In memorian: «Marcos Antonio Lamolda Palacios: Un hombre ejemplar de espíritu inquieto y generoso»

El día 15 de este mes de septiembre falleció en Atarfe a la edad de 75 años, después de una penosa enfermedad, Marcos Antonio Lamolda Palacios. Su irreparable pérdida ha sido muy sentida por familiares, amigos y vecinos. Era un hombre inteligente y muy culto, de vida austera y sencilla y con una gran vocación de servicio.

Fue catedrático de Paleontología de la Universidad del País Vasco y después de su jubilación quedó adscrito como profesor colaborador extraordinario al departamento de Estratigrafía y Paleontología de la Universidad de Granada, donde había estudiado y realizado su tesis doctoral. Publicó gran cantidad de artículos en revistas científicas y participó como ponente en numerosos congresos nacionales e internacionales. Durante muchos años fue el editor del boletín Noticias Paleontológicas; su prurito de investigador lo llevó a colaborar decisivamente en la creación de la Sociedad Española de Paleontología. Entre 1993 y 2014, ejerció, además, como presidente del Comité Nacional del International Goescience (IGCP) de la Unesco.

Cuando regresó a su pueblo, creó en 2011, sin ánimo de lucro, la Fundación Sierra Elvira, cuyo patrimonio, según se recoge en sus estatutos, estaba destinado a fines sociales y culturales. La Fundación, a través de su Patronato, ha concedido desde entonces becas y ayudas para el estudio, sobre todo a las familias más desfavorecidas; ha otorgado premios a los alumnos de los colegios e institutos de Atarfe que han destacado por su trabajo, por su esfuerzo o por su espíritu solidario; ha publicado libros y fomentado actividades educativas y culturales; ha convocado concursos de poesía, cuentos, relatos de ciencia ficción, ensayo, teatro, novela corta, fotografía y escultura, casi todos dirigidos a gente joven, a la que ha querido siempre promocionar con ellos.

A pesar de su enfermedad, ha continuado con su labor de un modo admirable, manteniéndose activo prácticamente hasta el último momento. Su espíritu inquieto y generoso lo había llevado a concebir nuevos proyectos, algunos de ellos muy ambiciosos. Para todos los que lo han conocido ha sido un ejemplo por su capacidad de trabajo y por su entrega desinteresada al fomento de la cultura.

En noviembre de este año se celebrará el décimo aniversario de la Fundación Sierra Elvira. Los actos que se organicen por tal motivo servirán a buen seguro para rendir un merecidísimo homenaje a Marcos Antonio Lamolda Palacios.

 

Pedro Ruiz-Cabello Fernández

Profesor y escritor

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.