Antonio Alaminos López: «José Antonio Mesa Segura en la memoria»

Han pasado ya unas semanas desde que el 28 de abril falleciera José Antonio Mesa Segura (q.e.p.d). En este tiempo he leído las sentidas y amables palabras que sus amigos han escrito de él. El ‘obituario’ de Francisco Gil Craviotto, publicado de inmediato en la edición impresa de IDEAL. Los ‘recuerdos’ de Alberto Granados en las Complicidades de su blog. El ‘adiós’ de José Antonio López Nevot en la web IDEAL en Clase. Que me disculpe si no nombro alguno.

 

Llamé por teléfono a Encarnita, su viuda, al día siguiente del entierro de José Antonio para darle mis condolencias y las de mi familia. El obituario se encargó de darme la triste noticia. Pero fue la esquela en IDEAL, publicada el 10 de mayo, la que hizo que, al día siguiente 11 de mayo, fuera a la Misa Funeral que por el eterno descanso del alma de José Antonio se ofició en la Basílica de la Virgen de las Angustias, su vecina principal en la Carrera.

Al salir, después de hablar con Encarnita y con los sobrinos y sobrinas, pensé que también tenía que escribir algunos de los recuerdos de José Antonio que me venían a la cabeza, sobre todo de los primeros tiempos.

Conocí a José Antonio, precisamente un 11 de mayo, pero de 2002. Conservo el libro que me regaló en ese primer encuentro, con la dedicatoria y la fecha, «El país de los sueños, páginas de Granada», de Ediciones Albaida, su editorial. Yo le llevé un libro sobre la historia de los scouts en Granada que recientemente había publicado con el patrocinio de la Obra Social de Caja Granada. Hablamos de su abuelo Juan Pedro Mesa de León, que perteneció al Comité de Honor de los Exploradores de España de Granada, a principios del pasado siglo, y del fundador de los scouts en Granada, el sacerdote Luis López-Dóriga Meseguer, con quien su abuelo mantuvo una gran sintonía.

Portada del libro de Gil Craviotto dedicado al periodista Juan Pedro Mesa de León, abuelo de Mesa Segura

Desde ese momento, José Antonio, me enseñó a bucear en la hemeroteca de la Casa de los Tiros, sobre todo en el diario ‘Gaceta del Sur’ que dirigió su abuelo Juan Pedro, y que publicó todas las noticias sobre el nacimiento y actividades de los exploradores granadinos. Puso a mi disposición las revistas que tenía de ‘El Explorador’, que fue casi el boletín oficial de los scouts en España. También la correspondencia que recibía Mesa de León con tarjetas postales que en verano enviaba López-Dóriga desde alguno de los países que visitaba. Siempre fue muy avanzado.

De esas indagaciones periodísticas salieron otros dos libros más que publiqué también con el patrocinio de la Caja. Aprendí mucho de José Antonio, de su interés por Granada, de su bonhomía, de su erudición, de su modestia, en definitiva de su amistad. Suscribo las palabras que le han dedicado sus amigos. No quiero ser pesado. Un detalle, los scouts entregaron a José Antonio Mesa Segura la ‘Insignia de Plata de Agradecimiento de Scouts de España’ y la ‘Insignia del Club Scout Gilwell de Granada’.

Para finalizar estas breves líneas, tan sólo relataré el último encuentro personal con José Antonio y Encarnita. Los demás fueron telefónicos. Ocurrió el 1 de enero de 2017 y les llevé el libro ‘Callejero Emocional de Granada’, que contiene en la página 275 el relato de la ‘Calle José Antonio Mesa García, Periodista’, su padre. Y en la página 290 el relato de la ‘Calle Juan Pedro Mesa de León’, su abuelo. Sabía que les iba gustar, como así fue. Junto a otras muchas entradas de este premiado libro callejero que les llenó de emociones. José Antonio me dedicó un ejemplar de su libro ‘La Biblia en Verso, tras los pasos de José María Carulla’.

Cuídate Encarnita. Y que descanse en la Paz del Señor, José Antonio Mesa Segura, un caballero granadino.

 

Ver artículos anteriores de

Antonio Alaminos López,

maestro retirado

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.