Fran Ortiz presenta su libro ‘Camino hacia el interior’ en el que describe sus recorridos físicos y literarios por Andalucía Oriental

fran-ortiz-3El autor granadino, profesor y creador de la editorial con la que publica sus libros, nos cuenta que lleva publicando tres o cuatro años y que éste sería su cuarto libro. «Es verdad que hago lo que se llama la autoedición, maquetando y publicando yo mismo mis libros» indica al tiempo que se muestra ilusionado con este proyecto que espera sea del interés de lectores de los lugares por donde transcurren los itinerarios recomendados, muchos de los cuales discurren por las provincias vecinas pues «en realidad hay senderos de Málaga o Jaén que pillan más cerca que otros de Granada». Libro que inició cuando tenía 18 años de una manera sencilla, pues desde siempre le ha gustado salir al campo con sus amigos, sin ninguna pretensión más. «Nos los pasábamos muy bien por lo que continuamos buscando nuevos senderos y picos. Ahora tengo 31 años y cuando miro hacia atrás, la verdad es que no me esperaba lo que me he encontrado», añade.

fran-ortiz-2  

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

 

 

Acerca de la fotografía de la portada en la que se le ve de espaldas disfrutando de la inmensidad del horizonte nos explica que está tomada en los Campos de Hernán Perea, en la Sierra de Segura, y que un autor de allí lo denomina ‘el último edén’, aunque no sabe si se refiere a Andalucía o al mundo, pero lo cierto es que en todo lo que divisa la vista no se ve población alguna. «La elegí como portada porque el libro busca estos últimos reductos donde se puede mirar al horizonte y sentir que el tiempo se ha detenido, donde nos podemos sentar y relajarnos, darnos un respiro en la vida,…», aclara antes de añadir que el libro es, sobre todo, un camino hacia el interior de la persona, para lo que utiliza muchas citas de pintores, escritores, viajeros, -habla de hasta 400 citas- y músicos contemporáneos en los que ha sustituido las comillas por corcheas, a partir de las cuales ello encontraron un hálito de vida en los distintos parajes.

Publicación influenciada por las lecturas de libros de viajes, especialmente de los románticos ingleses y franceses, pero también de los autores granadinos contemporáneos como su dos prologuistas y acompañantes en la mesa, Andrés Cárdenas y Manuel Titos que reconoce «me han impulsado a conocer muchos parajes y valorarlos». Por su parte, Cárdenas le da las gracias por haberle dado a conocer paisajes que no conoció en su juventud pese a la recomendación paterna. En cuanto a Manuel Titos explica que se conocieron en el verano de 2014, pero al que había leido desde pequeño y con el que ha tenido la oportunidad de compartir una excursión conmemorativa a Sierra Nevada, con los mismos medios y penurias de aquellos primeros senderistas y también por los infiernos de Loja que realizaron como en los tiempos de W. Irving. Y puesto que una imagen vale más que mil palabras en este caso el libro de 370 páginas incluye cerca de 300 fotografías a color que posiblemente será una de las cosas que más valoren los lectores. Imágenes en su mayoría realizadas por el autor y otras por los amigos que le acompañaban en las salidas, tomadas a veces con móviles y otras con cámaras profesionales.

Entre las curiosidades del libro, aparte de la dedicatoria a su madre con foto siendo un niño, está el índice geográfico en el que se ven todos los lugares que aparecen en el libro al que sigue el tradicional índice por capítulos dedicados a Sierra Nevada, y a las sierras Tejeda y Almijara, Cazorla y Segura, Castril, Huétor, Cabo de Gata, Huma, Sierra de las Nieves, Poniente granadino, y Altiplano, al que se ha añadido un último capítulo que es la miscelánea con otros senderos que no pertenecen a estas sierras como por ejemplo la Vega de Granada que tiene senderos muy interesantes.

Expedición-conmemorativa-Sierra-Nevada-1814-2014---Foto-de-Luis-Manrique

Muchos lugares a los que indica le gustaría volver especialmente al bosque encantado de la dehesa del Camarate de Sierra Nevada o al sendero del río Borosa «por la variedad de paisajes pues tiene cuevas, cascadas, lagunas.. lo bien cuidado que está y por la variedad faunística». En cualquier caso como recoge en su ‘Objetivo’ está que los lectores puedan sentirse caminando «mientras cruza su mirada con quienes allí estuvimos, en asombro y sin agotamiento alguno -pues camina hacia su interior- por los pasajes que ve fotografiados mientras tiene una extraña sensación -no sabe si onírica o real- de estar sus pulmones llenándose con el inmaculado olor a lavanda». Para facilitar esa tarea ha diseñado el libro con pequeño formato pues seguro que son muchos los que deseen llevarse el libro en un bolsillo tal y como él ha hecho con los que cita para leerlo en los lugares citados. Libro que no sigue un orden cronológico en cuanto a la realización de las salidas y que, además, «permite una lectura novelada sin ser novela, yendo desde el principio hasta el final».

fran-ortiz-4-invitacion

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *