Mario Montoro, el Raid 1000 dunas en primera persona: 21 de octubre, en mitad de la nada

Bueno, ya estamos en Marruecos, en mitad de la nada. Hemos completado con éxito la primera etapa que estaba dividida en dos partes. La primera Granada-Motril, de 100 kilómetros hasta llegar a un especial que con todo el dolor del mundo no hemos logrado llegar a tiempo, con lo cual pedimos perdón a los amigos que se han acercado a vernos porque hemos perdido esos diez minutos. También nos han dicho que como está muy resbaladiza hubiésemos probado el suelo como lo han probado muchos de los que han ido a ‘full’.

Rayos y truenos

Luego hemos cogido el barco, la verdad que ha sido el mejor momento porque te relajas, comes, te echas un rato y descansas y encima viendo como te acercas a Marruecos, África. Creo que es un momento muy especial y la que yo la conocemos es un encuentro con algo que nos gusta mucho. Luego hemos llegado a Nador y se ha puesto a llover a saco, con unos rayos mortíferos. Han sido 150 kilómetros, la mitad lloviendo. Después ha mejorado la cosa y por fin hemos llegado al campamento, a la una de la mañana, hemos cenado y estamos haciendo como se dice aquí las mecánicas, porque eso es muy importante. Hay que ser muy profesional. Aquí nadie se acuesta sin haber mirado el aceite, el filtro, etc.

Y ya está. Mañana volveremos a salir a la carga y aquí si que se separan los pilotos que se están preparando para el Dakar que hacen más kilómetros que nosotros y después los que salimos a la aventura que hacemos unos cuantos menos pero no por eso más divertidos.

Sensaciones todas buenas, a pesar de que no me gusta la lluvia, ni el frío. Ahora es un pasada porque ha parado la lluvia y el cielo se ha despejado y empiezan a verse ese millón de estrellas por lo menos. Muy bien el campamento, muy buena la comida y ahora nos vamos a acostar que mañana es… otro largo día. Misión cumplida. La primera etapa ya cumplida. Suerte y a seguir al Corral & Vargas Adevnutre Team. Saludos.

Ver capítulos anteriores: EL RAID 1000 DUNAS EN PRIMERA PERSONA

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *