José A. Delgado: «El nuevo marco de la Formación Profesional»

El 25 de septiembre de 2023, en referencia a los IES de Granada, IDEAL titulaba en su portada: “Listas de espera para entrar en la Formación Profesional pese al aumento de plazas”. Y es que estas enseñanzas se han convertido en una oportunidad real para los jóvenes de inserción en el mercado laboral con una cualificación adecuada acorde con su titulación. Desde el Ministerio de Educación y Formación Profesional se afirma que “Las enseñanzas de FP están llamadas a desempeñar un papel crucial en la transición a un modelo productivo que sitúe a España en una senda sostenible de crecimiento capaz de generar empleos estables y de calidad”. En esta línea, la Comisión Europea ha hecho también de la FP uno de los ejes prioritarios de sus políticas: “Recomendación del Consejo de 24 de noviembre de 2020 sobre la educación y formación profesionales para la competitividad sostenible, la equidad social y la resiliencia 2020/C 417/01”.

La Formación Profesional se enmarca en un único y complejo sistema conformado por un vasto entramado de conceptos, ofertas formativas, títulos, certificados y acreditaciones. Para sistematizar esta vasta estructura ha venido la “Ley orgánica 3/2022, de 31 de marzo, de ordenación e integración de la FP”. Se ha tardado pero estas enseñanzas por fin han ocupado el lugar que les corresponde en nuestro sistema educativo, productivo y social. El impulso modernizador se inició en 2018 con la aprobación del primer “Plan Estratégico de la Formación Profesional del sistema educativo”. La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de ordenación general del sistema educativo las dignificó al exigir el titulo de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria para acceder a ellas; el mismo que para cursar Bachillerato. Y es que con la ley anterior se podían cursar sólo con el certificado de escolaridad emitiendo el claro mensaje de que estaban destinadas al alumnado menos cualificado.

La “Ley Orgánica 3/2022, de 31 de marzo, de ordenación e integración de la Formación Profesional” ha supuesto un enorme avance al constituir y ordenar un sistema único de FP. En dicha ley las ofertas del sistema se organizan de manera secuencial en cinco Grados: Grado A conducente a la acreditación parcial de competencia; Grado B al certificado de competencia; Grado C al certificado profesional; Grado D o ciclos formativos y Grado E o cursos de especialización. Los profesionales implicados en estas ofertas son apoyados por los orientadores en acciones de información, asesoramiento y acompañamiento. Sus acciones van encaminadas al diseño de itinerarios formativos para la efectiva adquisición de competencias profesionales.

La oferta del Grado D se conforma bajo los ciclos formativos de grado básico, medio y superior. Los ciclos de grado básico, cuya duración es de dos cursos académicos, se organizan en los ámbitos de Comunicación y Ciencias Sociales, Ciencias Aplicadas, Profesional y un Proyecto intermodular. Su acceso requiere el cumplimiento simultáneo de las siguientes condiciones: tener cumplidos quince años y haber cursado el tercer curso de la ESO o, excepcionalmente, el segundo curso. Los alumnos que superen este ciclo reciben los títulos de Graduado en Educación Secundaria y de Técnico Básico.

Los ciclos de grado medio y superior se conforman bajo módulos profesionales y un Proyecto intermodular que integra los conocimientos de dichos módulos. Su contenido se encamina hacia la búsqueda de información, innovación, investigación aplicada y emprendimiento. Igualmente tienen un carácter dual de formación entre el centro y las empresas. La duración es de dos años los de grado medio y dos o tres los de grado superior.

El acceso al ciclo formativo de grado medio requiere una de estas condiciones: estar en posesión del título de Graduado en ESO; haber superado un curso de formación específico; haber superado una prueba de acceso o estar en posesión del título de Técnico básico. Los alumnos que superen este ciclo reciben el título de Técnico con el que podrán acceder a los ciclos formativos de grado superior y a las enseñanzas profesionales de artes plásticas y diseño. El acceso a ciclos formativos de grado superior requiere una de las siguientes condiciones: estar en posesión del título de Bachiller; tener el título de Técnico de grado medio; haber superado un curso de formación específico; haber superado una prueba de acceso o estar en posesión de un título de Técnico superior o de Grado universitario. Los alumnos que superan este ciclo obtienen el título de Técnico superior con el que podrán acceder a los estudios universitarios de Grado con las convalidaciones correspondientes y sin necesidad de realizar la selectividad.

Los cursos de especialización (Grado E) tienen por objeto complementar y profundizar en las competencias de quienes ya disponen de un título de formación profesional. Tienen carácter modular y una duración de entre 300 y 900 horas. Quienes superen un curso de especialización de grado medio obtienen el título de Especialista y si es el de grado superior el título de Máster de Formación Profesional. Los contenidos de los cursos de especialización de grado superior pueden convalidarse con los contenidos de los títulos oficiales de Grado universitario.

La Formación Profesional se imparte tanto en los centros del Sistema de Formación Profesional como en las empresas u organismos equiparados. La docencia en las enseñanzas integradas en el sistema educativo es implementada por los catedráticos de enseñanza secundaria, los profesores de enseñanza secundaria, los profesores especialistas en sectores singulares de formación profesional y los profesores técnicos de formación profesional.

Ver otros artículos de

José A. Delgado

 Maestro,

doctor en pedagogía

y profesor titular de universidad

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.