Enrique Morón regresa al teatro con ‘Monólogos para una triple soledad’

Si en mayo del año pasado, el poeta Enrique Morón (Cádiar, 1942) presentaba su exquisito poemario ‘Aires populares y flamencos’, ahora vuelve a la actualidad literaria con un género en el que también muestra su gran dominio, el teatral, con el libro ‘Monólogos para una triple soledad’ (Ed. Carena) que presenta esta tarde en el Centro Artístico de Granada donde estará acompañado por el escritor y miembro de la Academia de las Buenas Letras, Miguel Arnas Coronado ( 20 h ‘). Una trilogía en la que la temática común es la soledad de los protagonistas, dos hombres, uno de 70 y otro de 45, y una mujer septuagenaria que la afronta desde tres perspectivas diferentes dado que estos personajes viven en espacios y tiempos diferentes.

«Enrique vuelve al teatro, género que siempre ha acompañado su quehacer poético. No en vano la totalidad de la producción dramática del autor incluye: dos trilogías dramáticas -Trilogía del esparto (1999) y ‘Trilogía del asfalto’ (2004)’-, un monólogo ‘La mecedora’ (1998) y dos obras tituladas ‘La senda de los eucaliptos’ y ‘Las piedras del molino’ (2006), y una trilogía más, ‘Trípticos del desamparo’ (2013)», comenta al inicio de su prólogo Antonio César Móron, profesor universitario e hijo del autor, escritor asímismo de obras de teatro. Por su parte el autor manifiesta que «aunque tengo una treintena de títulos, principalmente poemarios, siempre me ha gustado el teatro. Recuerdo que desde que era pequeño a un tío mio le gustaba el teatro y yo iba ver los ensayos que él dirigía. Más tarde yo hacía lo mismo durante los veranos y dirigí obras de Lorca, de Alejandro Casona y de los hermanos Álvarez Quintero, entre otros. Hubo un grupo de jóvenes, que trabajaron en muchas en las obras,e ntre ellos mi hijo, que hizo el primer monólogo que yo escribí que duraba hora y media y en la que mi hija era la apuntadora. Era una especie de troupe familiar», comenta con humor sobre su interés inicial por el arte dramático.

Enrique Morón, en la plaza Manuel Benítez Carrrasco/ A. ARENAS

Respecto al tema central de esta trilogía reconoce que la soledad es un tema muy recurrente también en su poesía y que en estas piezas los personajes principales, Gabriel González, Cecilia Gómez o El Peregrino, están inmersos en la soledad con una problemática propia de cualquier obra de teatro. En el primero de los textos el protagonista de ‘La buhardilla’ es un hombre que ha dilapidado su fortuna y fracasado en los estudios, en el matrimonio y en su vida literaria. Fue una obra surgida de un encargo que leyó junto a Miguel Arnas en la Casa de los Tiros en la que va a sorprender su final que ningún lector-espectador desea. Por su parte, la protagonista de ‘El viaje definitivo’ -título procedente de un poema de Juan Ramón Jiménez- es una mujer sin problemas económicos que cuando ve que no puede soportar la soledad piensa en ingresar en una residencia de ancianos y mientras va haciendo la maleta se encuentra un cofre que le va a desvelar un secreto.

Por último, el protagonista de ‘El Camino de Santiago’, monólogo un poco más largo, dividido en siete jornadas es un peregrino que hace el tramo principal conocido como el Camino Francés, que se inicia en Roscenvalles. «Es otro personaje solitario, un profesor de Universidad que se pregunta el por qué lo hace, una vez y otra vez, como si fuera un Sísifo», explica Morón antes de reconocer que es el único inspirado en alguien cercano, en este caso su cuñado, Miguel Ángel Espinosa, que conoce bien el Camino de Santiago y al que ha acompañado aunque no a pie. «Me iba contando detalles, incluso cuando la tenía terminada se la dejé para que la leyese. Fue él quien me hizo concebir esta obra». En las tres obras siempre hay situaciones inesperadas pues en su opinión «en el teatro ocurre una cosa, igual que en la novela, pues se busca la sorpresa y que tenga un interés y un movimiento, para no aburrir al lector o espectador». También reconoce que la mujer está mejor preparada para afrontar la soledad.

OÍR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Ir a descargar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *