Rafael Reche: «Los mayores apreciamos el sentido del humor»

¿Estamos al borde de la tristeza? A todas luces el tiempo y el clima andan revueltos, calima que nos deposita el polvo del Sahara y calor en invierno, la sequía persistente con pantanos al mínimo, llegó la Semana Santa y se desató lo inesperado, el grifo de la lluvia abierto, los ríos alocados con su carga de agua, la nieve amarrada a las montañas, ¡vivimos en una la realidad multiforme y dinámica, asín es la vida!

Del oriente nos llegan a nuestros oídos sordos, las sirenas de alarma de los bombardeos, en Gaza, Líbano, Ucrania… La desdicha se ceba una vez más sobre los inocentes. La voz abierta de los iluminados dirigentes mundiales nos aventura una probable tercera guerra mundial. Con tanto ruido de amenaza, ruidos de desgracias, ruido que nos hace sufrir, necesitamos más que nunca sumergirnos en el fascinante mundo del humor.

Que la risa amortigüe este ruido. Que no se nos olvide hacer reír. La seriedad arruga el rostro y transmite pena que se ata al interior y no se suelta.

¡Dicen que el mundo de los mayores es difícil de entender, el de los abuelos es más sencillo de comprender!, mi abuela en los años 90, viuda joven con el luto permanente como una penitencia impuesta, nunca la conocí enfadada, en su rostro arrugado siempre dibujó una sonrisa, vivió la dureza de la guerra civil que no deshizo su alegre expresión, me decía, “yo no soy vieja, viejas aquellas que nada más que hablan de enfermedades y mal de sus hijos”

Mi padre alcanzó la frescura espontanea de la carcajada cuando se jubiló, con cualquier chascarrillo que le contaba, con ese chiste corto y simplón disfrutaba riendo con holgorio.

Estudiantes mayores en el viaje interuniversitario a Austria posan alegres y con buen humor. La vida es dura y corta.

Muchas personas hacen un dibujo rápido del mayor como una persona que vive del pasado como si el ayer fuera un paraíso de virtudes y valores y el hoy una realidad llena de peligros y maldades. Al cabo de tantos años de vivir el mayor actual no se ha detenido y entre ellos me identifico con un estudiante mayor universitario, no es impaciente pero no quiere escapar de la realidad y conocer, aprender sin incomodarse y socializar.

En las tertulias en los pasillos, en las actividades de ocio como viajes y excursiones, prende fácil el sentido del humor. Es el mejor medicamento natural para nuestra salud psicológica, bienestar mental y emocional.

El reír es un gesto espontaneo, limpio, nos hace sentirnos vivos. Es un privilegio de los seres humanos descubrir en el lenguaje corporal o hablado, elástico e irónico que nos arranque una leve sonrisa o una carcajada.

La alegría de los estudiantes mayores del Aula Permanente y de la asociación ALUMA rompen la seriedad de los belgas, bailando sevillanas en Lovaina la Nueva.

Gozamos del privilegio de ser españoles y vivir en la tierra de sol y de alegría que ha moldeado nuestro temperamento a sonreír y reír con más frecuencia. Los Carnavales de Cádiz son un ejemplo de imaginación y del fino humor por eso de su éxito, capaz de liberar toda la tensión, preocupaciones del día diario con sus letras y tipos (disfraces), el agudo humor de la realidad económica, política y social.

¿Me pregunto si la irracionalidad de lo descafeinado está conquistando el mundo?

El sagaz lector que ha vivido el ayer y se encuentra con un presente donde todo se intenta suavizar, tamizar para no herir susceptibilidades, en una sociedad cada vez más blandengue, con la leche desnatada, las cervezas sin alcohol, la Coca Cola y el café sin cafeína y donde contar un chiste de los de siempre, te puede tachar de radical, xenófobo, machista, intolerante… se ha perdido la dimensión irónica de la vida cotidiana para entrar en la clandestinidad. Cuanto he reído con Eugenio ¿Sabe de aquel que diu?, Gila, Paco Gandía, Chiquito de la Calzada…. Y que me decís de los personajes como Jaimito, las suegras, los borrachos, del cura, del que iba al doctor, de las cosas de Lepe, de loros….

El fino humor no se puede perder, que con tanta suspicacia no terminemos contando solo chistes de extraterrestres que no se enfadan

¿Porque es sano reírse? Los expertos nos lo recomiendan

La risa es una herramienta terapéutica que contribuye al bienestar emocional. Nos permite enfrentar desafíos con una actitud positiva, reducir la ansiedad y mejorar nuestras relaciones interpersonales.

Construye una autoestima sólida y saludable. Al reírnos de nuestros errores y defectos, aprendemos a no tomarlos tan en serio y a valorarnos de manera más comprensiva, lo que fortalece nuestra confianza en nosotros mismos.

A través del humor, creamos un ambiente de confianza y cercanía, generando relaciones más sólidas y duraderas. Además, el humor compartido nos ayuda a resolver conflictos de manera más amigable y a superar situaciones incómodas.

El deporte como el piragüismo y el buen humor es el mejor medicamento para nuestra salud mental y emocional

Para mis amigos y compañeros, contagiemos del magnetismo positivo del buen humor.

A los lectores con saludable sentido del humor un chiste corto del gran humorista Eugenio.

¿Saben aquel que diu que una señora va a ver a una adivina, y esta le dice: su marido será alto, guapo, rico y generoso? Y ella le contesta: Uy, qué bien. ¿Y qué hago con el que tengo?

Leer más artículos de
Rafael Reche Silva, alumno del APFA
y miembro de la JD de la Asociación
de estudiantes mayores, ALUMA.
Premiado en Relatos Cortos en los concursos
de asociaciones de mayores de las Universidades
de Granada, Alcalá de Henares, Asturias y Melilla.

Compartir:

10 comentarios en «Rafael Reche: «Los mayores apreciamos el sentido del humor»»

  • el 4 abril, 2024 a las 9:10 am
    Enlace permanente

    Magnífico artículo real como la vida misma, y suerte de disfrutar de todas kas ventajas del Aula Permanente y asociado de Aluma.

    Respuesta
    • el 7 abril, 2024 a las 4:08 pm
      Enlace permanente

      Manolo, gracias por tu comentario. Formar parte del proyecto de Universidad para mayores de 50 años, es una oportunidad para mejorar la calidad de la vida en el periodo de jubilación.

      Respuesta
  • el 4 abril, 2024 a las 10:02 am
    Enlace permanente

    Muy bueno el artículo la risa es el mejor antídoto de todos los males a reírse que son dos días y se pasa mejor ser serio cuesta mucho llevar los días un abrazo amigo Rafa.

    Respuesta
    • el 7 abril, 2024 a las 4:10 pm
      Enlace permanente

      Amigo Antonio, también hemos compartido algunas risas juntos. Gracias por tu comentario. Cuidemos nuestra amistad y el buen humor.

      Respuesta
  • el 4 abril, 2024 a las 10:06 am
    Enlace permanente

    No puedo más que dar la razón a este interesantísimo artículo de Rafael, en que el humor es el tema central. Ciertamente es una bendición poder contar con esta virtud y aún más transmitirla a los demas. Pongo como ejemplo el carácter gaditano, en el que se ve la vida de otra forma diferente, y que no es mejor ni peor, pero si más dulce y llevadera
    Enhorabuena por este magnífico artículo

    Respuesta
    • el 5 abril, 2024 a las 5:54 pm
      Enlace permanente

      En tu artículo mencionas todos los desastres que estamos viviendo en la actualidad: guerras, alteraciones en el clima, pandemias….e invitas a sobreponerse a esas circunstancias y no perder la alegría de vivir, que no hay que confundir con un optimismo desmesurado, pues la vida también tiene sus reveses.
      Creo que nuestras circunstancias no son peores que las que vivieron la generación de nuestros padres y abuelos.
      Más bien se trata de una cuestión de actitud y de cómo afrontamos la vida.
      Así algunos estudios avalan lo anterior afirmando que el sentido del humor genera cambios positivos en el organismo y la salud pues al reírnos liberamos endorfinas que nos protegen del estrés.
      Así que sobran argumentos.

      Respuesta
      • el 7 abril, 2024 a las 4:03 pm
        Enlace permanente

        Amiga Africa cuanta razón llevas en tu respuesta. Necesitamos el sentido del humor para las circunstancias de la vida que a veces son duras. Gracias por tu sabia participación.

        Respuesta
    • el 7 abril, 2024 a las 4:14 pm
      Enlace permanente

      Gracias amigo Diego, hemos disfrutado de muy buenos momentos con humor y también la vida nos presentó su cara dura. Agradezco tu comentario. Un abrazo

      Respuesta
  • el 6 abril, 2024 a las 10:48 am
    Enlace permanente

    El sol es un gran aliado. También numerosos estudios avalan la teoría de que en los países con menos horas de luz, hay un mayor número de depresiones y suicidios.
    Igual sucede con las localidades ventosas.

    La risa, es una actitud de vida. (Es un seguro de vida. Libera endorfinas naturales y reduce el cortisol, con lo que protege el sistema inmune.)
    Y si es con amigos, mucho mejor.

    Ahora hay un gran interés por trabajar la salud mental desde los centros educativos. Habría que enseñar estrategias de afrontamiento, de resolución de conflictos, de gestión de las emociones, de diálogo, de habilidades verbales y no verbales en la comunicacion…y por supuesto a sonreír más, a ser más tolerantes, respetuosos y empáticos con los demás. A sonreír con la boca, con los ojos y con todo el cuerpo.
    La risa es una llave maravillosa que abre muchas puertas. La primera, es a la propia felicidad. Y la siguiente, a la relación con los demás. La risa es un don que hay que repartir y compartir.

    Respuesta
    • el 7 abril, 2024 a las 3:57 pm
      Enlace permanente

      Gracias mil Silvia, magnífico comentario que terminas y comparto completamente «La risa hay que darla y compartir» siempre mejoramos nuestras relaciones sociales y salud mental.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.