Ramón Burgos: «Parranda»

Entre las múltiples definiciones aplicables al término “parranda” –fiesta, regocijo, diversión, jolgorio, bulla, copia, jarana, juerga, multitud, bulla, fandango, gaudeamus, jácara, comilona, francachela, etc.–, os confieso que hay una que me ha llamado especialmente la atención: “Cuadrilla de músicos o aficionados que salen de noche tocando instrumentos de música o cantando para divertirse”.

 

No es que quiera formular que todo lo dicho sea aplicable a los protagonistas del tiempo político en el que estamos viviendo. No es esa mi intención… Como vecino de a pie, lo que me ha hecho reflexionar ha sido la comparación de las antedichas “farras” con lo mantenido en septiembre de 1931 por Federico García Lorca –con motivo de la inauguración de la biblioteca de Fuente Vaqueros, su pueblo natal–: “Porque contra el libro no valen persecuciones. Ni los ejércitos, ni el oro, ni las llamas pueden contra ellos; porque podéis hacer desaparecer una obra, pero no podéis cortar las cabezas que han aprendido de ella porque son miles, y si son pocas ignoráis dónde están”.

A estas alturas, quizá os preguntéis qué tiene que ver la música con la letra –simplificando, lo dicho con lo hecho–; pero es que parece como si los “sectores de poder” en sus declaraciones y acciones de todo tipo –muchas veces contradictorias– se estuviesen olvidando del fin primordial para el que se crearon: el servicio íntegro a la sociedad y a cada una de las personas que la integran.

Al respecto considero muy oportuno el lema propuesto por el papa Francisco para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 24 de mayo de 2020: “Para que puedas contar y grabar en la memoria (cf. Ex 10,2). La vida se hace historia”. Si con él, el pontífice pedía a los periodistas “tejer historias que construyan, no que destruyan (…) Incluso cuando contamos el mal, podemos aprender a dejar espacio a la redención”, ¿estaría de más que toda la sociedad tomase buena nota de ello y aplicase sin “trampas” sus fundamentos?

 

Leer más artículos

de

Ramón Burgos
Periodista

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *