Francisco Arredondo: «Copias obra de moros y cristianos de Zújar, I: Manuscritos de 1799 y 1835)»

 

Contamos con varias copias de la obra de Moros y Cristianos de Zújar, una de ellas del siglo XVIII, manuscritas en su mayoría: la de 1799, la de 1835, la de 1901, la de 1913 y la de 1937. Hay una mecanografiada de 1904 pero sirviéndose el copista para ello de un manuscrito antiguo de 1886. Además están las impresas como la que se hizo con motivo de la coronación de la Virgen en 1926, la contenida en el libro – tesis doctoral de la profesora Muñoz Renedo, editada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas en el año 1972, la contenida en mi libro sobre “Las Fiestas y la Representación de Moros y Cristianos de Zújar” editada en el año 2007 bajo patrocinio del Ayuntamiento y costeada por el zujareño Antonio Medina Guevara. En el mismo año se editó otra preparada por Hermandad y Tercios y costeada igualmente por el citado zujareño.

La copia manuscrita de 1799, la más antigua hasta ahora, está en un estado de conservación muy aceptable, sólo le falta una hoja al principio que contenía el nombre de la obra Cautiverio y Rescate de Ntra. Sra. de la Cabeza a juzgar por las letras Cau que aparecen en el trocillo de papel que se conserva de esta primera hoja. Es de lamentar la pérdida del resto, por deterioro, donde figuraría el nombre del copista y algún dato más. Las dos últimas hojas también están muy deterioradas, sólo conservan trozos con retazos de versificación correspondiente a los parlamentos de Zelín y Manardo. En la relación de personajes que intervienen en los parlamentos se mencionan dos ángeles, en razón de que cuando se mencionan por Luzbel lo dice en plural en los versos: ángeles son del Escelso, / ¿ por qué se oponen a mí?

La copia manuscrita de 1835 está muy deteriorada. Las cuatro primeras hojas sólo contienen retazos. En un trozo de la primera se puede apreciar la coincidencia al pie de la letra con lo que pone la de 1799 sobre las recomendaciones que han de observar cristianos y moros al inicio de la representación en la Plaza. Las siguientes ya con versificación contienen retazos que se pueden completar con otros textos, sin embargo desde el folio 5 en adelante sí están los textos completos aunque con los folios partidos y dislocados, faltan también, en su totalidad, las cinco últimas hojas. En la versificación se aprecia el lenguaje empleado en aquella época, igual que en la de 1799 con palabras con equis (x) en vez de jota (j) como por ejemplo: Xabalcon, Zuxar, dexad, dixe, Haya en vez de habrá, en “haya desdicha mayor”; además de una ortografía muy deficiente, pues emplea uve (v) por be (b) con mucha frecuencia hasta en el nombre de la Virgen que pone Caveza, en Reyna y Deydad con y griega, hermitaños con (h), decille por decidle, . Son frecuentes las abreviaturas q e por (que) y pª por (para), etc.

Las fechas que confirman la antigüedad de todos estos documentos se contienen en la escritura que suscriben para la entrega de la Virgen el Capitán Moro y el Capitán Cristiano en la Plaza y luego se repite en Capayón. Siempre se consigna el nombre del Capitán Moro, Albufán Mahomet, sin embargo en el lugar donde iría el del Capitán Cristiano se deja en blanco o se pone Don F. T. que son las iniciales de Fulano de Tal.

Algo curioso e interesante que sólo aparece en los manuscritos de 1799 y 1835 a continuación de la escritura para la entrega de la Virgen en la primera parte o Cautiverio  cuando hace el juramento el Capitán Moro, es una serie de versos muy conceptuosos y de difícil comprensión en los que se dice:

Escribanos y demonios,
todo es una misma cosa,
el uno que ya lo fue,
mi alférez que lo es ahora.
El autor dejó de serlo
y un notario, pero sobra
con el bueno del demonio
si alguno bueno se topa.
Que por ambas líneas viene
derecho como una bola
de plomo a ser de la uña
rapante por larga y gorda.

Y más por la Santa Escuela,
no de Cristo ni su sombra,
y lleve con su buen alo
tal enredo tal tramoya.
Ningún enjambre de diablos,
Rerlín, Sergio ni Mahoma
dejó en sus libros escrita
ni se vio cosa como ellos,
pues las causas sin delito
fulminares carambola.
Dios libre a todo cristiano
y tenga misericordia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *