PASIÓN DE COLECCIONISTAS, (II): Rodrigo Escudero y sus más de 400 cachimbas

francisco-rodrigo-escudero-y-cachimbas-1Rodrigo Escudero ha dedicado toda su vida a la venta de calzado y se reconoce como un buen fumador de pipas que comenzó a utilizar cuando rondaba los 30 años de edad. Ahora, su gran mostacho blanco denota este hábito al mostrar un color amarillento cuando se aproxima a la nariz. Se nota a la legua que disfruta con sus pipas, pues va contando infinidad de detalles de cada una de ellas: material de la que están hechas, procedencia y curiosidades salen de su boca al tiempo que las va mostrando, en especial aquellas que han salido de sus propias manos. Allí pasa las horas fabricando nuevas pipas o arreglando aquellas que presenten algún desperfecto o fisura debido al calor.

En cuanto a su procedencia nos indica que unas las ha compradas en rastros y otras en comercios. Todas mezcladas las guarda junto a las de fabricación casera, bien en las vitrinas de su vivienda, bien en los diez cajones de un pequeño mueble de su taller. Algunas son verdaderas obras de arte pues en la cazoleta ha tallado la silueta de la Alhambra, en otras aparece el perfil de su esposa Mª Cruz y el suyo propio y en otras los nombres de sus hijos. Para su fabricación utiliza sobre todo madera de brezo pero también las ha elaborado con madera de boj, cerezo, e incluso con trozos de asta de ciervo o con una simple nuez cuya cánula es un trozo de antena de radio de coche. Al disponer de esta gran variedad, su elección es tan complicada como la de una corbata, por lo que en ocasiones tarda un buen rato en escogerlas y finalmente lo hace teniendo en cuenta el atuendo que lleva ese día y, es que, en su opinión, «la pipa tiene mucho de afición y no se enciende sin pensarlo».

francisco-rodrigo-escudero-y-cachimbas-3  
   
francisco-rodrigo-escudero-y-cachimbas-6-estantería  
   
francisco-rodrigo-escudero-y-cachimbas-8-propias-y-estantes  
   

Curiosamente indica que prefiere fumar en pipas pues con el cigarrillo le pica la garganta. También que hay que aprender a fumar en pipa pues «si no tienes costumbre se sufre mucho pues te la pone la boca encendida». En cuanto a la primera pipa que cayó en sus manos afirma que fue una que le quitó a un hermano suyo, y la última, una de elaboración propia, en las que suele incluir sus iniciales y año de fabricación. En cuanto a pipas curiosas nos muestra «una muy bonita, muy bonita, pero algo femenina» pues la cazoleta tiene la forma de la cabeza de Sissi emperatriz. También nos cuenta que una vez en Madrid le enseñaron una pipa que costaba 2.700 euros y otra que ha elaborado a partir de un souvenir de Lugo que originariamente era un abrebotellas, otra hecha de un trozo de palosanto, otra rociera en la que ha tallado una flauta y el tamboril, otra hechas de calabaza,…

Origen de la palabra cachimba y partes de una pipa

Para un no fumador, como es nuestro caso, todo es nuevo y por ello el encuentro con Rodrigo nos permite ampliar nuestro léxico, como, por ejemplo, que la palabra cachimba, sinónimo de pipa, procede del portugués cacimba, y éste del bantú cazimba y cómo, con independencia del tamaño y material con que esté elaborada cada una de sus partes, tiene su nombre siendo éstas la cazoleta u hornillo que es el espacio donde se introduce el tabaco, el caño, el anillo y la cánula que finaliza en el pisadientes.

De la cantidad y material con que están elaboradas, Rodrigo podría escribir un libro pues las ha fabricado, entre otros, de brezo, espuma de mar, arcilla, cerezo, metacrilato y otros materiales reciclados. Este amante de las pipas indica que en alguna ocasión ha regalado alguna y que es en el rastro de Maracena donde ha conseguido algunas de las más curiosas.

Otras tienen su origen en sitio más lejanos como es el cajón de pipas tirolesas en una de las cuales se puede leer la fecha de 1855 y a las que «les cabe tabaco para hartarse».

VER GALERÍA DE IMÁGENES:

 

INFORMACIÓN RELACIONADA:

– I: Juan García Pedraza y sus 800 miniaturas de coches

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *