Vehículos singulares, 113: Iván Rodríguez y su Corvette C4 de 1992

Nos gusta que sean los propietarios quienes propongan los escenarios para el reportaje gráfico. Generalmente, como conocedores de la zona, suelen acertar con el espacio elegido para tomar las fotos que luego ilustrarán el reportaje. Este es el caso de Iván Rodríguez que nos llevó hasta la explanada de la ermita de la Virgen de las Nieves de Dílar, precioso espacio que recomendamos a quienes aún no lo conozcan. Una placa colocada en la fachada indica que fue erigida en 1.796 en tanto que la explanada en honor al párroco D. Eduardo Rueda Leiva, data de fechas más recientes, concretamente de agosto de 2004. Otra placa colocada sobre una roca en los jardines laterales cuenta con la leyenda: “El pueblo de Dílar en agradecimiento a las personas que han hecho realidad esta explanada”.

Y allí, mientras disfrutamos de una espléndida panorámica fuimos conociendo detalles de Iván Rodríguez y de su pasión por los deportivos americanos. «Tengo 38 años y soy de Gójar, como toda mi familia. Desde hace un año me gano la vida conduciendo coches de una empresa de seguros», responde a la primera cuestión. En cuanto a la segunda, señala que «el interés por los deportivos americanos me viene de las series de televisión» y como ejemplo añade que, sobre todo, le gustaba ‘El Equipo A’, serie en la que Fénix, interpretado por Dirk Benedict, «llevaba precisamente un Corvette de esta generación. Siempre me han gustado estos coches, sobre todo por sus faros escamoteables, que se levantan y ocultan», afirma del deportivo americano por excelencia, equivalente al Ferrari en Italia. Su interés le ha hecho integrarse en el Club de Coches Americanos del Sur, de ámbito andaluz desde el que fomentan este tipo de vehículos, tanto clásicos como nuevos, con sede en Sevilla, que en la actualidad cuentan con medio centenar de miembros, de los que tan solo dos son granadinos, Iván, nuestro protagonista, y Pedro que posee un Mustang del 2006.

Faros escamoteables del Chevrolet Corvette C4 de 1992 con motor LT 1. Arriba: Iván Rodríguez con su deportivo en la explanada de la ermita de la Virgen de las Nieves (Dílar)  FOTOS: ANTONIO ARENAS

Respecto a su Chevrolet Corvette nos que cuenta que llegó a sus manos hace aproximadamente un año y, antes tuvo otro, un Ford Probe GT, primera generación que cambió por el Corvette. De su etapa anterior sabe que fue importado de California vía Bruselas, donde lo tuvo un propietario, del que conserva toda la documentación, el libro de mantenimiento, el teléfono de contacto y dirección del dueño que lo tuvo siete años, de él pasó a otro propietario en Córdoba y de ahí a Granada merced al trueque indicado. De su aspecto elegante y atractivo destaca el diámetro y tamaño de las ruedas, los faros escamoteables, el salpicadero en el que se integra una serie de extras al ser de alta gama como, por ejemplo, el climatizador, «otra cosa increíble para el año 92 es que te da la presión de los neumáticos», la caja de cambios automáticas, turbohidramatic, con la típica neutro, marcha atrás, P de parking y la D de overdrive que sería como una sexta para bajar el consumo en autovía. También llama la atención de este coche biplaza sus asientos de cuero negro. Según indica en su momento su precio rondaba los 60.000 dólares, en torno a los diez millones de pesetas.

El Corvette con la conducción más deportiva

Salpicadero del Chevrolet Corvette C4 / FOTO: A. ARENAS

El gojareño nos explica que «todos los Corvettes, desde el primero que se hizo en el año 54 hasta el último de 2017, están hechos con fibra de vidrio, característica esencial de esta marca. También que es el que tiene la conducción más deportiva siendo la suspensión de ballestas y amortiguadores tanto delante como atrás». En cuanto al motor señala que ha ido cambiando de motorización, hasta llegar a la evolución máxima que es el motor LT1, de 5.7 centímetros cúbicos, equivalente a las 3,50 pulgadas en EE.UU, con 300 caballos de fuerza (224 kW), con los que puede alcanzar sin dificultad los 250-260 km por hora. «Yo lo máximo que lo he puesto ha sido a 200 km/h, y fuera de carretera pues hay que cumplir la normativa vigente», afirma al tiempo que reconoce que en Granada hay Corvettes más antiguos, generación C 3, y más modernos «pero de esta en particular que sepa no conozco ninguno». Antes de despedirnos nos cuenta que suele participar en salidas, especialmente con su Club y también en concentraciones de clásicos porque precisamente esta semana ha cumplido los 25 años. Este deportivo muscle car ha sido producido por la división Chevrolet de General Motors desde el 1983 hasta el 1996.

Próxima entrega: María José Molina del Pozo y su Mercedes 170 V Cabriolet B de 1935

VER VÍDEO DE CANAL TAMAYO:

 

Para ver más VEHÍCULOS SINGULARES pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *