El alumnado del CEIP Esquí-Escuela aprende a montar a caballo

Hoy el alumnado del Ceip Esquí-Escuela ha podido disfrutar de una nueva experiencia en la Hípica de Granada; aprender a montar a caballo.

Volvemos esta semana con un nuevo artículo para contaros lo bien que lo pasamos en nuestra visita a la Hípica de Granada.

Maria Rosales, mamá de Mariana de 3º de primaria, es una experta jinete. Tanto ella como su hija participan en romerías y fiestas a caballo, e incluso tienen varios caballos que cuidan mucho. Es por eso que propuso al colegio el realizar una jornada en el Club Deportivo Granada Hípica donde nuestro alumnado pudiera descubrir el mundo ecuestre y disfrutar de una mañana montando.

El Club Granada Hípica está ubicado en un enclave privilegiado, en la misma vega de Granada, junto al río Genil. Rodeado de naturaleza y sol, con unas vistas espectaculares de nuestra Sierra Nevada desde todo el recinto, especialmente desde la pista de trabajo. Todo un sueño montar con vistas a Granada y Sierra Nevada en plena naturaleza.

Sus instalaciones cuentan con una pista exterior de geotextil Daman que evita lesiones en los caballos y proporciona la elasticidad deseada en cada momento. Nunca presenta charcos, ni polvo, el riego es bajo la superficie… una delicia.

Tras la pista indoor, tienen otra pista exterior y dos pistas redondas. Junto a ellas un caminador, catorce duchas, padocks en libertad, zonas exteriores para pasear, dos naves de boxes interiores de 3×3, 5 guadarnés, tienda hípica, terraza- bar junto a la pista exterior, gradas, aseos y vestuarios femeninos y masculinos, salón de estar, granero, amplia zona de aparcamiento, pistas de padel, tenis, etc.

ARRIBA : Instalaciones con Sierra Nevada al fondo. AQUÍ: Acariciando a Ron

Como siempre la salida comenzó en Pradollano donde nos esperaba nuestro transporte. Esta vez no tuvimos la suerte de contar con un autobús grande, sino que bajamos en un mircrobús. Como somos tan poquitos en el cole es suficiente para todos/as, incluso queda algún asiento libre!.

Salimos de Sierra Nevada a las 09:00h,por un pequeño retraso ,y llegamos a las instalaciones hípicas sobre las 10:00h. Allí nos esperaban nuestras monitoras: Sandra y Betti que serían las encargadas de mostrarnos las instalaciones y de estar con nosotros/as toda la mañana.

Lo primero que hicimos fue visitar los boxes interiores o cuadras, donde los caballos están con comida y agua hasta que salen a pasear. Vimos muchos caballos, de todo tipo, incluso varios ponis.

De ponis, lejos de lo que cree la mayoría de la gente, hay varios tipos, ya que pudimos ver desde el “clásico” caballito enano hasta pequeños caballos, mucho más grandes de lo que esperaríamos para un poni.

También pudimos ver las diferentes razas de caballos, desde españoles, de salto, percherón e incluso un precioso caballo árabe.

Al principio nos daba un poco de miedo tocarlos, porque son muy grandes y tienen unos dientes muy grandes, pero poco a poco vimos que son animales muy dóciles y que les encanta que les acaricien.

Sandra, la monitora, ajustando la silla

Lo siguiente que nos enseñaron fue el cuarto donde guardaban las sillas y demás útiles para poder montar. Nos explicaron las diferencias entre sillas de montar normales y las de doma o salto.

Una vez nos las enseñaron nos dieron a cada uno/a un casco y un chaleco, porque la seguridad montando a caballo es lo primero. Nosotros/as cuando esquiamos también llevamos protección, así que no nos resultó extraño tener que estar con casco o chaleco de protección toda la mañana.

Dividimos la clase en dos grupos, que se fueron con Sandra uno, y con Betti otros que nos enseñarían como ensillar a un caballo.

Saber cómo ensillar adecuadamente a un caballo es una habilidad importante para cualquier jinete o cuidador. Una silla de montar mal ajustada puede causar incomodidad, lesiones o problemas de comportamiento en el caballo. Al sentirse incómodo puede ponerse rebelde e incluso agresivo.

Además, una silla de montar bien colocada mejora la seguridad y el equilibrio del jinete, lo que facilita el control y la comunicación con el animal. Una silla de montar mal puesta puede derivar en accidentes, caídas y lesiones graves.

Aqui te explicamos, paso a paso cómo hacerlo:

Paso 1: Coloca la manta

Una vez que el caballo está limpio, debes colocar la manta sobre su lomo de forma que quede centrada y cubra toda la zona donde irá la silla. La manta sirve para proteger al caballo de las rozaduras y el frío y también para absorber el sudor.

Paso 2: Coloca la silla

El siguiente paso es colocar la silla sobre la manta, de forma que quede bien ajustada y alineada con la columna vertebral del caballo. Para ello, debes levantar la silla por encima de la cabeza del caballo y dejarla caer suavemente sobre su lomo.

Luego, debes deslizarla hacia atrás hasta que encuentres el punto donde se adapta mejor a la forma del caballo. Esto ayudará a que no lo desbalancee durante el trote.

Los alumnos siguen atentos las explicaciones

Paso 3: Ajusta el cinchón o correas

El cinchón es la correa que sujeta la silla al vientre del caballo. Para ajustarlo, debes pasar el extremo del cinchón por debajo del vientre del caballo y engancharlo al otro lado de la silla. Debes apretarlo lo suficiente como para que la silla no se mueva, pero sin que le haga daño al caballo. Por eso hazlo con cuidado.

Una forma de comprobarlo es introducir dos dedos entre el cinchón y el vientre del caballo. Si no puedes hacerlo, significa que está demasiado apretado. En cambio, si entra toda la mano y hasta el brazo ¡Quedo floja!

Paso 4: Ajusta el estribo

El estribo es la pieza metálica que cuelga de cada lado de la silla y que sirve para apoyar los pies del jinete. Para ajustarlo, debes medir la longitud adecuada para tu altura, asó como considerar tu comodidad.

Una forma de hacerlo es poner tu brazo extendido desde el asiento de la silla hasta el estribo. El estribo debe llegar hasta tu axila o un poco más abajo. Si está demasiado alto o demasiado bajo, puedes regularlo con las hebillas del mismo.

Paso 5: Coloca el freno o bocado.

El freno o bocado es la pieza metálica que va en la boca del caballo y que sirve para controlar su dirección y velocidad. Para colocarlo, debes sujetar el freno con una mano y con la otra levantar suavemente el labio superior del caballo.

Luego, debes introducir el freno en su boca y ajustarlo a sus dientes. Después, debes pasar las riendas por encima de su cabeza y engancharlas al freno. Asegúrate de que quede justo, pero no demasiado, para evitar lastimarlo.

Yasmín de 2º de primaria montando a Ron.

Paso 6: Revisa todo el equipo

Antes de montar al caballo, debes revisar todo el equipo para asegurarte de que está bien colocado y ajustado. Comprueba que la manta no tenga arrugas ni pliegues, que la silla no esté torcida ni inclinada, que el cinchón no esté demasiado apretado ni flojo, que el estribo tenga la longitud adecuada y que el freno no le haga daño al caballo.

Es importante que seas cuidadoso y detenido en esta revisión. Así evitarás que el caballo pueda sentirse incómodo o incluso, sufrir alguna lesión por una mala colocación de la silla y montura. También evitarás riesgos para el jinete como caídas o lesiones.

Paso 7: Monta al caballo

El último paso es montar al caballo. Para ello, debes acercarte al caballo por su lado izquierdo y sujetar las riendas con tu mano izquierda. Luego, debes poner tu pie izquierdo en el estribo y balancearte hacia arriba, pasando tu pierna derecha por encima de la silla.

Una vez que estés sentado en la silla, debes acomodar tus pies en los estribos y tomar las riendas con ambas manos. Ahora ya estás listo para disfrutar de tu paseo a caballo con la seguridad de saber que ambos irán protegidos y cómodos.

Lorena montando a Copito junto Betti, la monitora

Lo teníamos todo listo para montar, pero era hora de reponer fuerzas. El Club Hípico nos preparó a todos/as un delicioso desayuno de pan con mantequilla o chocolate y un batido o zumo para cada uno.

Una vez terminamos de desayunar, nos tocaba a nosotros montar. Para ellos llevamos a los caballos a la zona exterior y por turnos fuimos montando. Los alumnos/as de infantil montaron en un poni, Copito, y el alumnado de primaria en Ron y Nike.

Comenzamos dando un paseo a pie, tirando de las riendas para que se fueran acostumbrando a nosotros/as. Después nos toco montar.

Montamos todos/as y hasta los profes se atrevieron a subir también.

Nos lo pasamos genial y la sensación de estar en un animal tan grande y bonito es difícil de explicar.

Todos/as subidos en el carro tirado por mulas

Después de montar, nos enseñaron a quitarle la silla y demás elementos y duchar a los caballos. Para ellos, que los monten es como hacer deporte, y ya sabemos que después de hacer deporte y de haber sudado, debemos de asearnos. Los caballos no pueden ser menos, así que después de cada monta se duchan y cepillan, como nosotros cuando volvemos de esquiar.

La mañana no terminó aquí, sino que nos tenían preparada una pequeña gymkana por las instalaciones de la hípica, donde a través de pistas debíamos descubrir las zonas por las que habíamos estado y lo que habíamos aprendido.

Como sorpresa final, los padres de Bruno, alumno de 4º de primaria trajeron a un amigo con un remolque tirado por mulas. Nos pudimos subir todos y dar un paseo por las instalaciones; fue muy divertido porque corrían mucho e íbamos todos subidos, riendo sin parar.

Recuperando fuerzas

Nos hubiéramos quedado todo el día disfrutando de los caballos y de las instalaciones de la hípica, pero tocaba terminar y subir de nuevo a Sierra Nevada. Como en las anteriores veces, algunos se propusieron volver para montar, otros incluso le iba a decir a sus familias de comprar un caballo y tenerlo en casa y hasta Mauro tenía el convencimiento que su familia iba a tener un burrito en casa.

Lo que si es real es que nos encantó la experiencia y recomendamos a todo el mundo montar a caballo, aunque sea una vez en la vida, porque es algo que no se olvida.

Fotos de Carmen Guerrero y Luisa Miranda.

 

Ver más artículos de

Joaquín Castellano Luque,

CEIP Esquí Escuela

tutor de tercer ciclo de primaria.

Alumnado del Tercer Ciclo Primaria

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.