Andalucía sigue a la cola del informe Pisa y empeora en Ciencias y Matemáticas

 

Andalucía se aleja de la tendencia nacional y en el último informe Pisa, presentado el martes, empeora en los resultados de Ciencia y Matemáticas. De hecho, cae al último lugar de las 17 autonomías en Ciencia y al penúltimo en comprensión lectora y Matemáticas. Unos datos que han sorprendido a la Consejería de Educación, puesto que rompen una tendencia de mejora en estos indicadores de calidad educativa. El informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, Pisa por sus siglas en inglés, se basa en el análisis del rendimiento de estudiantes de 15 años a partir de unos exámenes que se realizan cada tres años. Los de este informe se realizaron a lo largo de 2015 a 37.000 alumnos españoles, de todas las comunidades autónomas. En Andalucía se realizaron los exámenes en 54 centros públicos y privados.

La nota media de todos los alumnos participantes equivale a 500 puntos. Han participado los 35 estados que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) así como otros invitados, hasta un total de 72 países y 540.000 alumnos.

Importante retroceso

Los resultados para Andalucía son desalentadores, por cuanto suponen un gran retroceso respeto a los de 2012, que representaron un notable avance en comparación a los de 2009. Así, en Ciencia se logró reducir la diferencia respecto a la media de España de 26 a 10 puntos. Ahora aumenta a 20 (473 en Andalucía y 493 en España).

También mejoró en 2012 la comprensión lectora, de manera que la diferencia con España se redujo de 20 a 11 puntos, que aumenta de nuevo a 17 puntos: 479 frente a una media de 496. Por lo que respecta a Matemáticas, también la evolución es negativa y aumenta la brecha que se consiguió reducir en anteriores informes: los estudiantes andaluces logran 466 puntos, frente a la media española de 486, es decir, 20 puntos de diferencia, ocho más que hace tres años.

Educación, «sorprendida» por unos datos que rompen la tendencia y que achacan al bajo perfil socio económico de los centros elegidos para la prueba.

La Junta intenta explicar estos malos resultados en los cambios metodológicos en la realización de la prueba, y en que «pueden reflejar los efectos nocivos de la LOMCE». Y, sobre todo, en lo que considera «bajo índice socio económico» de los 54 centros andaluces seleccionados, el menor de todos los que han participado en el informe, aseguran.

En este sentido, la Junta insta a toda la comunidad educativa a «trabajar juntos» para revertir esta situación y confía en que el desarrollo del Plan de Éxito Educativo, recientemente aprobado, será una estrategia adecuada para cambiar estos indicadores. La Consejería de Educación considera la evaluación como un instrumento de mejora, por lo que «toma nota» de los resultados, que «se analizarán detenidamente» para «aplicar las oportunas medidas correctoras».

España ha mejorado en algunos de los indicadores, como Matemáticas, con un avance de dos puntos y, sobre todo, en comprensión lectora (de 488 a 496, superando en tres puntos la media de la OCDE). La bajada de la OCDE en Ciencia supone que España se acerca a la media de estos países, 493. La clasificación en las tres competencias analizadas está encabezada por Singapur.

Sindicatos cuestionan los datos porque la muestra es «pequeña y poco objetiva»

Los sindicatos de enseñanza Comisiones Obreras y ANPE valoraron ayer los resultados del informe Pisa y pusieron de manifiesto algunas de sus incoherencias, al tratarse de una muestra «pequeña» y por tanto «poco objetiva». Para José Blanco, de Comisiones Obreras, el informe es muy cuestionable porque no analiza los sistemas educativos y la cohesión social de su población y sólo evalúa algunos aspectos vinculados al capital cultural del entorno del alumnado. «No tiene en cuenta la asunción de valores ni el desarrollo del espíritu crítico en niveles obligatorios y extralimita sus efectos en las políticas de los gobiernos», señaló.

Desde ANPE su presidente nacional, Nicolás Fernández, incidía en que la desigualdad territorial de los datos muestra el error que supone «magnificar los informes Pisa», puesto que se trata de una prueba «basada en una muestra exigua de la población escolar y debe interpretarse como lo que es: un diagnóstico para establecer propuestas de mejora», y recuerda que los países mejor situados «dedican una atención prioritaria a la educación en sus presupuestos y establecen medidas para dignificar la labor docente». Algo en lo que coincide José Blanco: «Es necesario saber utilizar estos datos, junto con muchos otros, para ser usados en la reflexión y en las propuestas de mejora de la educación pública y del sistema educativo, en un proceso democrático y en continua mejora».

Francisco Gutiérrez
fgutierrez@diariosur.es

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *