‘Nómadas’, segundo poemario de Mª Ángeles Barrionuevo, se presenta el jueves en el Ayuntamiento de Granada

El jueves, 18 de enero, es la fecha elegida por Mª Ángeles Barrionuevo Gómez para la presentación de su poemario ‘Nómadas‘, (oléibros). En el acto que tendrá lugar en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Granada, donde la poeta estará acompañada por Marina Tapia y Ana Morilla (19 horas).

María Ángeles Barrionuevo Gómez es granadina, aprendió a leer en el Colegio La Presentación, y muchos de los recuerdos de su infancia están ligados a la placeta de Naranjos de San Jerónimo y al edificio de IDEAL, con el peculiar olor a tinta, y su ronroneo nocturno de las máquinas de impresión.

Autora de relato corto, cuentos y poesía ha publicado en el periódico IDEAL numerosos relatos en el ya tradicional concurso “Relatos de Invierno”, además ha publicado con otros autores en libros de relato corto como “Dolor tan fiero”(Editorial Port-Royal 2015), “El pájaro Azul”(Editorial Artificios 2016), “La paloma”(Editorial Artificios 2017), “Amor con humor se paga”(Editorial Artificios 2017) , “Latidos del tango” (Editorial P.G. 2018), o “Escribiré tu nombre” (Ediciones P.G. 2020) que salió a la luz unos días antes de que la Pandemia arrasara el mundo, así como en el poemario “Hijas del Laurel”(2022) publicado por la Diputación de Granada y el Ayuntamiento de La Zubia. Obtuvo el Accésit del premio “Hipatia de Alejandría” con su relato corto “Silencio” que ha sido traducido al portugués y forma parte de una colección que va a ser publicada en Brasil. Ya en solitario publicó “El lenguaje de los pájaros” (2021) premio de Poesía del Ayuntamiento de Fuentevaqueros en 2019. “Nómadas” es su segundo poemario.

Ilustración de ‘Nómadas

Del mismo nos cuenta que es un mensaje en una botella, una botella pequeña en un mar inmenso. Es una poesía que busca la sencillez, y también lo que de una forma profunda nos une. Fruto de una reflexión sobre el ser humano que debe abandonar su hogar, dejando atrás lo que conoce, enfrentado al miedo, al sufrimiento y desgraciadamente a la muerte. Y en esa reflexión tenemos ventaja los países del Sur de Europa, porque nuestra historia es un cuadro multicolor, nuestro ADN, es un hermoso tapiz, nuestra cultura está destilada en alambiques que se pierden en la historia, por lo tanto debería ser casi imposible mirar al que llega desarraigado sin considerarlo hermano literalmente hablando. También es un intento de comprender, de usar la curiosidad, don valiosísimo, para acercar la mirada a otras realidades. Un intento de ser más humilde, menos engreída. Pero es sobre todo una semilla de esperanza, ojalá algún día nadie tenga que salir por necesidad de su tierra, o, lo que sería mejor, que esté dónde esté se sienta en casa. Al fin y al cabo todos somos nómadas.

Información relacionada: 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.