Chema Cotarelo emociona con ‘El nombre de las horas perdidas’

Tras presentar su poemario en varias ciudades argentinas lo hacía el viernes,  10 de mayo,  en el Ateneo de Granada rodeado de un buen número de amigos

Manuel Peña, Chema Cotarelo y Fernando Jaén, en un momento de la presentación :: A. ARENAS

La presentación del poemario ‘El nombre de las horas perdidas’ (Coprens Editora) en el Ateneo de Granada fue amena y muy interesante para el público que llenaba por completo la sala del Ateneo de Granada. Su autor, José Mª Cotarelo Asturias, conocido por sus amigos como Chema, supo atraer la atención al igual que sus compañeros de mesa, el poeta y secretario del Ateneo, Manuel Peña y el también poeta, ambos pertenecientes a la «cofradía literaria de Letraheridos del hospital», junto con los integrantes de la otra cofradía, «Niño Llena», que ocupaban la mayor parte del espacio, en algunos casos venidos de otras localidades e incluso de otras provincias.

Chema Cotarelo presenta unas diapositivas de su pueblo natal, Taramundi (Asturias) : A. A.

Si Manuel Peña dedicó su intervención a dar unas pinceladas biográficas de este poeta, crítico, articulista y dramaturgo, nacido en Taramundi (Asturias) en 1961 y afincado en Granada, así como de su ya importante trayectoria literaria, no solo en España, sino también en Argentina y Uruguay, por su parte Fernando Jaén realizaría una disección (que para algo es médico internista) de cada una de las tres partes de la obra presentada de la que, al final, comentaría «aunque el libro está estructurado en tres partes, el libro es un solo poema, extenso y hermoso, emotivo y conmovedor, que recorre la vida de un hombre bueno, un buen hombre, educado en la severidad de un tiempo que entendía el valor de la vida, el valor de las palabras y que conoció el nombre de las horas perdidas».

Chema Cotarelo firma ejemplares de su poemario :: A. A.

Tras las anteriores intervenciones sería el turno de Chema Cotarelo quien, antes de su intervención, mostraría un pequeño vídeo realizado por Paco Luque, con imágenes de la vivienda y aldea donde nació, junto con otras de su niñez y juventud para hacer más comprensible el contenido del poemario y agradecería la portada de Neli Fuentes. Después además de dar las gracias a Teuco (Leopoldo Castilla), autor del prólogo, y a Pedro Solans, su editor, explicaría que ya ha tenido la oportunidad de presentarlo en las ciudades argentinas de Ushuaia, Buenos Aires y Córdoba, donde curiosamente «este librito que lleva en su interior las vivencias de un humilde campesino nacido allá en una aldea asturiana, donde apenas llegaban la luz y el agua», hizo derramar alguna que otra lágrima. Para terminar, Chema, quien, junto con Jaime de Vicente, ha sido el fundador en España de los Bosques de la Poesía, daría lectura de nueve poemas de distintas partes del libro.

Documentos relacionados: 

Ver vídeo del acto: 

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.