Pedro López Ávila: «Lo antiguo y lo moderno»

 

lo-antiguo-y-lo-moderno

Antes, la clase media baja estudiábamos de forma un poco mísera. La sala de estar era, en muchas ocasiones, el único lugar de cobijo donde guarecerse del frío mientras realizábamos los deberes o tareas, encomendadas por cada profesor de las distintas disciplinas impartidas. Estas obligaciones que se nos imponían con férrea autoridad para el día siguiente, después de muchas horas de clases lectivas (incluidas las tardes) debían realizarse en casa desde que caía la tarde hasta bien entrada la noche. En caso contrario, es decir, de no cumplir con las directrices ordenadas por el profesor, recuerdo que algunos profesores de colmillos retorcidos y miradas de jabalíes, nos echaban unos rapapolvos que era mejor ponerse enfermo que la asistencia a las clases, no fuera que se engallaran con uno hasta hacernos sentir seres desdichados, independientemente, del humillante cero que nos imponían en la calificación del día y que ya significaba de por sí todo un dolor.

Leer más

Pedro López Ávila: «Defendamos nuestras libertades»

 atentado-de-niza

Nunca entenderé cualquier forma de interpretar el mundo bajo la constreñida mirada del fanatismo, fundamentalmente, porque de entrada significa renunciar a otras formas de sentir la vida o de razonamientos que pudieran tener los demás. Sin embargo, las actitudes fanáticas ligadas a revoluciones políticas o religiosas o político-religiosas, me parecen absurdas y muy dañinas para el hombre tal y como se ha demostrado en distintos periodos históricos. Sobre todo, porque al estar aquellas llenas de contenido social, no se trataría de luchar para defender unas ideas o unas creencias, sino que siempre habrá que luchar contra algo o contra alguien que tenga otras diferentes, a las que hay que aniquilar, sin más base argumental que el de dominio sobre las masas y la expansión económica de los grupos de poder.

Leer más

Francisco Trigueros: «El alma al descubierto. A propósito del recuerdo y el olvido, de Pedro López Ávila»

pedro-lopez-presentacion-0b

Podríamos decir que Cervantes no nació poeta aunque, por otra parte, no dejó de intentarlo con desmedido énfasis a lo largo de toda su vida. Cultivó la poesía con absoluta dedicación, «desde la natural inclinación de su temprana mocedad hasta la constancia conmovedora de su vejez», como diría Gerardo Diego. Cervantes insistió hasta la saciedad en hacerse poeta, «que es enfermedad incurable y pegadiza», según sentenció la sobrina de don Quijote de la Mancha. ¿Es el afán de Pedro López de querer cambiar las cosas una enfermedad incurable? ¿Y pegadiza?… Espero, por mi bien y por el de los aquí presentes, que no…

Leer más

Pedro López Ávila presenta en los Condes de Gabia su cuarto poemario, ‘A propósito del recuerdo y el olvido’

pedro-lopez-avila-1-y-editora

La charla con Pedro es amena y llena de citas literarias. Al hilo de su conversación lo mismo acuden citas de poetas y filósofos de todos los lares pues estamos ante un poeta filósofo o un filósofo que necesita expresar en verso sus sueños, deseos y anhelos. Prueba de ello es su cuarto poemario, surgido de entre más de 350 poemas que ha sido posible gracias a Editorial Dauro que ha publicado ‘A propósito del recuerdo y el olvido’ y que se presentará el jueves, 23 de junio, en el Palacio Condes de Gabia donde le acompañarán el pintor, escritor y psicólogo clínico, Francisco Trigueros y la responsable editorial, Pilar Sánchez (20 h). Un poemario que surge como prolongación a sus tres anteriores -Amanecer en la palabra (2008), Juego peligroso (2009) y El azar de los días (2011)-, «en el que sigue ahondando en la reflexión desde la intimidad más severa sobre el amor, el desamor, el paso del tiempo, la naturaleza o la muerte».

Leer más