Mario Montoro y su particular ‘rally’ escolar con ‘Aitana y Willy: Aventura en África’

Después de atravesar el desierto africano en moto y escribir un libro contándolo, (‘A trompicones por África’, publicada en 2011), y lanzarse a la narrativa juvenil con ‘Aitana y Willy: Aventura en África’ (Ed. Tempore, 2018) con el que regresa a África con unos personajes de ficción «casi reales», el granadino Mario Montoro Estévez, (Granada, 1972), –Gandhi Ofsand, en las redes sociales- se dio cuenta de que lo más difícil no escribir un libro sino conseguir que la gente lo compre y lo lea, aunque con el paso de los años ha ido aprendiendo pequeñas triquiñuelas siendo la más importante la de «mover el libro».

En cualquier caso él se considera un afortunado porque teniendo solo dos libros en el mercado han tenido una excelente acogida prueba de ello es que el segundo le ha llevado a una docena de centros educativos, principalmente de la provincia granadina. Por eso, mientras ultima los detalles para su participación con su amigo Manolito ‘McGyver’ en el Raid 1000 dunas, que se celebrará del 19 al 27 de octubre, Mario Montoro, continua con la promoción de sus dos libros (‘A trompicones por África’, publicada en 2011 en el que narra su viaje en moto por el norte de África y su novela juvenil que el pasado curso llevó a once centros educativos. A esta gira la bautizó con el curioso nombre de ‘Vamos a ponerle nombre a todas las estrellas’. «En mis encuentros con los alumnos les demuestro que hay árboles en el desierto y que es posible poner nombre a todas las estrellas. Ellos creen que es imposible por lo que renglón seguido les cuenta que «si no empezamos, nunca sabremos si se puede o no se puede y que a su gira le ha puesto ese nombre porque cada libro de los míos es una estrella que ya lleva el nombre de su dueño», explica.

Efecto llamada

Para su ‘aterrizaje’ en colegios e institutos explica que le ha servido el hecho de que su mujer es maestra. También que tiene varios amigos que ejercen de maestros y que una vez publicados le comentaron la posibilidad de ir a sus centros. Un día que estaba en Librería Babel, -una de las que vende su libro-, le comentaron la posibilidad de ir al primer colegio. Hasta ese momento no contaba con ninguna presentación dirigida a niños, ya que ‘A trompicones por África’, era un libro dirigido a un público adulto. A ello añade que, «como me gustan los retos y ya que he escrito un libro juvenil pensé que sería bonito enfrentarme a ellos. Me invitaron a la Feria del Libro en el colegio de los Agustinos, a través de Rosa, la presidenta de la Asociación de Padres. Me encerré con tres clases, 4º, 5º y 6º. Me preparé una pequeña exposición con Prezi, un programa que me recomendó mi hija Aitana. Y cual fue mi sorpresa que fue todo un éxito. Pensé que como había funcionado podría ir a otros colegios. Se produjo una especie de efecto llamada y uno tras otro he ido visitando diferentes colegios».

Igualmente que para que los niños «toquen la aventura» en las presentaciones se llevo algunos objetos que ha ido recopilando en sus viajes como por ejemplo una roca de sal del desierto que, en este caso, se le cayó a un niño y se partió en mil pedazos. Trozos que ha ido disminuyendo de tamaño porque no se resisten a lamerla. En otras ocasiones son las responsables de las bibliotecas de los centros, como en el caso de Noelia, del CEIP Gloria Fuertes de Peligros, que le llamó para que fuese a su centro donde «de nuevo funcionó el invento».

Después se fue para Córdoba, pues había presentado con anterioridad su primer libro en un Motoclub y se le acercó una madre que le dijo que su hija que era muy tímida y le había comprado el libro le quería decir una cosa. Entonces él se acercó a Lola y le preguntó qué quería. Ella le pidió que fuese a su colegio y así fue, el 9 de abril, estuvo en el CEIP ‘José de la Torre y del Cerro’, un colegio situado en un barrio obrero, donde la madre consiguió a través del Ayuntamiento una subvención para adquirir 21 ejemplares. Recuerda que «fue una experiencia muy buena pues al final me hicieron una entrevista que publicaron en una radio que ellos tienen. En otros han hecho como una especie de periódico, en otros, como en el de Peligro un concurso de dibujo,… son actividades que crean vida más allá del libro que no se queda en la mera lectura».

Récord absoluto

Más tarde sería invitado en el colegio ‘La Gaviota’ de La Herradura y luego en el Instituto José Martín Recuerda de Motril y el colegio de La Calahorra, y al día siguiente en el CEIP San Miguel de Almuñécar, donde Luisa, la actual directora, se empeñó en que Mario diera una charla a los alumnos de 3º y 4º y no solo para 5º y 6º. No obstante, «aunque me parecen pequeños ella insiste y allá que me encierro con todos ellos, desde las 9 de la mañana hasta las 13 horas, y cuál es mi sorpresa que un par de días después desde Barcelona donde tiene la sede mi editorial que han recibido un encargo de 100 libros, un récord absoluto en mi historia de escritor. La maestra me contaba que alumnos que estaban enganchados a los videojuegos se presentaban al día siguiente con el libro».

Preguntas curiosas

Antes de las vacaciones estuvo de nuevo en Motril en el CEIP ‘Antonio Garvayo Dinelli’, donde le reciben con los brazos abiertos y tras realizar su charla, Santi, profesor de Educación Física y Gaspar, con una guitarra, interpreta un tema musical que se menciona en el libro y que se habían preparado una canción con los alumnos de tres clases cantando un tema que le puso «el vello de punta». Para no olvidarse de ninguno de los centros donde ha sido invitado, Mario echa mano a su agenda con motivos africanos donde los tiene anotados y que, junto con un bolígrafo, fue el regalo de los niños del CEIP Gloria Fuertes, de Peligros que le ha venido muy bien «para apuntar todas las cosillas y que no se le olviden». Después vendría su paso por los centros del CPR Parapanda, concretamente en Tocón en cuya biblioteca se reunió con los 45 alumnos.

¿Lo más curioso que me han preguntado en estos centros? Por ejempo, para qué quiero el vaso de cristal que tengo al lado de la botella del agua, también si he sentido miedo, qué comía cuando estaba en el desierto, por qué llevo tantos dibujos el casco de la moto, qué opina Aitana de que le haya escrito un libro, qué hay que hacer para ser escritor, etc.  A ello añade que «lo más curioso es que cuando te escuchan, ellos quieren hacer lo que tu. Yo les digo que todo es posible, incluso si sueñan un día con ir a la Luna. Y si lo que quieres es ser escritor yo siempre les digo lo mismo: leer muchísimo y escribir para ellos, luego si tienen suerte hacerlo para otras personas». Por supuesto también sale a colación el sueldo de los escritores a lo que Mario responde: «no soy millonario en dinero por mis libros pero si lo soy en amigos. También les pongo como referente a la autora de Harry Potter que creó ese personaje en una cafetería to un café, «por qué no puedo yo pegar otro pelotazo mientras me tomo un batido de chocolate y una Maritoñi».

Por lo pronto, sueña con su rallye 100 Dunas para lo que han montado un equipo de Granada con el que regresará a África a vivir una nueva experiencia y quién sabe si no le servirán para un nuevo libro.

Para ponerse en contacto con él a través de Facebook, Gandhi ofsand y mariomontorooficial en Instagram.

OIR AUDIO DE LAS ENTREVISTAS:

Ir a descargar

‘VAMOS A PONERLE NOMBRE A TODAS LAS ESTRELLAS’, (1ª PARTE)

20 NOVIEMBRE: LOS PADRES AGUSTINOS (GRANADA)

21 MARZO: CEIP GLORIA FUERTES (PELIGROS)

8 ABRIL: IES PADRE POVEDA (GUADIX)

9 ABRIL: CEIP JOSÉ DE LA TORRE Y DEL CERRO (CÓRDOBA)

23 ABRIL: IES JOSÉ MARTIN RECUERDA (MOTRIL) y CEIP LAS GAVIOTAS (LA HERRADURA)

24 ABRIL: CEIP LAS MIMBRES ( MARACENA)

25 ABRIL: CEIP SAN MIGUEL (ALMUÑECAR)

7 MAYO: CEIP TOCON DE ILLÓRA (TOCON)

21 MAYO: CEIP GRAN CAPITÁN (ÍLLORA)

28 MAYO: CEIP NSTRA SRA DE LOS DOLORES (ALOMARTES)

30 MAYO: CEIP ANTONIO GARVAYO DINELLI (MOTRIL)

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *