Las apuestas: calidad e igualdad de oportunidades

Teresa Jiménez, Consejera de Educación de la Junta de Andalucía y máxima responsable de las enseñanzas no universitarias en esta comunidad autónoma es, según quienes la conocen hoy y quienes han trabajado con ella en etapas anteriores, una persona cercana, accesible, buena comunicadora y alguien con la capacidad natural de saber ‘ver’ a quienes la rodean.

Es frecuente verla dirigirse a algún conocido aún en las complejas situaciones que suelen rodear los multitudinarios actos públicos que ella preside.

Quizás esta capacidad de reconocimiento del otro y de empatía es la que hace a esta experta filóloga valorar los más insignificantes gestos de sus colaboradores, identificar las necesidades de quienes se dirigen a ella y propiciar así que las estrategias de mejora y progreso de esta Consejería de Educación sean las que la población y sus nuevas necesidades están demandando.

Nacida en Lanjarón (Granada) en 1964, Teresa Jiménez es Licenciada en Filología Hispánica y Románica por la Universidad de Granada, ciudad en la que ha permanecido los últimos años ocupando el cargo de delegada de Gobierno de la Junta de Andalucía.

Anteriormente había sido directora del Instituto Andaluz de la Mujer desde el año 2000 al 2004.

Unida profundamente a esta tierra, ha asumido siempre los retos y responsabilidades que le han sido encomendados con un talante de profunda serenidad que, no obstante, nunca le han impedido aproximarse a ellos de una manera progresista y dinámica.

Tras ejercer como profesora de Educación Secundaria desde 1989, fue delegada provincial de Educación y Ciencia en Granada y concejala del Ayuntamiento de su Lanjarón natal, corporación en la que fue primera teniente de alcalde, portavoz del grupo municipal y en la que estuvo al frente de las áreas de Educación, Cultura, Turismo, Urbanismo y Hacienda.

Como sucediera en la VI Legislatura, Teresa Jiménez es parlamentaria por Granada, ciudad con la que mantiene un estrecho vínculo y a la que regresa cuando las responsabilidades de su cargo se lo permiten.

En una de sus primeras comparecencias ante la Comisión de Educación, afirmó que su nueva andadura se inicia con la certeza de que en los últimos años se ha realizado un importante esfuerzo de generalización y vertebración del sistema educativo, cuyo principal logro ha sido, sin duda, la ampliación del período de escolarización, que se extiende ya a la totalidad de la población entre los 3 y los 16 años.

Compromiso

«A esto hemos de añadir –dijo– nuestro propósito de alcanzar la universalización de la Educación Infantil de 0 a 3 años, tanto para favorecer su desarrollo socioeducativo como para facilitar la conciliación entre la vida familiar y laboral de los padres y las madres».

En relación a los nuevos saberes de la Educación (idiomas y nuevas tecnologías), Jiménez apunta: «Es nuestro propósito que al término de la actual legislatura haya 1.200 centros bilingües, lo que supone la mitad de la red pública susceptible de serlo». Además manifestó las intenciones de facilitar que el alumnado de segundo ciclo de Educación Infantil (3-6 años) se inicie en una lengua extranjera. «Asimismo, se incorporará un idioma extranjero en el primer ciclo de Primaria y se facilitará la implantación de una segunda lengua en el tercer ciclo de esta etapa.

Para lograr este cometido, la Consejera comenta que continuarán con la Formación Permanente del profesorado en el aprendizaje de idiomas para su aplicación a la docencia. «También se seguirá con el programa de estancias en países de la Unión Europea, para el alumnado que cursa Bachillerato o Formación Profesional, con el objetivo de facilitar el perfeccionamiento de su conocimiento del idioma», apostilla.

Otro objetivo es la generalización de los centros TIC. «Queremos que todos los centros sean TIC para el 2012. Si tenemos en cuenta que este programa comenzó en el curso 2003/2004 con 100 centros, creo que el esfuerzo realizado ha sido extraordinario».

Sin duda una declaración de intenciones que no persigue otra cosa sino la garantía de la calidad del sistema educativo y la igualdad de oportunidades para todos aquellos que forman parte de la comunidad educativa.

Una comunidad a la que hoy se une Ana Gómez Tapias, que ha sido nombrada Delegada de Educación de Granada. Con este nombramiento se pone al frente de la delegación una profesional de la docencia que conoce a la perfección el sistema educativo cuyos esfuerzos, aunados a los de la Consejería, lucharán por una Educación mejor, por una Educación para todos.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *