y lectoras por adentrarse en este bosque de palabras. La voz que nos habla, en 1ª persona del plural, nos incluye desde el principio en esta travesía que vamos a hacer juntos, quedando patente la finalidad del autor de acompañar al lector adolescente en esta experiencia de pensar y reflexionar sobre lo que en el fondo nos importa a todos. En esta presentación se dedican unas líneas a la importancia de pensar como actividad fundamental del ser humano, reconociendo que se necesita aprender, así como tener la capacidad y la valentía de hacerlo. El autor les habla a los jóvenes desde la confianza en que son capaces de reflexionar y tener ideas profundas sobre la vida y nos dice que este libro es la consecuencia de las muchas conversaciones que ha mantenido a lo largo del tiempo con ellos. Dedica también unas líneas a las palabras, ya que pensar y dialogar son actos lingüísticos y advierte que puede ser que los lectores y las lectoras se encuentren en alguna ocasión con palabras que desconocen y que deberán buscar o preguntar, otra actividad fundamental para el aprendizaje y el conocimiento. Por último, nos habla de leer como manera de pensar y de sentir. Nos propone las diferentes formas de lectura que puede tener su libro, destacando la lectura compartida y la conversación que esta pueda generar.

Tras la presentación, se suceden catorce capítulos cortos antes de la despedida. Los asuntos que se tratan son de lo más variados, desde la pregunta inicial, ¿qué es la vida? y ¿cuál es su sentido?, se dedican capítulos a las diferencias (la riqueza de la diversidad y el problema de la exclusión, la desigualdad de recursos y de género, la igualdad de derechos); a lo que supone vivir junto a otros y a los compromisos éticos; al acoso; al arte; al cuerpo como apariencia, como obsesión, como continua transformación, sobre todo, en la adolescencia; a la muerte; a la necesidad de cuidar nuestro entorno; a la frustración; a la educación; al compromiso; a la maldad; a la solidaridad y, por último, a la idea de que todo está por hacer, del futuro como oportunidad y como construcción. La despedida es un breve texto titulado “En la linde del bosque” en el que el autor habla de la simbología del bosque y en el que se despide, de nuevo, dando las gracias a sus lectores y expresando un bonito deseo: “Espero que vuestra fortaleza, vuestra pasión y vuestra inteligencia os ayuden a caminar sin temor por el mundo que os espera”.

Presentación del libro en la Biblioteca de Andalucía con Manuel Calvente, Juan Mata, Carla Pérez, Abril Mateo y Eduardo Guillén.

Creo que cualquiera, tras esta sucesión de temas interesantes y percibiendo que hay una voz respetuosa, experimentada y generosa dispuesta a acompañarnos por esta travesía, siente ya el deseo de acercarse a este libro. Pero me permito recomendarlo especialmente para que se lea con adolescentes en casa o en clase. Las razones para recomendar esta lectura son muchas. Entre ellas, destacaré en primer lugar la singularidad del libro, ya que viene a llenar un espacio dentro de la literatura juvenil menos transitado que otros como la narrativa de ficción. Son pocos los ensayos que encontramos y que leemos con nuestros adolescentes, aun siendo un objetivo de la escuela el pensamiento crítico. Para desarrollar este pensamiento crítico del que tanto se habla en las leyes es necesario enseñar a pensar, acompañar y proporcionar y ofrecer espacios y recursos para ello.

En segundo lugar, quiero destacar la capacidad que tiene el texto de suscitar el diálogo y la conversación. El diálogo como protagonista de la reflexión, el pensamiento como diálogo con uno mismo y con los demás, como acto lingüístico. La conversación es desde la antigüedad clásica el instrumento más poderoso del pensamiento y del conocimiento. No solo por la importancia de las palabras compartidas, la conquista del léxico que nos va a permitir pensar determinados conceptos, sino porque la conversación tiene la capacidad de formar y transformar nuestra mente siempre que se dé en un espacio de protección y confianza.

Por último, destaco una tercera razón. La simbología del bosque remite, como Juan Mata apunta en su último capítulo, a las dificultades y retos con los que todos debemos enfrentarnos alguna vez, a esa travesía llena de miedos y de experiencias nuevas que se puede identificar con la etapa adolescente, una travesía de la que se sale habiendo crecido en aprendizajes y en experiencias. La riqueza simbólica del título, sin embargo, no termina ahí. Nos puede hacer pensar también en ese bosque digital en el que todos, y especialmente nuestros jóvenes, estamos inmersos a diario, ese scroll infinito ante el que vive gran parte de nuestra juventud delante de una pantalla, cuyos contenidos no conocemos o no controlamos. Me parece que este libro es una herramienta idónea para habilitar espacios de conversación donde encontrarnos con nuestros adolescentes, precisamente, al otro lado del bosque.

Título: Al otro lado del bosque

Autor: Juan Mata Anaya

Ilustradora: Marina Speer

Editorial: Anaya

Fecha de edición: 2023

Páginas: 101

Edad recomendada: Desde los 10 años en adelante.

Carmen

Martín Granados

Compartir:

2 comentarios en «Carmen Martín Granados: «’Al otro lado del bosque’, un libro de Juan Mata Anaya»»

  • el 19 enero, 2024 a las 11:07 am
    Enlace permanente

    Leo con verdadera emoción la espléndida y generosa reseña de Carmen Martín Granados sobre mi libro ‘Al otro lado del bosque’. Quiero mostrar públicamente mi gratitud por tan amistoso gesto y reconocer tan atentísima lectura, que viniendo de una profesora como ella otorga aún más valor al libro.

    Respuesta
    • el 20 enero, 2024 a las 10:58 am
      Enlace permanente

      Gracias a Juan Mata por este magnífico libro que nos sirve simplemente para disfrutarlo leyendo pero no solo eso sino que también es un recurso de enorme calidad para conversar con el alumnado sobre los temas más trascendentales tanto actuales como atemporales.

      Gracias a Carmen Granados por sus lecturas y sus comentarios sobre ellas y sobre todo por pensar en mí para difundirlas y que sean útiles para docentes, alumnado y cualquiera que tenga interés.

      Gracias también a Antonio Arenas por su disponibilidad, flexibilidad e ingente trabajo en el fomento de todo lo relativo a una educación de calidad en un sentido amplio que incluye también cualquier ámbito cultural.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.