El joven violista motrileño, Luis Barbero, recurre al micromecenazgo para conseguir un arco de viola

«Estoy muy entusiasmado de poder presentaros mi campaña de crowdfunding -micromecenazgo- ‘Finding my bow’. Si puedes dedicarme ´5 minutos de tu tiempo, haz clic en la página https://luis-barbero-maldonado.kentaa.com/ para ver el espectacular vídeo que Rasgo Visual ha realizado para la campaña», de esta forma presenta Luis Barbero Maldonado, un joven violista nacido en 1992 en Motril su iniciativa con la que pretende conseguir un arco de viola para poder medirse con los mejores. Por el momento ha conseguido reunir 1.410 euros, gracias a una veintena de donantes, de los 10.000 que vale esta pieza cuyo elevado precio explica se debe «a la existencia de muy pocos expertos en el mundo capaces de crear arcos de primer nivel ya que se trata de un trabajo artesanal muy específico que requiere de materiales muy exclusivos como la madera de Pernambuco procedente de Brasil, que es ideal por su densidad, flexibilidad y peso».

Luis nos cuenta que la posibilidad de ir a Friburgo, donde se encuentra actualmente, le surgió en 2014 cuando decide participar en las audiciones que se realizan una vez al semestre. «Como es usual, cuando las hice había tan solo una plaza disponible para estudiar con el profesor Wolfram Christ y fuimos 27 invitados de todas las nacionalidades para realizar la audición en la que fui la persona seleccionada. La clase de mi profesor es muy exclusiva ya que solo cuenta con nueve alumnos en total pertenecientes a distintos cursos», comenta. También comenta que no está becado, ya que por parte de la Musikhochschule «no se conceden becas pues la matrícula tiene un precio simbólico de 150 euros al año. Además, el gobierno alemán da solo becas para los alemanes. La cuestión reside en que el gobierno de España no ofrece ayuda para ir a estudiar a un conservatorio en el extranjero, al contrario que otros países como Holanda, que ofrece becas a su población para estudiar la carrera en cualquier país de la Unión Europea».

En la actualidad, Luis estudia en la Hochschule fúr Musik en Friburgo (Alemania) con un arco prestado/ IMÁGENES DEL VÍDEO ‘FINDING MY BOW’ PRODUCIDO POR P. OLIVENCIA

Por ello, aclara que «me he visto en la necesidad de hacer este crowdfunding pues el coste de la vida aquí es bastante alto y lo que gano con mis conciertos (a la vez que curso mis estudios) me da para pagar el alquiler y los gastos diario, pero me es imposible ahorrar 10.000 euros para conseguir un arco de primer nivel que es el precio standard de los arcos que poseen el resto de mis compañeros con los cuales se compite luego en las audiciones para formar parte de una orquesta de primer nivel», responde cuando le interrogamos sobre las condiciones de su estancia en Alemania y la necesidad de esta herramienta fundamental para tocar la viola. En cuanto a su trayectaria musical Luis Barbero indica que comenzó a estudiar violín en el Conservatorio ‘Antonio Lorenzo’ de Motril. Estudios que continuó en el Conservatorio ‘Ángel Barrios’ de Granada y que completó en Salamanca en el Conservatorio Superior de Castilla y León con el violinista Patricio Gutiérrez.

Sería en 2014 cuando comienza a cursar los estudios superiores de viola paralelamente a los de violín con Iván Martín, viola solista de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid. Un año más tarde consigue la plaza para estudiar en la Hochschule fúr Musik de Friburgo, donde recibe clases del profesor Wolfram Christ, solista de violas durante más de 25 años de la orquesta Filarmónica de Berlín y de la orquesta del festival de Lucerna. «A mis 24 años he tenido la oportunidad de trabajar con orquestas muy importantes tanto en España como en el extranjero -Francia, Alemania…- y he tocado en los auditorios más importantes del mundo como Philharmonie de Berlín, Royal Concertgebouw de Amsterdam, Theatre Champs-Èlysees de París o Auditorio Nacional de Música de España», comenta este joven músico para quien es decisivo conseguir esos 10.000 euros que le permitan hacerse con un arco de primer nivel para su viola pues se ve en la necesidad de devolver el que actualmente tiene prestado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *