José A. Delgado: «Grândola, Vila Morena»

Una emisora, ondas de radio, una canción, claveles y pacifismo. He aquí los ingredientes sobre los que se fraguó una revolución incruenta en Portugal durante la madrugada del 25 de abril de 1974. Abarcó desde esta fecha hasta el 2 de abril de 1976 cuando aprobaron una Constitución democrática. De esta manera cayó la dictadura portuguesa que venía desde el 26 de mayo de 1926 cuando un grupo de militares da un golpe de Estado para derrocar al Gobierno de la I República

Los portugueses se echaron a la calle y colocaban claveles en la bocacha del fusil de los soldados. Este gesto lo inició la camarera Celeste Caeiro, que se lo ofreció a uno de ellos y todos sus compañeros lo siguieron: era una señal inequívoca de que estos jóvenes no iban a disparar sus armas. Josep Sánchez Cervelló, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad Rovira y Vigil (Tarragona) y académico de la Real Academia de la Historia, en su obra “La Revolución de los Claveles en Portugal” (1997), dice que “La fascinación de la revolución, no obstante, supera con mucho el estricto marco nacional que la alumbró para tener una influencia planetaria. También repercutió en España”. El Movimiento de las Fuerzas Armadas derrocó el Gobierno de Marcelo Caetano y convocó al general Antonio de Spínola para dirigir la Junta Revolucionaria.

Nuestro país vecino, merced a este hecho, dejó atrás el régimen dictatorial de Antonio Oliveira de Salazar que ejerció como primer ministro entre 1932 y 1968, y fue la cabeza visible del “Estado Novo”. Esta revolución, esencialmente militar, ha sido conocida con estos nombres: “De los claveles”, “Del 25 de abril” y de “Los capitanes”. Cada uno de ellos tiene su porqué: por esta planta herbácea, por la fecha cuando se produjo y por la graduación de los militares. El proyecto que los militares trataban de aplicar, una vez derribada la dictadura, lo plasman en el “Programa del Movimiento de las Fuerzas Armadas Portuguesas”. En este Programa podemos leer como una de sus medidas inmediatas “El ejercicio del poder político por una Junta de Salvación Nacional hasta la formación a corto plazo de un Gobierno Provisional Civil que estará compuesto por personalidades independientes que se identifiquen con dicho Programa”: Josep Sánchez Cervelló (obra citada, pág. 61).

“Grândola, Vila Morena, Terra da fraternidade, O povo é quem mais ordena, Dentro de ti, ó cidade”. En aquella madrugada, por la emisora católica “Radio Renascença”, estando en antena el programa “Límite”, sonó esta canción compuesta por José Afonso (“Zeca” Afonso). Fue la señal pactada por el Movimiento de las Fuerzas Armadas (MFA) que englobaba a los ejércitos de Tierra, Mar y Aire para iniciar la revolución. Al poco tiempo, el Gobierno fascista de Marcelo Caetano, que sustituyó al de Antonio de Oliveira Salazar, se derrumbó. Al día siguiente, los expresidentes de la República y del Consejo de Ministros, junto con los exministros de Defensa e Interior, fueron deportados a Madeira, y en mayo partieron hacia el exilio brasileño. Posteriormente, siendo las 01:00 horas del 26 de abril, la RTV portuguesa presentó a los miembros del MFA que asumieron el control del país y se hicieron cargo del Gobierno a la vez que constituían la Junta de Salvación Nacional. En las elecciones del 25 de abril de 1975, el Partido Socialista (PS) obtuvo el 37.87% de los sufragios que se correspondió con 116 escaños.

El 27 de junio de 1976 Portugal vivió sus primeras elecciones presidenciales libres que ganó el general Ramalho Eanes, uno de los miembros del MFA, y figura clave en la consolidación del nuevo modelo democrático. En 1986, la Presidencia de la República pasa a manos del socialista Mario Soares, el primer presidente civil. En cuanto a “Zeca” Afonso, se trasladó a Mozambique en 1964 para trabajar como profesor de instituto. Cuando regresó a Portugal siguió ejerciendo su actividad en Setúbal. En 1983 le fue concedida la “Ordem da Liberdad” que rehusó. También en 1994 la desestimó de nuevo su mujer cuando ya, a título póstumo, se le otorgó dicha “Ordem”. Afectado de esclerosis lateral amiotrófica, murió el 23 de febrero de 1987 en Setúbal a los 57 años de edad.

Ya en nuestros días, Portugal estrenó el pasado 2 de abril un Gobierno de centroderecha. El 10 de marzo, el Partido Socialista (PS), tras ocho años en el poder, sufrió una dura derrota al igual que la izquierda parlamentaria. El desplome socialista ha facilitado la llegada de Luis Montenegro al palacio de Sao Bento. “Chega”, el partido de ultraderecha liderado por André Ventura, obtuvo más de un millón de votos consiguiendo 50 diputados de un total de 230. La República de Portugal es uno de los 27 Estados soberanos de la Unión Europea. Su presidente es Marcelo Rebelo de Sousa y el primer ministro Luis Montenegro. La dictadura fue un hecho que los niños, adolescentes y jóvenes estudian ya en los libros de Historia.

Para completar el artículo, a los interesados en este relevante acontecimiento quiero indicarles que Josep Sánchez Cervelló recoge en su obra una exhaustiva bibliografía, además de seis textos significativos que explican la revolución. Son los siguientes: Programa del movimiento de las fuerzas armadas portuguesas, La oposición de la extrema derecha a la descolonización, La justificación del golpe spinolista del 11 de marzo de 1975, La postura de los militares comunistas, La postura de los militares moderados y La postura de los militares de extrema izquierda.

Ver otros artículos de

José A. Delgado

 Maestro,

doctor en pedagogía

y profesor titular de universidad

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.