José Luis Abraham López: «Cómics sobre ciencia y científicos: cuadernos de lectura y de trabajo»

Los autores intentan subrayar la natural devoción ante algo que nos llama poderosamente desde la más tierna infancia.

Entre los muchos formatos que actualmente tienen como objetivo la divulgación científica (infografías, podcast, la ilustración, vídeos en YouTube, videojuegos…), el cómic es uno de los más prestigiados, desde luego gracias al trabajo artístico y educativo de firmas como las de Santi Selvi y José Pérez Zarzoso, quienes nos presentan una interesante serie de biografías de matemáticos ilustres: la de Carl Friedrich Gauss, Arquímedes y Emmy Noether. Bajo el sello de Bang Ediciones, reseñamos tres álbumes que mantienen el mismo formato y que promete tener continuidad.

Arriba: Santi Salvi. Aquí: José Pérez Zarzoso (Zeta)

No es el primer proyecto que Santi Selvi y José Pérez Zarzoso (Zeta) comparten. Su buena sintonía en el trabajo en equipo arranca en 2012 con la edición del álbum colectivo Valentia, en Norma Editorial, así como los acabados finales de ¿Y ahora qué?

Las credenciales de Santi Selvi son la de guionista, divulgador científico y profesor de matemáticas. Como autor tiene en su haber novelas gráficas como ¿Y ahora qué? Uno de sus retos como guionista es el de indagar en las posibilidades expresivas del lenguaje. También ha firmado trabajos como Álgebra (2017), Nowkids (2019) y con Nou editorial ha publicado El Universo. La ley de expansión de Hubble (2020).

El proyecto de esta colección Mamut Listo que presentamos surgió de una idea compartida en una Expocomic precisamente con Zarzo. De ser diseñada como único álbum sobre el matemático Gauss, una vez vistas las muchas posibilidades didácticas que ofrecía el proyecto, se fue ampliando a otras biografías ilustres comenzando así una colección que tiene como premisa fundamental el acercar las matemáticas a un público más infantil y juvenil de una manera lúdica.

Hasta la fecha, en la colección Listo Mamut sobre ciencia y científicos, han aparecido tres cuadernos de cuyo guion se ha encargado Santi Selvi, y Zarzo de las ilustraciones. El primero vio la luz en marzo de 2018. Su título, Gauss, el príncipe de los matemáticos.

Portada de Gauss, el príncipe de los matemáticos, en Bang Ediciones.

En el prólogo, Francisco Marcellán, Presidente de la Real Sociedad Matemática Española (RSME), destaca tres ideas en el perfil científico del protagonista: el compartir conocimientos con la comunidad científica, la entrega a un trabajo disciplinado desde la base de los trabajos anteriores, y ese constante espíritu indagador para abrir nuevas sendas en el mundo, en este caso, matemático.

El personaje se presenta en su ciudad natal alemana, sus orígenes en una familia honesta y su vocación temprana por las matemáticas que pronto aplicó a su mundo cotidiano y en sus clases de la infancia, demostrando a sus primeros maestros y a sus compañeros de pupitre que su habilidad con los números era especial, ante la perplejidad de estos. Pronto se dio a conocer su talento con los números, hasta que el duque de Brunswick se interesó por la evolución del joven cubriendo los gastos de sus estudios. Su sabiduría le condujo con diecisiete años a descubrir que un polígono se puede dibujar con regla y compás.

A lo largo y ancho de las ciento quince viñetas, se reseñan descubrimientos en geometría, matemáticas, astronomía siendo Gauss el autor de teorías como la de congruencias o aritmética molecular. Compaginando sus clases como profesor universitario con las investigaciones descubre que el señor Leblanc que, tantas cartas efusivas le manda, resulta ser Sophie Germain. Y en este punto, los autores reivindican la figura de la mujer en el mundo de la ciencia.

Johann Carl Friedrich Gauss reconoció en las matemáticas un camino exacto de descubrir fenómenos naturales. Este volumen exalta la ayuda entre las personas, reivindica la inversión en investigación científica y pone en valor el apreciado esfuerzo y modestia que se inculca en las familias modestas. Del mismo modo, y como acicate para el alumno, los autores intentan subrayar la natural devoción ante algo que nos llama poderosamente desde la más tierna infancia, el valor de la familia y la importancia de reconocer y apostar por la habilidad que casi consideramos como impuesta y que puede, con noble dedicación, abre caminos hacia nuestra personalidad más íntima.

Uno de los grandes valores educativos de la historieta ilustrada es la contextualización que Santi Selvi desde la letra impresa como Zarzo desde la imagen, realizan sobre la figura central de Gauss.

La composición resulta extraordinaria y, sobre todo, clara, si pensamos en lectores adolescentes pues, entre otros aspectos, se distinguen distintas tipologías textuales: el narrador en primera persona, los diálogos, los pensamientos y el género epistolar en misivas que otros científicos como Farkas envían al protagonista.

Los planos son distintos en cada una de las páginas, más descriptivos que narrativos siguiendo un orden diacrónico explícito, reflejando los años más importantes en la biografía del protagonista. De ahí la ausencia de recursos cinéticos. En este sentido, se da por sentada la elipsis para omitir episodios que no son tan relevantes para el fin primordial del trabajo.

La linealidad de la historia se consigue también gracias a la relación de una página con la siguiente. La carga semántica de la trama recae por igual en el componente icónico como en el texto, más expresiva en la primera gracias a la fuerza visual de lo icónico.

Tanto Santi Selvi como Zarzo demuestran una habilidad extraordinaria al ajustar la historia con el menor número posible de palabras como de imágenes para no sobrecargar su comprensión, pensando en todo momento en el destinatario fundamental del cuaderno. En el texto, Santi Selvi sigue este mismo criterio tanto si la voz es la narradora principal del protagonista como si es en estilo directo. De hecho, ningún bocadillo sobrepasa las cuarenta palabras.

Para hacer más real y cercano a los jóvenes lectores, Zarzo ha optado por dibujos naturalistas. Algunos de ellos recogen efigies de científicos como Arquímedes, Lagrange, Newton, Leonard Euler, Piazzi, Sophie Germain Euclides, casi todos con un color más claro dándole ese sentido atemporal que merecen.

Solo al final del cómic la voz narradora se torna en tercera persona, justo cuando se extraen reflexiones sobre el esfuerzo y la dedicación. Como rúbrica al trabajo, encontramos una serie de juegos matemáticos que remiten a la historieta, así como el apartado “¿Sabías que…? aunando curiosidades y conocimientos. De esta manera, los autores apuestan por un lector más activo que interactúe con la historia narrada.

La combinación de tamaño de las viñetas juega con la importancia del pasaje a destacar así como con el ritmo de lectura, no fatigando al lector en extensas series de dimensiones idénticas. Curiosamente, los planos son los mismos a lo largo del trabajo, la mayoría de interiores.

A los componentes de enseñar y entretener, añadiríamos otro como es el de emocionar-empatizar con los protagonistas al representarlos de manera simpática y entrañable, como sucede en el siguiente título: Arquímedes, el mejor matemático de la Antigüedad, publicado en octubre de 2018, con prólogo de Rafael Crespo, profesor de la Facultad de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Valencia.

Portada de Arquímedes, el mejor matemático de la Antigüedad, en Bang Ediciones

En la biblioteca del patriarcado griego del santo sepulcro de Jerusalén, un profesor encuentra en 1906 un palimpsesto que incluye varios libros de Arquímedes. En 1998, en una subasta en New York varios magnates pujan por llevarse tan preciado tesoro. En este punto, se produce un flash back para llegar a la ciudad griega de Siracusa, en el año 277 a.C. para a partir de entonces ser Eurípides el centro de atención, desde sus estudios en Egipto, las enseñanzas recibidas de Euclides, etc.

Las ciento veinticinco viñetas, abundantes en detalles expresivos como decorativos, permiten conocer los datos biográficos fundamentales del protagonista, así como rápidos trazos de otros personajes (Euclides; el matemático, astrónomo y geógrafo Eratóstenes; los reyes de Siracusa Hierón y Epícides), sus vicisitudes y contextualizar sus circunstancias y logros. A pesar de la brevedad de la historia, estos elementos indicados son tratados con el rigor adecuado. De ahí que sintetizar de manera tan efectiva toda una vida no resulta para nada una tarea fácil.

Las vicisitudes del protagonista así como sus tratados matemáticos están complementados con mapas, efigies de eminentes científicos, figuras geométricas y edificios emblemáticos como el Museo y la Biblioteca de Alejandría que, sin duda, ayudan a contextualizar visualmente las circunstancias y época del protagonista. Tampoco falta la representación gráfica de su famosa interjección “Eureka”, así como sus famosos diseños de máquinas de guerra con las que defendió Siracusa de la invasión del ejército romano capitaneado por Marco Claudio Marcelo. Tras la muerte de Arquímedes, durante la Segunda Guerra Púnica, y ya en pleno siglo XXI, el libro se cierra con una escena playera en la que una niña haciendo círculos en la arena, da pie a que su padre le cuente la historia del gran Arquímedes.

Con un lenguaje sencillo y ameno, este cuaderno se aúna más estrechamente a la historia y a espacios distintos, como Siracusa y Alejandría en la antigüedad, y la cosmopolita Nueva York en el siglo XX. En el anexo se recogen ejercicios matemáticos, curiosidades y apreciaciones que sobre Arquímedes esgrimieron personalidades del mundo de la ciencia y las letras.

Portada de Emmy Noether: pasión por las matemáticas, en Bang Ediciones

Continuando con la serie, la tercera entrega vio la luz en octubre de 2019, dedicado esta vez a la matemática alemana Emmy Noether: pasión por las matemáticas, con unas palabras preliminares de María Blanca Mayor Serrano, Profesora del Máster “Educación y Cómic” de la Universidad de Valencia.

Desde la voz narradora en primera persona, el lector conocerá la influencia decisiva del padre de Emmy en su vocación matemática. Su talento y su constancia en el trabajo le permitieron superar múltiples barreras, en una época en que la figura de la mujer estaba postergada a la vida doméstica. Los autores no olvidan a personalidades tan prestigiosas (David Hilbert y Albert Einstein, con quien Emmy Noether colaboró en su teoría de la relatividad), así como acontecimientos históricos que nos permiten contextualizar las décadas en las que se desenvuelve la vida de la protagonista, compaginadas con instantáneas muy visuales de las simetrías físicas, las leyes de conservación, etc.

Como en los álbumes anteriores este recorrido por la fascinante vida de Emmy Noether se complementa con ejercicios que permiten trabajar de manera sencilla el triángulo de Pascal, los números triangulares, el triángulo de Sierpinski. Testimonios de ilustres personalidades del mundo de la ciencia cierra el trabajo.

Tanto individualmente como en conjunto, estos álbumes son toda una delicia que aglutinan funciones básicas de toda educación: informar, entretener y enseñar. Como vehículo de cultura y de educación, y por su formato breve, Santi Selvi y Pérez Zarzoso convierten el cómic en un cuaderno de lectura y de trabajo.

Más información:

https://www.facebook.com/santiago.selvinacher
Twitter: @santiselvi

http://zarzo.net/

https://www.facebook.com/zarzo.ilustrador

 

 

Ver anteriores artículos de

José Luis Abraham López

Profesor de Educación Secundaria y Bachillerato

 

Compartir:

Los comentarios están cerrados.