Juan Hurtado presenta en el Ayuntamiento de Granada su libro ‘Hurtan. Una Historia de sueño y pasión’

Tras su exitosa presentación en Abla (Almería), pueblo natal de Juan Hurtado González (1943), el impulsor y fabricante de los conocidos coches Hurtan, hará otro tanto el viernes, 8 de noviembre (19 horas), en el salón de plenos del Ayuntamiento de Granada. En este acto incluido en el programa de la Ruta Reale, 2019, se espera esté acompañado por el teniente alcalde, José Antonio Huertas  y Paco Cuenca, el anterior alcalde,  además de su prologuista el psicólogo, David Padilla.

El autor, flanqueado por su amigo Ángel García Tamayo y Antonio Mena Luque, que no quisieron perderse la presentación en Abla ::A. ARENAS

Al cogerlo con las manos lo primero que llama la atención de este libro es su peso -más de un kilo- y luego sus 358 páginas, bellamente ilustrado a todo color en el que Juan Hurtado explica su trayectoria desde sus humildes orígenes y que ha materializando gracias a la colaboración del periodista ,Atanasio Domínguez Cantero. Publicado por Torres Editores, el libro ‘Hurtan, una historia de sueño y pasión’ cuenta la historia de este fabricante de coches por encargo y las distintas ‘máquinas’ que han salido de su fábrica desde el modestísimo Hurtan 70 hasta los sofisticados Hurtan Grand Albaycín o Hurtan Author.

Es evidente que Juan ha disfrutado rememorando su historia al tiempo que agradece a todos sus aportaciones, empezando por sus padres, su mujer e hijos y terminando por los patrocinadores del libro, también a los autores de los cuatro prólogos: el editor Enrique Hernández Luike; David Padilla, profesor de Psicología en la Universidad de Almería y amigo de la infancia; Francisco Aparicio, catedrático emérito de la Universidad Politécnica de Madrid y presidente de ASEPA (Asociación Española de Profesionales de Automoción) y Patricio Lupiáñez, presidente de CETEMET, Centro Tecnológico, Metalmecánico y del Transporte). Según cuenta Juan Hurtado la cifra de Hurtan repartidos por medio mundo ronda los 2.000. «Hay Hurtan en Rusia, Italia, Alemania,… Siempre se han fabricado por encargo», explica el hijo de Maximino, el calderero de Abla, que convertía los bidones de alquitrán en cántaras para el aceite y cuyo espíritu emprendedor le llevó a fundar en Fiñana la primera fábrica de hielo de Almería y a montar el primer bar con grifo de cerveza.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *