El teatro como herramienta educativa motivadora en clase: Reseña sobre la novela juvenil El síndrome de Bergerac del autor Pablo Gutiérrez

El escritor español, Pablo Gutiérrez nació en Huelva en 1978. Además de escribir es profesor de literatura en un instituto de Sanlúcar de Barrameda. En 2008 publicó su primera novela, Rosas, restos de alas, por la que obtuvo el Premio Tormenta en un Vaso al mejor autor novel en castellano. Apenas dos años después de su debut literario, Gutiérrez fue elegido por la revista Granta como uno de los escritores jóvenes con mayor proyección.
Desde entonces ha publicado títulos como Nada es crucial (Premio Ojo Crítico de Narrativa), Ensimismada correspondencia, Los libros repentinos, El síndrome de Bergerac (Premio Edebé de Literatura Juvenil 2021) y Un verano en Portugal.
Otras novelas suyas no destinadas específicamente a un público juvenil muy recomendables son Cabezas cortadas de 2018 en la que se aborda la cuestión del exilio de los/as jóvenes españoles/as al exterior por motivos laborales y La tercera clase de 2023 que se desarrolla en el marco del mundo del narcotráfico en la costa atlántica andaluza. Defensa del teatro, la Literatura, la lectura, la oratoria y el debate como materias importantes en la formación de los/as niños/as y jóvenes

Esta novela juvenil se basa en una experiencia que es el sueño de muchos profesores/as, especialmente de Lengua castellana y Literatura, y de gran parte del alumnado. Tener la oportunidad, el tiempo, los recursos y la motivación por ambas partes de encontrar una obra teatral para representar, adaptarla, montarla, ensayarla y poder convertirla en espectáculo.

Curiosamente en la sociedad del espectáculo (tal y como la definiera Guy Debord en su ensayo del mismo título publicado en 1967) no contamos con una materia, que se ha pedido, defendido y justificado en numerosas ocasiones por profesionales de enseñanzas medias y universitarias, como es la del teatro. En ella podríamos conjugar la enseñanza de la Literatura, de los diferentes géneros, el adiestramiento en la expresión oral, la expresión corporal, las habilidades artísticas y plásticas en la creación de decorados, utilería y vestuario, etc. de una forma motivadora. Además, hemos de tener en cuenta que cuando en un centro se plantea el montaje de una obra teatral, normalmente se tiene que hacer con la dedicación voluntaria y desinteresada tanto de profesorado como de alumnado. Teniendo en cuenta la cantidad de actividades, tareas, además del derecho al descanso de unos y otros, hace que esta no sea la situación ideal.

Pablo Gutiérrez. con un ejemplar de su libro

En el caso de la novela, la docente y el alumnado aprovechan una materia como es la optativa de primero de bachillerato, Literatura universal, para iniciar el montaje de la obra. Se trata de una materia muy interesante para el alumnado interesado en estudiar Humanidades ya que permite con una carga horaria adecuada dedicar tiempo a profundizar en la Literatura, no solo la española sino también universal y desarrollar adecuadamente tiempo para la lectura, y para la oralidad organizando pequeños recitales, representaciones, exposiciones orales y presentaciones multimodales.

Es curioso que mientras se intenta meter con calzador en Primaria y en Secundaria cambiando de criterio y con sistemas muy complejos, insuficientes e inadecuados, el tiempo dedicado a la lectura, sin embargo, cuando hay materias con carga horaria suficiente y en las que se puede abordar en profundidad la lectura, la literatura, los distintos géneros, etc. estas materias no se valoran lo suficiente y son las primeras en eliminarse a la mínima en muchos centros.

Contamos con la optativa de Oratoria y debate, ahora en la ESO, si bien se cambia el lugar en el que se la ubica con otras optativas también interesantes y necesarias como las segundas lenguas o la Robótica pero tal vez no sería una locura pensar en materias obligatorias como la Oratoria y el Debate y el Teatro.

También sería interesante no eliminar experiencias de éxito y poco costosas como, en el caso de Andalucía el torneo provincial de debate andaluz que se eliminado sin avisar y sin alegar ningún tipo de justificación.

Portada del El síndrome de Bergerac

El síndrome de Bergerac

Pero esa es otra historia, volvamos a la novela que nos ocupa. El sueño de alumnado y profesora de montar una obra de teatro, se une a una historia juvenil bien contada, desarrollada y concluida.
Se aborda en profundidad la psicología de los adolescentes en concreto en el desarrollo del personaje protagonista, una chica de Bachillerato llamada Velia, lo cual permite a los/as adolescentes identificarse con ella y adentrarse en la historia. Curiosamente es una historia en la que la protagonista es estudiosa y lectora, cosa que no suele ser muy habitual en la literatura juvenil. Se me vienen a la cabeza los libros y las películas del Diario de

Greg en los que en el ambiente de “macarreo” de los protagonistas se denosta y ridiculiza tanto la lectura.

Asimismo, supongo que debido en parte a que el autor es profesor de secundaria, se retrata bien el ambiente de las clases de instituto en la actualidad y esto se ve en descripción de la actitud de la profesora y el alumnado en clase.

No quiero, obviamente, destripar ni la novela ni el final de esta ya que recomiendo su lectura. La cuestión es que la trama está bien construida, hay sorpresas y conflictos que se resuelven. Se abordan temas como los estudios, la amistad y las relaciones sentimentales a distintas edades. Finalmente, se nos cuenta como acaba cada personaje centrándose de una forma sugerente en el final de la trama de la propia protagonista y adentrándose en otra cuestión que se aborda tangencialmente en el libro como es la de la diferencia de clases unida, en este caso, a lo sentimental.

En definitiva, es una novela juvenil con una historia de instituto interesante de instituto plagada de referencias literarias para jóvenes y mayores, con personajes bien definidos y con tramas amorosas, de amistad e incluso de diferencia de clases, amenas y sugerentes.

Se trata de un libro juvenil ideal para la materia de Literatura universal, optativa de primero de bachillerato, de la que ya hemos hablado, pero válido para cualquier curso de secundaria, mejor a partir de tercero de ESO por la extensión, comprensión y temáticas.

Datos de la novela:
Título: El síndrome de Bergerac
Autor: Pablo Gutiérrez
Editorial: Edebé
Premio Edebé de Literatura Juvenil, 2021

Fotografías:  PABLO GUTIÉRREZ publica El síndrome de Bergerac, premio Edebé de Literatura Juvenil, Canal Sur

Leer más artículos de

Pilar Mesa Arroyo

 responsable de la biblioteca

y jefa del Departamento de Lengua castellana y Literatura

del IES Emilio Muñoz de Cogollos Vega

 

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.