Rafael Bailón Ruiz: «¿Normalidad?»

Termina mayo, con el firme propósito y deseo de tomar un café con las personas que quiero. Echo de menos la normalidad y no me gustaría disfrutar de algo distinto a lo vivido hasta hace tres meses (justo cuando se tuvo que decretar el confinamiento).

Quiero la cercanía con compañeros, familiares, amigos o alumnado. He tenido que adaptarme (como todos) a guardar la distancia de seguridad, llevar a cabo el teletrabajo o el uso obligatorio de la mascarilla.

Sin duda alguna, lo he hecho y lo seguiré haciendo porque debo velar por mi protección y la de quienes me importan (existe una conexión o interdependencia entre ambos elementos o aspectos).

Ansío lo habitual y lo ordinario, todo lo que uno realizaba antes, detestando eufemismos como el de “nueva normalidad”, si bien apelo a la responsabilidad de todos y cada uno de nosotros. En este sentido, respeto a quienes bocina en mano y subidos en descapotables con grandes banderas patrióticas, vociferan, ninguneando las directrices de las fuerzas del orden (policías o guardias civiles que vigilan el cumplimiento de las restricciones o normas establecidas por nuestro bien).

Señoras y señores, he insistido en varios artículos en lo expuesto anteriormente, aunque soy consciente que para muchos mis deseos caen en saco roto.

Algunos/as quizás estén más preocupados/as en clamar contra quienes ejercen el gobierno o los responsables autonómicos. Tal vez, sea algo que no puedan dejar para mañana, sin pensar que un acto irresponsable pueda derivar en un contagio masivo o rebrote que lleve de nuevo a colapsar nuestros hospitales.
¡Ojalá esta hipótesis jamás se produzca!

Pero, añadiré algo más. Si yo fuese sanitario, estaría agradecido con los aplausos brindados cada día a la misma hora, un reconocimiento merecido al trabajo realizado, a las numerosas vidas que salvaron o las palabras de aliento/afecto hacia quienes ya no están con nosotros, con una única objeción.

Esos que prefieren gritar hasta quedarse afónicos, realizar scratches o convertirse en marionetas de politiquillos del todo a 100, están en su derecho de seguir sin respetar el confinamiento o lanzarse a la calle como Quijotes capaces de cambiar el mundo, pero no aplaudan.

Guárdense ese aplauso y bríndenlo a los Abascal, Sánchez, Iglesias, Ayuso o Casado. Rompan sus manos a bases de golpes, como hooligans enfervorizados (si es que no pueden esperar hasta que esto termine). Rindan pleitesía a izquierda o derecha (como si tuvieran oportunidad de ocupar alguno de los sillones de un futuro gobierno), envuélvanse en la bandera que nos representa y dejen las mascarillas en sus casas.

A veces, hay cosas que sí pueden esperar hasta mañana.

¡Qué mis deseos no caigan en saco roto!

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.