Antonio Luis Gallardo: «La malafollá no puede ser genética»

Ha corrido como la pólvora por las redes sociales, que había nacido el primer niño en Granada sin malafollá.

Nadie había reparado que era una noticia ficticia de Indenews, la sección de sátira y humor de El Independiente de Granada. Pero ya puestos, todo el mundo se monta en el carro y empieza a dar opiniones gratuitas y muy sarcásticas, poniendo a parir a los ciudadanos de Granada.

La noticia profundiza más y contempla el hecho, de que ha sido posible gracias a los médicos del Hospital Virgen de las Nieves, que han atendido la petición de los padres de Alejandro, granadinos de toda la vida, rancios como ellos solos -él, dueño de una vetusta ferretería del centro venida a menos; ella, funcionaria del registro del Ayuntamiento-, que no querían que su hijo heredara la malafollá familiar.

Pero se olvidaron que no por manipular genéticamente el óvulo, todo sería coser y cantar. La malafollá no es solo genética. Se respira en el aire de Graná, es más, el epicentro de la malafollá se estima que está bajo la Fuente de las Batallas. Cuanto más cerca vives de Puerta Real, más malafollá tienes, y esta desaparece según te alejas.

Habría que decirles a los médicos que Alejandro será el granadino del futuro. “Nunca dirá expresiones como lavín compae, cuchi o cuidao con la polla”, aseguran. Saludará a sus conocidos por la calle, en lugar de mirar para otro lado, y si le toca la lotería al vecino se alegrará, en vez de criticarlo, indican los doctores.

Aunque visto lo visto, a nosotros nos sigue gustando ser granaínos malafollá, pues si hay alguna peculiaridad que nos identifique a los granaínos es la malafollá que es igual que a los catalanes el que sean agarraíllos o que los castellanos sean secos en su forma de ser, o que los de Cádiz sean muy graciosillos ellos. Si hicieran una encuesta seguro que saldría que todo el mundo quiere bebés granaínos a los que no les quiten el gen de nuestra propia identidad. ¡Viva la malafollá!

 

Ver artículos anteriores de

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *