Somos conscientes: Taller de Mindfulness en el CEIP Esquí-Escuela

Hoy volvemos con un nuevo taller que hemos realizado en el CEIP Esquí-Escuela, esta vez sobre Mindfulness.

El concepto de mindfulness se define como «La conciencia que surge de prestar atención, de forma intencional, a la experiencia tal y como es en el momento presente, sin juzgarla, sin evaluarla y sin reaccionar a ella» (Baer, 2003).

De la mano del programa de la Junta de Andalucía PROA+ Transfórmate y de nuestra monitora, Raquel Molina hemos descubierto que esta técnica de relajación y de toma de conciencia nos puede ayudar en nuestro estudios y en nuestra vida.

En los últimos años, el Mindfulness se ha vuelto cada vez más popular. Hemos visto un aumento de popularidad y muchas personas están interesadas no solo en verlo, sino también en aprenderlo.

¿Origen del Mindfulness?

Mindfulness es una práctica que se origina en las enseñanzas budistas hace más de 2,600 años. En el budismo se utiliza la meditación para generar estados de claridad y paz mental. En la psicología budista mindfulness es la capacidad mental de recordar razonamientos y estados mentales que causan paz mental.

En la medicina moderna mindfulness ha sido tomado y adaptado de la psicología budista. Aunque su significado y objetivo es parecido, en medicina mindfulness es practicado y entendido de un modo secular, y su entendimiento y definición se ajustan a los modelos científicos actuales. Esto hace que la práctica de mindfulness dentro del budismo y la medicina sean distintos.

¿Atención plena o mindfulness?

Mindfulness se ha traducido al español como atención plena, consciencia plena y de otros modos similares. Pero mindfulness es a su vez es una traducción de la palabra “sati” de la lengua pali (Wilson, 2014). Sati puede traducirse al español como “memoria”, entendida como la capacidad de recordar un estado u objeto mental que induce paz mental.

Por lo tanto, consideramos que es mejor utilizar el concepto de mindfulness sin traducirlo al español, ya que referirse a este como “atención plena” se distorsiona notablemente su significado original.

En un momento del Taller

¿Cuáles son los beneficios de mindfulness a la salud?

En términos generales la práctica de mindfulness tiene como consecuencia:

  • Mejor atención

  • Reducción del estrés y la ansiedad

  • Mejora del sistema inmunológico

  • Mayor resiliencia y regulación emocional

  • Aumento de la plasticidad cerebral

  • Reducción del cortisol (hormona asociada al estrés)

Practicar mindfulness mejora nuestras atenciones y otras funciones cognitivas. Esto tiene un efecto en el aumento de bienestar psicológico, pero también tiene efectos fisiológicos, como en la regulación de la presión arterial o en un menor desgaste de los telómeros del ADN. Los telómeros son partes del ADN que se encargan de proteger los cromosomas.

Mindfulness es una práctica para mejorar la atención

Quizás no nos demos cuento, pero en general, nuestra atención en muy pobre y deficiente a lo largo del día y no tenemos mucho control sobre ella porque experimentamos constantes distracciones a cada momento. Practicar mindfulness consiste en darnos cuenta de esas distracciones y mantener nuestra atención en el momento presente de forma intencional.

Para lograr esto utilizamos un objeto en el cual enfocar nuestra atención, como, por ejemplo, la propia respiración. Aunque esto puede parecer sencillo o superficial, en realidad, la capacidad de mantener nuestra atención en la respiración durante diez, cinco o incluso un minuto no es tarea fácil y requiere de mucha práctica.

Además, necesitamos usar diferentes procesos cognitivos para practicar mindfulness. Por ejemplo; atención, lenguaje, memoria, autorregulación emocional, metacognición (la capacidad de auto-observación mental), entre otros.

El mindfulness tiene múltiples beneficios para el alumnado

Nuestro taller:

El taller comenzó con las primeras indicaciones por parte de nuestra monitora sobre la técnica del Mindfulness.

Hemos tenido varias sesiones donde hemos podido descubrir las diferentes partes de esta ciencia, poner en practica lo aprendido y aprender a relajarnos.

 

Después de mucho practicar hemos mejorado mucho nuestro concentración, y somos más conscientes de nuestra propia respiración.

Estamos seguros que con un poco de esfuerzo y dedicación seguiremos aprendiendo.

Joaquín Castellano Luque,

tutor del tercer ciclo de Primaria

Alumnado de Tercer ciclo de Primaria.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.