Originalidad y emoción en ‘Sueño y Misterio’ de Pedro Enríquez, con ilustraciones de Zaafra

En el año 2010 dos artistas granadinos compartieron un proyecto poético-plástico: el de recoger artísticamente la figura del torero José Tomás en diez instantáneas poéticas y en dibujo. De ahí surgió el precioso estuche Sueño y Misterio, auspiciado por el Instituto de Cultura del Gobierno de Aguascalientes (México) y presentando en el marco de la Feria del Libro en la Ciudad de México. Poemas y dibujos quedaron estampados en papel vegetal transparente.

Debido a la dificultad de encontrar esta joya artística, el filólogo cartagenero José Luis Abraham López se propuso recuperar este proyecto en otro formato, que ahora ha sido publicado por la editorial madrileña Rilke.

En su prólogo, “Pedro Enríquez, la verdad de lo auténtico”, José Luis Abraham López interpreta los poemas del poeta granadino añadiendo apreciaciones como esta: «Inmediatamente a la lectura de estos diez poemas, sobrevienen dos rasgos esenciales: originalidad y emoción. El primero de ellos por el reto asumido por Pedro Enríquez de adoptar la mirada del torero, consciente de que esa percepción no es como otra cualquiera: ensimismada, abismal y recóndita, insondable y verdadera que trasciende incluso lo puramente taurino. Una mirada, que aislado el sujeto que la posee, analiza hasta interiorizar el miedo, la incertidumbre, el peligro, el fracaso y el triunfo, sabiendo que estas dos últimas son el rostro de Jano, dios de las puertas: aquella que te hace seguir en la brecha y aquella otra que te enseña cara a cara el gesto fruncido del olvido». Para el filólogo cartagenero, es otro de los atributos en el conjunto poemático. «La verdad del toreo y la verdad del hombre en su seriedad y moderación. Torero y poeta tienen rasgos que los acercan, como es la esencia de exprimir al máximo la expresión. Si la imagen de José Tomás es la de la pureza, la sensibilidad y ese saberse mantener en el silencio que mucho dice porque poco habla». Una vez ahondado en su estética, Abraham López rubrica sus palabras de esta manera: «Pedro Enríquez se decanta felizmente por dos cuestiones singulares: fusionar la voz poética en el pensamiento del torero y cuidarse muy bien de caer en los tópicos taurinos sin obviar los elementos esenciales de la tauromaquia: lo verdadero, lo tanático y lo eternamente introspectivo».

Por su parte, al dibujo de David Zaafra dedica unas palabras Guillerno Sena Medina. De aquel repasa otras colaboraciones taurinas hasta decir de Sueño y Misterio que «Los rasgos matizados de la personalidad del torero están bien definidos en los trazos rotundos del pintor, así como las esencias más profundas de su torería. El torero madrileño, afincado en México, es un caso singular con su estoica valentía, que tanta verdad ha dejado escrita con su sangre en el albero y que trae a nuestros días el recuerdo del inolvidable Manolete. Y Zaafra ha sabido transformar tan singulares enfrentamientos con el toro en estampas precisas y evocadoras que no dejamos de admirar».

Cierra el volumen la entrevista que el periodista José Luis López Enamorado realizó a los dos artistas granadinos cuando presentaron el proyecto en México el 3 de octubre de 2010.

https://edicionesrilke.com/sueno-misterio-pedro-enriquez-david-zaafra/

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.