La EFA El Soto ya tiene una calle en Chauchina y un libro con la historia de su medio siglo de existencia

El martes, 6 de febrero,  es una jornada a señalar en la historia de este centro educativo de la Vega granadina por la inauguración de la calle que homenajea a la asociación que la creó y es titular de la escuela y por la presentación del libro del cincuentenario en el salón de plenos del Ayuntamiento.

En Chauchina, dicha jornada no sólo fue intensa por las movilizaciones del medio rural en reivindicación de sus derechos, sino también para la Escuela Familiar Agraria (EFA) El Soto, que dentro del programa de celebraciones de su 50º aniversario ha hecho coincidir don momentos entrañables.

Por un lado, esa mañana, se inauguró la calle “AVENIDA DE LA ASOCIACIÓN EFA EL SOTO” por parte del alcalde de Chauchina, Jesús Fernández, acompañado de buena parte de la corporación municipal. Se trata de una vía contigua al centro que une el pueblo con la vega y por la que también se puede acceder a esta escuela. En esta inauguración participaron también Luis Rodríguez, presidente de la Asociación, José Manuel Pérez, director de la escuela, Ángel Henares y Juan Bautista Peña, miembros de la Junta de Gobierno de la EFA, así como profesores, personal no docente y un nutrido grupo de alumnos.

Intervenciones de las autoridades antes y después del descubrimiento de la placa

Con la referencia a la Asociación de familias que promueve esta iniciativa pedagógica se ha querido incluir a todas las personas y profesionales que, desde hace cincuenta años, han hecho y siguen haciendo posible que este centro surgiera y haya dado formación a más de 3000 jóvenes del medio rural.

Por otro lado, por la tarde, tuvo lugar la presentación de la publicación que se ha editado con ocasión de este aniversario, en la que se recoge parte de su historia, a través de algunos de sus protagonistas, hechos, testimonios e imágenes de estos 50 años, así como las líneas centrales de este proyecto pedagógico. Este acto tuvo lugar en un abarrotado salón de plenos del Ayuntamiento de Chauchina.

En un momento de la presentación del libro

El acto empezó con una amable acogida por parte del alcalde, que manifestó la estrecha colaboración que se da actualmente entre la EFA y el Ayuntamiento, en distintas iniciativas culturales y medioambientales, y pasó la palabra al autor del libro, Alfonso J. García, antiguo director y profesor del centro, que expuso brevemente el contenido del mismo y sus rasgos diferenciadores. Le acompañaron en la explicación Pepe Santiago, el primer alumno de Chauchina, de la 3ª promoción, y Gustavo Rosón, antiguo alumno de Romilla, de la 26ª promoción y actual concejal de Medio Ambiente y Agricultura del Ayuntamiento de Chauchina, que avalaron con su experiencia personal la huella que dejó la EFA en su preparación profesional y personal. Asimismo, también intervino Luis Rodríguez, padre de antiguos alumnos y presidente de la Asociación, relatando cómo fue el ir a parar a Chauchina cuando a comienzos de los 70 se buscaba un lugar adecuado para comenzar.

Autoridades participantes en el descubrimiento de la placa

Concluyó el acto con el agradecimiento por parte de José Manuel Pérez, director del centro, al ayuntamiento y a cuantas entidades de ámbito local, provincial y autonómico han apoyado el proyecto pedagógico de la EFA El Soto que, siguiendo el modelo de la formación en alternancia escuela/empresa que estaba consolidado en otros países de Europa, fue pionera en Granada en implantar el sistema educativo que alterna la formación en el centro y el trabajo en la empresa. Un modelo que hace cincuenta años pocos entendían y valoraban y que, medio siglo después, será un sistema obligatorio para toda la formación profesional en España, a partir del curso 2024/25. Son más de trescientas empresas y entidades las que, acogiendo alumnos en prácticas, contribuyen eficazmente a una preparación profesional pegada a la realidad profesional de los distintos ciclos que se imparten en el centro: medioambientales, agrarios, de deportes, de informática, prevención de riesgos y turismo.

El salón de actos contó con la asistencia de miembros de la comunidad educativa, antiguos alumnos, miembros de empresas de prácticas, colaboradores y amigos de la escuela, así como vecinos de esta localidad que también quisieron mostrar el aprecio que le tienen a esta escuela con su presencia. En la merienda posterior que facilitó una conocida pastelería local, hubo ocasión de compartir saludos y recuerdos con todos los asistentes, que pudieron llevarse un ejemplar de la publicación.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.