PASIÓN DE COLECCIONISTAS ( y V): Francisco Mercado y sus más de 200 radios antiguas

francisco-mercado-coleccionista-de-radios-1b«La afición por coleccionar radios la lleva uno en los genes. Desde chiquitillo tuve un buen maestro, que falleció hace un par de años, Miguel Pérez Moreno, ‘Miguelito el de la luz’, que tenía una cabeza privilegiada y que fue el que comenzó a hablarme de radios antiguas consiguiendo que me picara el gusanillo», explica cuando le interrogamos acerca del origen de su interés por este tipo de aparatos.

También le decía que quedaban muy pocas lo que en efecto así era en Montefrío, pero no en el resto de España como bien se puede comprobar por la cantidad y variedad que ha logrado reunir. Por eso añade que «la mayor parte de mi colección llegó a verla antes de fallecer en 2014 y no se lo creía lo que había conseguido». Al mismo tiempo aclara que «no tengo mis aparatos contados, pero entre 200 y 300, seguro». Cuando le pedimos que nos diga alguno de los más curiosos por su antigüedad o características indica que, quizás, las Philips modelo 2511 y 634 de 1929, que guarda con gran cariño y la Radiola del año 1924, entre otros aparatos de la primera mitad del siglo pasado.

La mayoría, en funcionamiento

Al interesarnos sobre la forma en que han llegado a sus manos indica que, «la mayoría las he conseguido a base de cambios antes de que existiera internet. Muchas de las radios han salido de los rastros del Camino de Ronda». Ante nuestra expresión interrogante continua contando que debido a que Granada ha sido siempre una ciudad de estudiantes, siempre han tenido mucha demanda los televisores usados, primero los de blanco y negro y después los de color, para los alquileres de los pisos, siendo precisamente la de técnico de televisión la profesión que ha desarrollado hasta su jubilación.

  francisco-mercado-coleccionista-de-radios-3
   
  francisco-mercado-coleccionista-de-radios-6
   
  francisco-mercado-coleccionista-de-radios-5
   

«Yo llevaba a los rastros estos aparatos que cambiaba por las radios antiguas que no le daban utilidad. Así he conseguido el grueso de mi colección. Ahora con internet ya no tiene gracia, pues se pueden conseguir muy baratas», concluye.

También comenta que hasta hace unos seis o siete años dedicaba su tiempo a arreglarlas por lo que «funcionaban todas». Junto a las radios también nos muestra un fonógrafo de 1898, varios altoparlantes, así como catálogos y libros de instrucciones antiguos, documentos de la época como anuncios de radio. La última pieza que ha adquirido es un altoparlante que ha conseguido en un anticuario de un pueblo de la Vega de Granada.

En este sentido, cuando le preguntamos si sigue comprando aparatos de radio responde que tienen que cumplir una doble condición: que sea muy antiguo y no sea caro, aunque le falten válvulas, «si es de los años 50 no me interesa porque ya no tengo espacio físico para ponerlo». Respecto al futuro de su colección señala que «es un enigma», ya que de sus tres hijos, solo el mayor muestra algo de interés por estos aparatos. Por su parte, ahora está más interesado en las máquinas recreativas de bolas o pinball que está dispuesto a adquirir si se las ofrecen a un precio razonable.

VER GALERÍA DE IMÁGENES:

 

 

 

INFORMACIÓN RELACIONADA:

– I: Juan García Pedraza y sus 800 miniaturas de coches

– II: Rodrigo Escudero y sus más de 400 cachimbas

– III: Constantino Valero y sus casi 20.000 periódicos

– IV: José Pérez y sus miles de aperos y utensilios domésticos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *