José Quesada Moreno: «Los concursos literarios hacen un bien a la sociedad»

 

El escritor sevillano José Quesada Moreno ha sido el ganador del premio de poesía del 57º Certamen Literario ‘Ciudad de Alhama’. El jurado calificador de este veterano concurso convocado y organizado por la Biblioteca Municipal ha hecho público los premios de su presente edición resultando premiado José Quesada Moreno que con el seudónimo Uma Vasconcellos presentaba el poema títulado ‘La herida del Sur’ por lo que hoy jueves, 20 de junio, a las 20 horas, recogerá su diploma de honor y 500 euros, con los que está dotado este concurso. También serán premiados el alumno del CEIP Cervantes, Hugo Sánchez, ganador del premio local infantil, por su texto, ‘El año en Alhama’, dotado con diploma de honor y 50 euros en material educativo, al igual que Carmen Moya del CEIP Conde de Tendilla, ganadora en esta misma modalidad con su texto ‘El viaje de Hellen’. El jurado ha estado compuesto por el alcalde de Alhama, Jesús Ubiña; el catedrático de Historia, Andrés Cuevas; la maestra, Mª Isabel Grande; el doctor en Historia del Arte, Juan Larios; la directora escolar, Mª Carmen Quiles y la profesora Guadalupe Ortega, actuando como secretaria la bibliotecaria Mari Paz García Prados. 

Miembros del jurado del LVII Certamen Literario de Alhama :: AYTO. ALHAMA

Mientras esperaba turno en el oftalmólogo nos responde amablemente a las siguientes preguntas:

– ¿Cómo conoce el Certamen de la Biblioteca Municipal de Alhama?
– Conocí la existencia del premio a través de la página premiosliterarios.com, una web donde se publican donde se publica la inmensísima mayoría de premios literarios del planeta.

– ¿Ha estado alguna vez en esta localidad?
– No he estado nunca en Alhama de Granada, pero si algo he de agradecer a esta costumbre mía de participar en certámenes y concursos es que me está permitiendo conocer muchísimos puntos de la geografía española.

“El poema ‘La herida del Sur’ me lo inspiró un mal poema que escribí hace algunos años”

– ¿Cuándo y dónde escribió ‘La herida del Sur’? ¿Qué le inspiró este poema?
– Lo escribí hace un par de meses. La primera estrofa pertenece a un soneto que quise perpetrar hace unos años y cuyos restos encontré en un archivo de Word. Me acordé de aquello que dijo Borges sobre que los sonetos no hay que proponerse escribirlos, sino dejar que a uno lo encuentre, así que lo deseché, por malo, y salvé aquello que era un primer cuarteto desafortunado y le cambié el ritmo. Una vez que tienes la idea y el ritmo, el poema casi se escribe solo. Puede decirse, entonces, que me lo inspiró un mal poema que escribí hace algunos años.

– ¿Por qué eligió como seudónimo, Uma Vasconcelos?
– La elección del seudónimo fue casual y no responde a ningún motivo. No a ninguno racional, desde luego. Es uno de los que uso, y el azar quiso que firmara este poema que se me premia en Alhama de Granada.

– ¿Qué es para usted un poema bien escrito? ¿A quiénes considera sus maestros literariamente hablando?
– Para mí un poema bien escrito es ese en el que podemos salvar al menos una idea, donde la estridencia que forman las palabras al pronunciarse no sea mayor que el silencio que provocan al dejar de sonar, pero, sobre todo, ha de ser un texto cerrado, donde el lector no deje de percibir nunca que lo que ha tenido delante de sus ojos es un ente autónomo y completo.

– ¿Quién le inculca su interés por la escritura?
– Un profesor, curiosamente de Matemáticas, que se pasaba el temario por donde sabemos, y nos escribía en la pizarra poemas de Celaya en vez de ecuaciones y raíces cuadradas. Y a otro que llegó el curso siguiente, este de Lengua y Literatura, y me aficionó a Bécquer, Cortázar, García Márquez y Poe.

“Para mí un poema bien escrito es ese en el que podemos salvar al menos una idea”

– ¿Qué opina de los concursos literarios?
– Opino que hacen un bien a la sociedad, sobre todo a los que ganamos algún concurso de vez en cuando. No, en serio… opino que este tipo de concursos, donde no entra a saco la industria editorial y donde no se pagan favores entre viejos conocidos, es una vía de escape para los que estamos desterrados del Gran Circuito Literario Patrio, porque nos procura la fama efímera en forma de reseña o nota de prensa y porque puede resultar moderadamente rentable. Porque leernos nos van a seguir leyendo los cuatro amigos de siempre. Yo antes, hace años, me consolaba pensar que jugaba en otra división y que tarde o temprano acabaría ascendiendo; hoy ya sé que a lo que yo juego está en otra dimensión de la literatura y sus mercados.

– ¿En qué está trabajando ahora?
– Como escritor soy lento y me suelo dispersar con facilidad, así que centro todos mis afanes en lo breve. Por lo mismo, cuando escribo un poema o un relato nunca pienso en ellos como parte de un algo mayor, de un todo, si no me volvería loco. De manera que, contestando a tu pregunta, en lo que estoy trabajando ahora es en el próximo poema.

– ¿Desea añadir alguna cosa más?
– Nada más. Muchas gracias por su paciencia y espero poder verle mañana. Como ve, la providencial lentitud de la seguridad social ha dado para mucho.

Autobiografía

José Quesada Moreno

Nací en Villanueva del Río y Minas, Sevilla, en el año 1965, en la habitación principal de una casa que ya no existe. Soy agente comercial a jornada completa pero, a ratos, me da por contar lo que anda pasando a mi alrededor, y escribo. A menudo me han preguntado por qué. No he encontrado una única razón; a veces escribo porque está el día nublado y otras porque hace un sol de justicia, pero nunca sé por qué tendría que dejar de escribir. Así que me dejo hacer por esta suerte de destino que determina mis pasos y no le busco ningún sentido.

Hago. Sin pretensiones, lo juro, y sin dolor. Entretanto he recibido más de cien premios y menciones en distintos concursos de poesía y narrativa. El Certamen de Narrativa Santoña… la mar, el Certamen de Relato Corto Alfonso Martínez Mena de Alhama de Murcia, el certamen de Relato Breve Ciudad de Arévalo, el Premio de Narraciones Breves Julio Cortázar de la Universidad de Murcia, el Certamen Literario Villa de Montánchez, el Certamen de Relatos Helénides de Salamina o el Concurso de Cuentos de Navidad de Melilla, entre otros.

En el año 1995 representé a Sevilla en la “VII Bienal de Jóvenes Creadores de Europa y del Mediterráneo”, celebrada en Lisboa y he publicado, de manera puntual, en varias revistas de Creación Literaria (“Ánfora Nova”, “Sin Embargo”, “I.M.A.J.E.N”…) y en prensa escrita en Filadelfia (EEUU). Hasta la fecha tengo editados dos poemarios y una veintena de relatos en otras tantas antologías y ediciones conjuntas.Y un libro de relatos titulado ‘Vino amargo’ (Premium, Sevilla, 2013)”.

 

José Moreno, tras recibir el premio en el Ayuntamiento de Alhama :: J.C./ALHAMA COM

 

LA HERIDA DEL SUR

Y más me quedo
cuanto más me alejo

Apilaron sus maletas de cartón y arpillera

en los andenes de una estación del sur

y se dejaron vencer por el triste diapasón

del hierro y las traviesas.

 

Habían dejado su estirpe de tarteso recién lavada

y puesta al sol, como dejan en el terral

su lenta piel mudada los reptiles,

y de los tendales de alambre que el viento orea

habían tomado lo preciso —una camisa blanca,

un pañuelo bordado por la luz, unas solapas raídas—

y dijeron adiós con las manos abiertas como palomas.

 

Y atrás se quedaron sus olivares quietos,

su espiga candeal dorada por el céfiro

y su murmullo de mar durmiendo en los corales,

y mientras más se alejaban de sus pueblos de cal,

de sus verdes nostalgias, de sus transparencias marinas,

más en ellos se quedaban.

 

Los recibió el norte y su viento arisco,

—viento frío, como el labio frío del beso de un muerto—

y habitaron el cuartucho desnudo de un caserón sombrío,

y en las paredes, grises como turbios pezones

que hubiesen dado de comer a la carcoma,

clavaron las fotos de sus familias, de sus difuntos,

y a través de ellas miraron, como quien mira

por una ventana abierta al vacío

la herida azul de un cielo ya perdido.

Y en la lenta soledad de las tardes

hicieron sus planes de futuro

y pactaron su regreso con las sombras

al filo de la noche callada.

 

Y así, como piedras que se hunden

en el curso transparente de la sangre profunda,

se incorporaron a las calles, con sus camisas de domingo,

sus pañuelos bordados, sus solapas raídas,

y se hicieron hueco entre la muchedumbre

y sus acentos marcados, sus costumbres viejas

como el corazón del hombre y sus nostalgias extranjeras,

hasta hacerse un hueco febril en el paisaje

y abrir un ramalazo de sur

en la bruma impenetrable del norte.

 

Y durante años como siglos, apuntalaron sus almas

con la promesa del regreso.

 

Pero quien llega al norte no vuelve

y pasa su vida entre el dolor del acecho

y el límite boscoso de su propia memoria,

más cerca que nunca, y sin embargo tan lejos,

de aquel terral del sur

donde dejaron, para siempre, su piel mudada de tarteso.

 

Uma Vasconcelos (Seudónimo de José Quesada Moreno)

El autor lee el poema galardonado ::J.C./ALHAMA.COM

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *