Antonio Alaminos: «La educación del carácter, ¿una prioridad escolar?»

Cuando un país comprende que su principal recurso son los ciudadanos y que debe invertir en ellos, especialmente cultivando el buen carácter mediante la educación, está en el camino adecuado. Y si, además, ha convertido ese reto en una prioridad en su sistema educativo, difunde una gran lección de historia: que la bondad humana debe estar en el corazón de los asuntos de gran importancia, como la vida familiar, la política, el comercio, la ley y un larguísimo etcétera.

Trabajar los términos como: la educación en valores, la educación del carácter o la educación para la ciudadanía, entre otros muchos; es referirse, entre otras cosas, al desarrollo de un individuo que quiere ser capaz de hacer el bien. En otras palabras: bondad, efectividad, inteligencia y ciudadanía. Todos son importantes y hay un solapamiento hasta cierto punto. El carácter es el más crítico y la brújula para los otros.

¿Qué pueden hacer las escuelas para promover el desarrollo del carácter? Si el carácter debe ser una auténtica prioridad en los colegios, tiene que tener recursos. Se deben promover relaciones positivas entre todos los grupos de la escuela, como los alumnos, los padres, los profesores, el personal, el entorno social cercano, etc. Se deben interiorizar motivaciones que encarnen el buen carácter: como dar ejemplo todos en el medio escolar. Deben ser modelo de lo que quieren ver de bueno en los demás. Y, además, escuchar y dar capacidad de decisión a todos los colectivos escolares.

Es difícil, muy difícil, ya se sabe. Pero toda sociedad que camina por caminos adecuados, como decía al principio, quiere que sus ciudadanos se preocupen por el bienestar de los otros, que se responsabilicen de sus acciones o que digan la verdad, no por meras convenciones culturales, sino por educar el carácter. Recordemos que los jóvenes están llamados a garantizar la vida democrática y el cuidado del mundo.

Un cordial saludo a los lectores y lectoras de IDEAL en Clase.

 

 

Ver artículos anteriores de

Antonio Alaminos López,

maestro retirado

 

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.