Pedro López Ávila: «Lo antiguo y lo moderno»

 

lo-antiguo-y-lo-moderno

Antes, la clase media baja estudiábamos de forma un poco mísera. La sala de estar era, en muchas ocasiones, el único lugar de cobijo donde guarecerse del frío mientras realizábamos los deberes o tareas, encomendadas por cada profesor de las distintas disciplinas impartidas. Estas obligaciones que se nos imponían con férrea autoridad para el día siguiente, después de muchas horas de clases lectivas (incluidas las tardes) debían realizarse en casa desde que caía la tarde hasta bien entrada la noche. En caso contrario, es decir, de no cumplir con las directrices ordenadas por el profesor, recuerdo que algunos profesores de colmillos retorcidos y miradas de jabalíes, nos echaban unos rapapolvos que era mejor ponerse enfermo que la asistencia a las clases, no fuera que se engallaran con uno hasta hacernos sentir seres desdichados, independientemente, del humillante cero que nos imponían en la calificación del día y que ya significaba de por sí todo un dolor.

Leer más

Pedro López Ávila: «Defendamos nuestras libertades»

 atentado-de-niza

Nunca entenderé cualquier forma de interpretar el mundo bajo la constreñida mirada del fanatismo, fundamentalmente, porque de entrada significa renunciar a otras formas de sentir la vida o de razonamientos que pudieran tener los demás. Sin embargo, las actitudes fanáticas ligadas a revoluciones políticas o religiosas o político-religiosas, me parecen absurdas y muy dañinas para el hombre tal y como se ha demostrado en distintos periodos históricos. Sobre todo, porque al estar aquellas llenas de contenido social, no se trataría de luchar para defender unas ideas o unas creencias, sino que siempre habrá que luchar contra algo o contra alguien que tenga otras diferentes, a las que hay que aniquilar, sin más base argumental que el de dominio sobre las masas y la expansión económica de los grupos de poder.

Leer más