La unidad canina de la policía local visita el CEIP Esquí-Escuela

Hoy el alumnado del CEIP Esquí-Escuela ha recibido la visita de Sombra y Sultan de la unidad canina de la policía local de Monachil.

Volvemos esta semana con la visita de la unidad canina de la policía local de Monachil. Juanjo, policia local de Monachil y encargado de esta unidad y Jose de la Patrulla Animalista (Asociación por la Defensa, Protección, Rescate y Rehabilitación de los Animales) de La Zubia nos visitaron con Sombra y Sultán dos preciosos perros que hicieron las delicias de nuestro alumnado.

La Unidad Canina de Monachil está formada por tres policías que hacen de guías y cuatro perros-policía, que pueden buscar sustancias al tiempo que cumplen funciones de seguridad.

Además, la Unidad Canina de Monachil cuenta con otros dos canes más jóvenes, que exclusivamente tienen el cometido de buscar droga en personas y en cosas, paradas o en movimiento, siendo esta última circunstancia de especial dificultad, por el complejo adiestramiento e interiorización en el sistema cognitivo de los perros.

La Unidad Canina de la Policía Local presta servicio habitualmente en todo el municipio de Monachil, e incrementa su labor durante la temporada de esquí en Sierra Nevada.

Una vez termina la temporada realizan charlas de concienciación sobre la importancia del cuidado de animales de compañía por los centros escolares de la localidad.

Juanjo y Jose con Sultán en un momento de la presentación

La mañana comenzó con la presentación de los protagonistas de esta charla; Sombra, un pastor belga malinois, hija de Zak, perro antidroga de esta unidad canina y que actualmente está disfrutando de su jubilación. Sombra está en proceso de adiestramiento y por ahora no está en servicio activo. Es por eso que acompaña en este tipo de charlas, ya que los perros policía tienen que estar acostumbrados a la gente y deben saber comportarse.

El otro protagonista fue Sultán, un perro de aguas color canela que fue rescatado junto con sus hermanos y hermanas de una caja en la basura. Gracias a la asociación salió adelante y hoy forma parte del grupo de educación que visita los colegios para concienciar sobre la importancia de cuidar bien nuestras mascotas.

Diego, en la presentación de Sultán

Una vez hechas las presentaciones no explicaron la responsabilidad que supone tener una mascota, bien sea un perro, un gato o cualquier otro animal de compañía en casa. Los animales de compañía no son juguetes y debemos de ser conscientes que tienen sentimientos y deben de ser tratados como un miembro más de la familia.

Aquí os dejamos algunas indicaciones que aprendimos en esta charla:

1.- ELECCIÓN DE LA MASCOTA Y LA LLEGADA A CASA

Lo primero que debemos preguntarnos es si estamos dispuestos a adoptar un animal y si este nos conviene. Para ello deberemos estar dispuestos a dedicar parte de nuestro tiempo a la nueva mascota, ser paciente y perseverante, compartir parte de nuestro tiempo libre con el animal y saber actuar con firmeza ante su posible comportamiento.

No podemos olvidar los accesorios que debemos adquirir antes de la llegada a casa del nuevo animal, como son una cama, comedero y bebedero, complementos como correa y collar en el caso de los perros y cubeta de plástico para la arena en el caso de los gatos.

2.- ALIMENTACIÓN

Es muy importante para mantener a nuestro a animales de compañía que ingieran una dieta equilibrada que satisfaga sus necesidades energéticas y proporcione los nutrientes adecuados.

Lo ideal, tanto para perros como para gatos, es que consuman alimento seco(pienso) , adaptado a cada etapa de crecimiento y a cada necesidad. Nunca deben consumir alimentos crudos ya que estos podrían ser fuente de enfermedades y provocar graves problemas como la obesidad.

3.- HIGIENE

Está claro que si nuestro animal de compañía vive con nosotros en casa debe de tener los cuidados e higiene adecuados. La frecuencia varía dependiendo si es de pelo corto, pelo largo, si sale mucho de paseo…pero normalmente nos recomiendan que al menos sea una vez al mes. Cortarle las uñas, cepillarlo o hacerle revisiones dentales también harán que nuestra mascota este siempre feliz.

4.- EDUCACIÓN

Los perros son animales sociales y jerárquicos: esto significa que necesitan desde cachorros conocer y asumir su “puesto” en la familia y fuera de ella (en el parque, ante la presencia de personas extrañas en casa, en los lugares habituales de paso como la clínica veterinaria, en casas de familiares, etc..)

Les debemos enseñar unas normas de convivencia básicas desde pequeños, mediante el aprendizaje de conductas de obediencia muy sencillas. Para ello se debe decir su nombre antes de darle una orden usando una frase corta. Siempre se debe trabajar con refuerzos positivos. Por ejemplo si tira de la correa, acórtele la distancia y premiarlo cuando no tire, enséñele el “sit” (sentarse) presionando suavemente su parte trasera y para hacer que se tumbe en el suelo puede apretar su lomo hacia abajo y tirar de sus patas delanteras hacia delante.

6. VISITAS AL VETERINARIO

En general tanto los gatos como los perros precisan ser desparasitados y vacunados. El calendario de vacunaciones lo establecerá nuestro veterinario siendo las dosis anuales para la mayoría de las vacunas en animales adultos y para cachorros variará según cada protocolo. Como norma general y en ausencia de síntomas de enfermedad se debe acudir como mínimo una vez al año al veterinario.

7.- EJERCICIO FÍSICO

Para que la mascota esté sana y en forma, debe hacer ejercicio periódicamente. Sin embargo, hay que evitar las horas del día en que hace más calor; ya que el perro tiende a pasarlas durmiendo. Además, como las personas, los perros sufren lesiones, tirones, esguinces, por lo que habrá que controlar su actividad física y procurar que no se exceda en el ejercicio ni realice actividades peligrosas.

El ejercicio es necesario para permitir al perro expresar conductas caninas normales, como explorar, seguir rastros olorosos, etc.

Sombra en un momento de la presentación

Además de todas estas indicaciones, es importante darle mucho cariño, acariciarlos, abrazarlos y que se sientan queridos. +

La policía nos contó un montón de anécdotas, como tener que romper el cristal de un coche porque alguien había dejado a su perro dentro a pleno sol, o tener que rescatar a perros de casas donde sus dueños no los tenían en las mejores condiciones.

Además de eso, nos enseñaron como deberíamos acercarnos a acariciar a un perro desconocido, por ejemplo cuando nos encontramos a alguien paseando uno.

El acercamiento debería realizarse con un ritmo relajado, sin correr, dejando al perro el tiempo de ver que nos estamos acercando y asimilar la situación. Se debería evitar el acercamiento frontal, directo a la cabeza del perro y el acercamiento desde atrás que no da la posibilidad al animal de vernos. El acercamiento tiene que terminar antes de entrar en el espacio personal del perro.

Dejar que el perro nos huela antes de pasar al contacto físico es una buena norma pero extender la mano hacia el hocico del perro para que la huela es otra vez una invasión de su espacio personal. Con lo cual, es preferible pararse a cierta distancia del perro y esperar que sea él que decida si acercarse o no y con que ritmo hacerlo. Esto es el momento que podemos aprovechar para preguntar al dueño si podemos acariciar al perro y comprobar si el animal acepta o no nuestro acercamiento. Si el perro parece asustado o nervioso, es mejor no intentar tocarle, mientras que si se acerca relajado y busca activamente el contacto, es cuando podemos disfrutar de una buena sesión de caricias, siempre evitando las manipulaciones molestas. A muchos perros no les gusta recibir abrazos, besos en la cara o caricias bruscas. Todas estas pautas son mucho más importantes cuando el perro está atado.

Saludar y abrazar a un perro es una experiencia muy agradable para muchas personas, pero hay que saber valorar cuando el perro también percibe lo mismo. El contacto físico con una persona desconocida no es agradable para todos los perros, con lo cual hay que saber leer las señales del animal y respetarlas.

Todos disfrutamos mucho de este taller y estamos deseando volver a verlos. Como siempre en este tipo de actividades terminamos la charla con una bonita foto de familia.

Con este tipo de actividades nuestro alumnado toma conciencia sobre la importancia del cuidado de las mascotas e ir adquiriendo cada vez más responsabilidad en esas tareas.

 

Ver más artículos de

Joaquín Castellano Luque,

CEIP Equí Escuela

tutor de tercer ciclo de primaria.

Alumnado del Tercer Ciclo Primaria

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.