Vehículos singulares, 81: Antonio Gutiérrez y la concentración nacional de Renault Siete y 7

 

Serían dignos de estudio o investigación los motivos por los que una persona se convierte en forofa de una determinada marca y modelo de automóviles. En cualquier caso, por la experiencia de año y medio de esta serie de artículos, podemos afirmar que los más recurrentes se deben a tratarse de un vehículo que ha pertenecido a algún miembro de la familia y/o estar asociado a experiencias infantiles o juveniles. Al menos este es el caso que han llevado a un joven joyero-gemólogo granadino, Antonio Gutiérrez Rodríguez, propietario de un Renault Siete blanco y de otro que conduce su mujer, Babette, un R7 de color verde. El primero heredado de su abuelo que lo compró en 1975, y que también utilizó su padre, gracias al cual conoció a su novia, se desplazó el día de su boda, realizaron el viaje de novios de unos 8.000 kilómetros por Europa, además, de trasladar a su esposa al hospital para dar a luz y recogerle ya con su su hija Valle para regresar al domicilio familiar. Pasión que ha alcanzado su culmen cuando a finales de octubre ha conseguido que Granada se convirtiese en la sede de la III Concentración Nacional del Renault Siete 7 Club.

«Los integrantes de este Club se reúnen cada dos años, variando cada vez en una ciudad distinta. ¡Y qué mejor opción que la ciudad granadina para ser testigo de tan esperada cita!», actividad en la que ha estado trabajando todo el año y cuyo buen resultado hace que se sienta muy satisfecho. «Han venido casi una treintena de todas partes de España. Se dieron cita en la fuente de las Granadas todos los miembros del Renault Siete/7 club, asociación cuya finalidad es preservar la historia y fomentar la memoria del Renault Siete y 7, que como bien sabemos, es una versión totalmente española del Renault 5», añade. También explica que fue a finales de 1982 cuando el último Renault 7 GTL salía de la cadena de producción y que, de 1975 a 1983 (año en que se siguieron vendiendo unidades producidas hasta 1982) habían salido de la fábrica más de 159.500 unidades, lo cual se considera «todo un éxito para un vehículo concebido en exclusiva por Fasa Renault para el mercado nacional».

3

La buena climatología ha contribuido al éxito de este encuentro nacional y posibilitado que sean muchos los granadinos y turistas que han disfrutado de la exposición durante tres días de este tipo de vehículos. Actividad que ha sido posible gracias a que sus propietarios no dudaron en desplazarse hasta Granada, con estos vehículos, algunos de ellos con más de cuarenta años, con los que han llegado a recorrer más de 2.500 kilómetros entre ida, venida y rutas. «Los Renault Siete y 7 han sido sin duda un gran espectáculo para los miles de viandantes, que encontraron el Paseo del Salón y la Fuente de las Granadas llenos de vida con bastante olor a años 70 y 80», añade el coordinador de la concentración que agradece el patrocinio y colaboración de entidades y medios de comunicación en la difusión del evento. El interés suscitado entre el público visitante para el que levantaron los capós de sus vehículos y la posibilidad de intercambiar impresiones y vivencias, con los otros miembros del Club y curiosos, ha hecho que deje un buen sabor de boca, inquietudes satisfechas y buena predisposición, por lo que los asistentes a este encuentro sietero se despidieran, no sin antes citarse para la próxima que será en Vitoria en 2018.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Otro interesante objeto de estudio podría ser los efectos coletarales de las concentraciones y rutas que se organizan en torno a los vehículos antiguos y clásicos, pues es evidente que se promocionan turísticamente las ciudades y se benefician económicamente los establecimientos de alojamiento y restauración. En el caso que nos ocupa, los participantes en este tercer encuentro pudieron disfrutar de una soleada mañana de sábado durante la cual «descubrieron la Historia viva de Granada a través de los monumentos que, con su presencia, relatan el paso de los años de tan veterana ciudad. La Catedral de Granada, la Capilla Real con la tumba de los Reyes Católicos, la Alhambra vista desde el paseo de los Tristes, etc. sirvieron a nuestros invitados para admirar y comprender nuestra Historia». Además de una excursión nocturna por la ciudad y la subida en la jornada del domingo a Sierra Nevada, «sin ningún susto en forma de calentón, como era de esperar en los motores tipo ‘Sierra’ que animan a estas formidables máquinas». Al regreso la jornada concluyó con una comida en el Restaurante Casa Chiquito de Güéjar Sierra…«pero no para los que se quedaban hasta el martes, pues muchos socios alargaron su estancia dado el puente de Todos los Santos».

Próxima entrega: Joaquín Ruiz Vico y su Buick de 1935

Ver también vídeo: CANAL TAMAYO

Para ver  más pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *