Elena García de Paredes Falla. La herencia del sueño de Isabel

Teníamos intención de retratar a Elena García de Paredes porque se nos aparecía como una figura enigmática, desconocida. Silenciosa.

A pesar del trabajo constante que viene realizando a favor de la vida cultural de Granada en los últimos 30 años, su imagen aparece desdibujada.

¿Cómo es Elena García de Paredes Falla?

Vamos a tener que afinar. A ver cómo retratamos a alguien que aparenta una cosa y luego es lo contrario.

Parece tímida y sin embargo, es capaz de dar un golpe sobre la mesa cuando se hace necesario.

Irradia serenidad y, se confiesa, tremendamente nerviosa. 

Culta. Y eso es así. Lo aparenta y lo es. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Complutense comenzó ayudando en el trabajo de catalogación de la biblioteca de la familia Falla en la residencia familiar.

Claudio Arrau, Isabel de Falla y JM García de Paredes ::Cortesía del Archivo Manuel de Falla

Mantiene intacto un entusiasmo contagioso al descubrir un volumen que no recordaba en los estantes. Al agradecer las donaciones que se han ido recibiendo en el nombre de Falla.

En las culturas tradicionales ella ocuparía un lugar sagrado por contribuir a perpetuar la memoria familiar, que por sus múltiples relaciones, ha acabado por convertirse en memoria colectiva. 

La visualizamos en la colina.

Y hasta aquí subimos en una hora mágica. La del Ángelus.

Y aquí, desde la paz que confiere el trabajo familiar bien hecho, evocamos la figura de Manuel de Falla, segura, segurísima que a él le gustaría que la historia le recordara tanto por ser un buen músico  como por ser un buen cristiano. 

Elena evocando la figura de Falla ::A. ARENAS

Pues hasta aquí, la sencillez de este relato. A partir de ahora tendremos que aumentar el ritmo de esta historia porque tenemos muchas cosas que contar. Muchas.

Empezamos por dejar claro su lugar en esta saga.

Elena García de Paredes es la tercera de los seis hijos de la familia formada por José María García de Paredes y Barreda y María Isabel de Falla López. 

Tenemos delante el árbol genealógico de ambos progenitores y llama la atención lo novelesco de ambas biografías.

Cuando sus padres se casaron en 1956, él ya era arquitecto y ella estaba a punto de asumir su responsabilidad porque al fallecer su padre, Germán, se convirtió en la única heredera de los Falla.

E Isabel tuvo un sueño.

No. No hacemos alusión al famoso I have a dream del doctor Luther King. 

Nos referimos a El sueño de Isabel uno de los números de La Atlántida, obra en la que trabajaba Manuel de Falla en el momento de su muerte y que dejó inconclusa. En un lugar de la cantata, la reina Isabel la Católica soñó que un ave le sustrae un anillo, cae en el mar y acaba convirtiéndose en un continente.

El sueño de Isabel de Falla tiene menos carga mitológica.

Isabel de Falla soñó con perpetuar la memoria del músico universal. Cortesía del Archivo Manuel de Falla

El sueño de Isabel de Falla consistió en impulsar un proyecto para conservar el legado documental, la biblioteca y la memoria del músico universal Manuel de Falla. Calificamos como trascendente que alguien entienda que la herencia que recibe no le pertenece a ella sino que es patrimonio colectivo. 

Y, calificamos como un acto inmenso de amor, que García de Paredes, arquitecto,  entendiera, visionara y levantara el receptáculo para ese legado, el envoltorio para que este sueño fuera real… un centro musical en el que se instalara definitivamente el archivo y la biblioteca de Falla, que también contara con aulario para clases, y con una sala de conciertos concebida como un instrumento musical y que tuviera un acústica excepcional -trabajó mano a mano con el especialista alemán Lothar Cremer -. De verdad que está familia tiene el don de provocar la emoción. Emocionante es la lectura del capítulo de la tesis de Ángela García de Paredes, La arquitectura de José M. García de Paredes. Ideario de una obra, dedicado al Auditorio Manuel de Falla en cuatro tiempos. Construir con ideas-

Afortunadamente algunos políticos granadinos de varias generaciones, no habían perdido la capacidad de soñar y soñaron con Isabel y con José María. Gestionaron como apuesta de futuro.

Soñaron con un auditorio para la ciudad, el primero de una serie de los construidos en España a finales del siglo XX, aún antes de contar con una orquesta.  Se adquirieron el Carmen de la Antequeruela, donde quedó instalado como Casa-Museo, tal y como lo dejara Maese Pedro en 1939 antes de partir a Argentina – gracias a la memoria de Hermenegildo Lanz-, y los Cármenes de Matamoros, Santa Rita y Gran Capitán para formar parte del proyecto Manuel de Falla en el entorno de la Alhambra.

El sueño de Isabel tuvo y tiene nombre de proyecto, porque tuvo y tiene intención de ser crecedero. Lo espacial, los fondos, la transferencia a la ciudadanía.

Estábamos tratando de hablar de Elena pero nos ha resultado imposible desliarla de su entramado. Ella forma parte de este ideario familiar.

En el momento de ser presentada a la Reina Sofía. Cortesía del Archivo Manuel de Falla

En un momento dado «la Jefa» – es así como se refieren a ella en privado- la eligió como garante de este proyecto, a sabiendas que era una carga pesada la que le imponía.

Con el paso del tiempo, podría parecer que Elena adoptó como suyas las palabras de Falla para la revista Excèlsior –refiriéndose a la creación musical- … algunas veces con un trabajo enorme, con sufrimiento, y luego ocultar el esfuerzo, como si fuese una improvisación muy equilibrada con los medios más simples y seguros… y después de tres décadas al frente del Proyecto… cree terminado su ciclo.

Falla en el Falla. Programación de la OCG. Temporada 2023-2024

En Granada, el Universo Falla sigue creciendo.

El auditorio consiguió una orquesta permanente y nos ha educado musicalmente, coherente con la idea de Manuel de Falla de la utilidad social de la música.

Los miles de depósitos que se conservan en la biblioteca se adaptan a la investigación actual.

El tesoro epistolar de Falla forma parte de un nuevo proyecto nacional, el de Autoridades, que pretende reconocer y reconstruir la cultura de la primera mitad del siglo xx.

Nuestros hijos pueden estudiar Ciencias Musicales en la UGR que cuenta con una cátedra Manuel de Falla.

En la ciudad con más coralistas por centímetro cuadrado del país, un coro lleva su nombre.

Cantantes, músicos, compositores… crecen en los conservatorios y se especializan en los cursos anuales Manuel de Falla.

El último director del Archivo Manuel de Falla, Paolo Pinamonti acaba de ser nombrado director del Festival de Música y Danza de Granada.

Un grupo de alumnos de Primaria pasea, respetuoso, por entre los bambúes y el rumor del agua.

Para eso deberían servir todas las herencias

El proyecto sigue crecedero, Elena.

Gracias a la generosa idea de compartir la herencia con los granadinos.

 

 

 

Más artículos de

Carmen Gómez Letrán

Profesora de Geografía e Historia

IES Padre Suárez

 

Compartir:

Carmen Gómez Letrán

Profesora de Geografía e Historia del IES Padre Suárez