Julio Grosso Mesa: «Ojos que vuelan»

 Cristina García Rodero/ ABC

Lo único bueno de guardar papeles viejos es que uno puede volver a ellos en un momento dado y recuperar fragmentos de vida que ya tenía prácticamente olvidados. Algo parecido le ocurre a algunos programas de televisión. Poca gente repara en ellos en el momento de su estreno. En el enorme esfuerzo que supone coordinar un equipo de producción, rodar noche y día y pasar largas jornadas de encierro en una pequeña sala de montaje.

Leer más