Premio ‘Label Éducation’ para el IES Ángel Ganivet: Recompensa a diez años de trabajo

A finales del primer trimestre, el IES Ángel Ganivet recibía el “LabelÉducation” en Sevilla de manos de autoridades francesas y andaluzas, en el transcurso de un acto con motivo de los 20 años de bilingüismo en Andalucía que comenzaron su andadura con centros blingües francés. En la actualidad es un centro plurilingüe francés-inglés y en sus orígenes fue bilingüe francés.

¿Qué es el ‘Label Éducation’?

El Ministro francés de Asuntos Exteriores concede este sello, siguiendo las directrices de una comisión interministerial consultiva, compuesta por representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores, del Ministerio de Educación Nacional, de la Agencia de Enseñanza del Francés en el Extranjero y de la Misión Laica Francesa.

Desde 2012, el «LabelFranceÉducation» es un sello de calidad que se concede a los institutos y centros de enseñanza escolares extranjeros que participan en la difusión de la lengua y la cultura francesas, a través de los distintos programas establecidos, en el caso de Andalucía a través de los centros bilingües y plurilingües. Este sello reconoce y valoriza los centros educativos durante tres años, ya sean públicos o privados, que brindan a sus alumnos una enseñanza reforzada en francés y que permiten a éstos descubrir otras materias en esta lengua. Asimismo, está destinado a promover en el extranjero una enseñanza bilingüe en francés de alto nivel para el alumnado y sus familias.

En la actualidad hay 285 centros con esta distinción en 52 países, lo que supone más de 110.000 alumnos de Primaria y Secundaria.

Los centros que han obtenido este reconocimiento pueden solicitar que le sea renovado después del tercer año preparando de nuevo el dossier correspondiente y participando para ello en el proceso establecido a tal fin.

¿Qué requisitos tienen que cumplir los centros para obtener el “Label”?

Entre otros, impartir al menos el 20 % de la enseñanza utilizando el francés como lengua vehicular, tener profesorado habilitado como examinador y corrector de los exámenes Delf B1-B2 (Diplômesd’études en LangueFrançaise), o Dalf, certificar el nivel lingüístico del profesorado de las asignaturas no lingüísticas, presentar al alumnado a las certificaciones en B1 y B2, poseer recursos educativos y y un contexto francófono, participar en intercambios, hermanamientos, estancias lingüísticas,…etc Requisitos todos ellos, cumplidos por este centro y en algunos casos ampliamente; desde el comienzo del programa 300 alumnos han podido certificar su nivel de conocimiento en esta lengua obteniendo los niveles de B1 (4º de ESO), B2 (1º Bto) y C1 (1º-2º Bto.).

¿Qué beneficios tiene?

Los centros que han obtenido este reconocimiento pertenecen a una red en el mundo que les permite compartir buenas prácticas y modelos pedagógicos innovadores, tienen a su disposición plataformas con recursos educativos y acceso a la información sobre ofertas de empleo en el extranjero. Para poder compartir estas buenas prácticas la agencia responsable del LabelÉducation organiza encuentros presenciales, los dos últimos foros tuvieron lugar en Egipto y Rumanía o a través de plataformas digitales.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Sin duda, si hoy podemos congratularnos de este pequeño éxito es porque previamente ha habido un trabajo sistemático que ha dado como fruto el que nuestro alumnado y sus familias estén satisfechos en su mayoría con los niveles alcanzados.

María José Romera se dirige a las familias ::A. ARENAS

María José Romera, coordinadora:

Han sido  varios los factores:

  • El primero el organizativo, nuestro proyecto está estructurado en torno a cinco ejes o pilares: una metodología AICLE (un aprendizaje integrado de lengua y contenidos con tareas o proyectos finales que recogen la aplicación de contenidos de dichas materias en situaciones reales utilizando la lengua extrajera), un currículo integrado de las lenguas basado en los enfoques comunicativos y por tareas, los intercambios y estancias escolares, el teatro , como actividad clave que nos permite acercar el patrimonio literario al alumnado con una gran carga emocional y la implicación de las familias.
  • El segundo factor que ha tenido un peso específico muy importante ha sido la metodología utilizada en el proceso de aprendizaje y adquisición de la lengua. El enfoque comunicativo y por tareas, considerando a nuestro alumno el eje de todo el proceso como individuo que comunica, se relaciona e interactúa, otorgando un espacio privilegiado a la oralidad en nuestras clases, haciendo que participen, los 25-28-30 ó 33 alumnos que algún año hemos tenido, debido a la demanda. Nuestro alumnado participa y crea discurso desde el primer año y el primer trimestre, fomentando la confianza en sí mismo y en sus posibilidades. Todo ello hace que nuestro alumnado obtenga las certificaciones de B1, B2 y en algunos casos de C1, con un alto grado de corrección y con medias en su mayoría en torno a 80/100.

 Desde este análisis metodológico, me gustaría también resaltar otras tareas como la co-evaluación y la escucha activa en la exposición de las tareas finales. Nuestro alumnado tiene que exponer las tareas finales, que previamente ha preparado por escrito, en muchos casos utilizando el ordenador. El resto de la clase ha de evaluar en grupo cada tarea que se expone, previa explicación de los criterios por parte del profesor/a. Esta tarea es muy importante para los que la realizan puesto que supone la última fase de interiorización de la, es la actividad que nos muestra el nivel de adquisición que cada alumno ha alcanzado y para el resto de los alumnos, supone el desarrollo de una escucha activa, han de estar atentos para poder evaluar y el desarrollo de una actitud responsable y autónoma. Es una tarea que nos permite desarrollar las competencias de comunicación lingüística, la competencia de aprender a aprender y la competencia social y cívica.

 El profesorado que impartimos clase en estos grupos y que practicamos este tipo de evaluación y co-evaluación observamos cambios comportamentales muy importantes en nuestro alumnado.

 No podemos olvidar para cerrar este punto, la importancia crucial del teatro en nuestro centro. Nuestro alumnado mejora su competencia de comunicación lingüística, su competencia cultural, su competencia social y cívica en muy poco tiempo gracias a esta actividad. En la actualidad y desde hace tres años, el alumnado trabaja la música y el teatro a la par, produciendo pequeños musicales a partir de grandes clásicos del teatro, hace dos años fue “Romeo y Julieta”, el años pasado “Los Miserables” y este año “La colonia” y “La isla de los esclavos”. El profesorado de francés e inglés, con la ayuda esencial de dos monitores D. Pablo Ramírez y D. Miguel Ángel García, preparan cada curso este ambicioso proyecto.

Este centro lleva años utilizando el teatro como recurso educativo para la enseñanza de lenguas extranjeras :: A. A.

 El profesor de matemáticas, D. Sinforoso Alacalá, hace algunas consideraciones con respecto a la enseñanza de las matemáticas en francés. El hecho de estudiar las matemáticas en francés, asignatura con un vocabulario de fondo internacional, exige una mayor concentración por parte del alumnado lo que implica una interiorización más efectiva. Tras comprender un contenido o procedimiento, la verbalización en francés puede conllevar a un uso de la matemática en un segundo plano “implícito”, produciéndose a su vez un aprendizaje más natural. A su vez, utilizar el francés o el inglés para el aprendizaje de una asignatura, como lengua vehicular, sitúa al alumno en el uso de la lengua con un fin comunicativo, instrumental. La lengua deja de ser el objeto de aprendizaje en sí y pasa a ser el instrumento para comunicar, sabiendo hoy, que este proceso facilita y ayuda enormemente a la adquisición de la lengua extranjera por parte del alumnado. La necesidad de estructurar en francés (transmitir oralmente y por escrito) lo que estamos haciendo ordena la reflexión que realizamos en un proceso deductivo, afianzando “el cómo” lo hacemos y desarrollando la capacidad de sistematizar la resolución de problemas.

Hay alumnos que no realizan ese esfuerzo “plus” que exige el aprendizaje de las matemáticas en lengua extranjera. Será necesario un apoyo en la lengua extranjera con más recursos en el propio centro y dentro del aula. Quiero finalizar diciendo que los resultados son equivalentes a impartir las matemáticas en lengua materna, se requiere ese mismo esfuerzo en lengua materna.

¿Y las familias, qué piensan?

Antonio Marín, padre de una alumna del Centro 

¿Por qué estudiar francés y en francés? ¿Por qué elegimos este centro para nuestra hija?

El estudio de lenguas modernas casi acabó con el griego y el latín, y la extensión del inglés parecía que iba a acabar con el francés. Cierta racionalidad volvió al sistema educativo cuando se empezó a extender el estudio de dos lenguas extranjeras; algún día se habrán de reconocer las bondades del latín y del griego. ¿Por qué? Porque los idiomas son algo más que instrumentos de comunicación, son historia, cultura y necesidad de reflexión sobre el mundo que conocemos cuando se compara cómo se dice algo en un idioma y en otro se aprende a pensar y a ver que en el mundo son muchos los colores y las luces (las inteligencias).

¿Por qué para Claudia elegimos el estudio de la lengua francesa? Primero porque ella lo eligió y luego porque entendimos que es un idioma cercano al español, dulce de pronunciar, central en nuestro gran país, la Unión Europea, hablado en cuatro continentes…

Profesorado, alumnos y familias se muestran satisfechos con los resultados del programa bilingüe de francés ::A. A.

Francisco Sánchez-Montes, padre de dos alumnos del centro y profesor

Recibimos los frutos de una intensa labor pedagógica en idioma francés en la que el IES Ángel Ganivet, desde hace años, ha sido un firme defensor de la pluralidad lingüística. Además hunde su raíz en una labor de años, pues desde el propio origen del Instituto el Centro ha contado con excelentes docentes de francés con un prestigio reconocido. Además, se debe de señalar la fuerte implicación de nuestro alumnado, como también la de padres y tutores, que siempre han entendido el compromiso activo más allá de las aulas del propio Instituto, fomentando las múltiples actividades e intercambios que se han realizado.

Álvaro, alumno de Secundaria

El francés en mi instituto

Buenas, soy Álvaro Martos, alumno de 4ºESO en el instituto Ángel Ganivet y en el siguiente texto expondré mi punto de vista sobre la enseñanza del francés en mi instituto.

Bajo mi punto de vista, los idiomas son llaves que nos permiten elegir entre una mayor variedad de puertas que dan a nuestro futuro. Todo el mundo domina su lengua materna y en las últimas décadas casi todo el mundo ha adquirido unas nociones básicas de una lengua extranjera, normalmente el inglés, pero somos pocos aunque cada vez más los que tenemos la suerte de tener una opción más que nos abre una puerta más, en este caso la del francés. Yo llevo estudiando francés desde que tengo seis años, escogí mi instituto porque se enseñaba francés como lengua principal y porque quedé fascinado con alguna obra de teatro organizada por el instituto que pude ver con mi colegio. Esto me ha permitido observar la enseñanza del francés en clase desde otra perspectiva.

Lo primero destacar el método de enseñanza en clase, todo el mundo habla, todo el mundo escucha, todo el mundo redacta y todo el mundo aprende, siempre en francés desde el minuto que se entra por la puerta de clase. La profesora no es más que un libro que muestra sus páginas de tal forma que tú te intereses, las leas, interpretes y aprendas por ti mismo, a la vez que supervisa que todo vaya bien y no deja de captar la atención con actividades dinámicas que de una forma u otra nos acaban involucrando. Otra de las claves del éxito del francés en mi instituto es que se trabajan todas las competencias a la vez, primero de forma oral se hace una puesta en común, una especie de lluvia de ideas, luego nos informamos a través de la comprensión tanto oral como escrita y después se trabaja la redacción. A veces se cambia el orden por unas causas u otras pero no se deja nada de lado. Además se trabaja de forma colaborativa, los que tienen más facilidad por una razón u otra ayudamos a los que tengan más dificultad y todos intentamos implicarnos en que el método funcione. Otra prioridad, es asentar los conocimientos, no se pasa a un contenido nuevo sin dominar el anterior, y siempre se hace autocorrección de los errores, y en caso de que algo no quede claro siempre tenemos el soporte de las nuevas tecnologías donde se sube lo que se ha visto en clase, refuerzo para quién lo necesite y un sinfín de información adicional para quien la desee.

Resumiendo el párrafo anterior, los alumnos somos los protagonistas y tenemos los medios suficientes para lograr nuestros objetivos, pero a veces se ignora a quien en mi opinión cumple con un rol clave, los profesores del área de francés. No sólo los que enseñan francés, pero también los que enseñan otras asignaturas en francés y creen en este proyecto, esto es clave porque nos permite aplicar los conocimientos lingüísticos en otras áreas del conocimiento y nos permite aprender desde puntos de vista distintos, no dificulta el aprendizaje simplemente lo hace diferente. Por ejemplo: en ciencias sociales, se dan los temarios en francés mayoritariamente, tras una breve explicación en español, se hacen exposiciones orales en francés lo que luego nos da la capacidad de hablar en público con más facilidad, ya que si somos capaces de hacerlo en una lengua que no dominamos al hacerlo en nuestra lengua materna, todo se hace más sencillo, también hacemos investigaciones en francés a partir de prensa francesa, se trabaja sobre países francófonos en conflicto e incluso los comentarios de texto de la revolución francesa por ejemplo los hacemos en francés, dándonos puntos de vista distintos y mejorando día a día nuestro dominio lingüístico. Todos y cada uno de ellos funcionan como un engranaje, hay mucha coordinación, todos los contenidos están relacionados entre unas asignaturas y otras, y sin duda hay mucho trabajo detrás de esto y si uno falla el progreso no es el mismo, ahí la dificultad de que funcione pero por ahora no hay muchos atranques.

Y aparte de todo lo que se hace por la mañana, por la tarde también se complementa el trabajo esta vez de forma voluntaria. La profesora de francés junto con otro profesor ya retirado, pasan tardes enteras los jueves preparando a aquellos alumnos que quieran sacar las titulaciones de B1, B2 y C1 de forma totalmente gratuita y altruista, es sin duda el amor por su trabajo y labor lo que nos mueve a todos a que el proyecto funcione y es precisamente esas ganas y ese ímpetu quienes le dan el éxito que tienen en el exterior que considero, no se corresponde con su labor.

Por las tardes no sólo se preparan las titulaciones que sin duda son importantes, también se hace teatro en tres idiomas, inglés, francés y español. Como participante en la actividad no puedo más que expresar mi satisfacción y mi contento con ella. Para empezar, nos permite expresarnos de cara al público con total normalidad porque como he dicho antes expresarse en otros idiomas mejora cómo lo haces en tu propia lengua y se nota mucho la diferencia entre un alumno que hace teatro y alguien que no, a la hora de expresarse de cara el público. Otra de las ventajas que nos da el teatro es el conocimiento cultural y literario, así como la capacidad de ponerse en la piel de otros y mirar al mundo con un espíritu más crítico. Y por último algo que personalmente me gusta de esta actividad es que nos permite conocernos mejor a nosotros mismos, aislar nuestras emociones, controlarlas y analizar de forma objetiva que está pasando por nuestras alocadas cabezas y sinceramente creo que esto es algo de lo que carece nuestra educación hoy día y gracias al teatro puedo suplir esa carencia.

Y puesto que la metodología de la enseñanza de francés en mi instituto me ha enseñado a ser una persona crítica, también me veo obligado a resaltar lo que bajo mi humilde punto de vista considero que no a todos nos gusta. No todo son flores, alegría e ilusión no dejamos de ser adolescentes pícaros que no se entusiasman al entrar a clase, al menos no todos. Todo esto es muy exigente, tanto para los profesores como para los alumnos, requiere una capacidad de sacrificio enorme que hoy día no impera entre la mayoría, unas ganas, un entusiasmo y una motivación que no todo el mundo tiene. Esto a veces dificulta el trabajo pero nunca se da nada por perdido.

En resumen, creo que es un proyecto más que positivo, dinámico y eficaz que no sólo nos enseña conocimientos, sino cómo aplicarlos y cómo continuar aprendiendo y mantener ese entusiasmo por el aprendizaje que suele ser olvidado pasada esta etapa, todo con el francés como herramienta de trabajo, siendo nosotros los que descubrimos y vemos cómo usarla. Aunque como todo, es mejorable y esta mejora tiene que ir más allá del instituto, esta forma de aprender debe ser parte de nuestra cultura para que sea eficaz.

Anualmente hay representaciones en Francés e Inglés ::A. A.

Ana Rojo, ex alumna, segundo año de Facultad 

La metodología en el programa bilingüe  francés

El 99 % de los alumnos del programa bilingüe del IES Ángel Ganivet se gradúan habiendo obtenido un título oficial de francés lengua extranjera. Esta afirmación, que para muchos puede ser algo chocante tiene una explicación, y como exalumna de este centro voy a permitirme darla:

Desde el primer día de clase las cuatro competencias de comunicación (gramatical, sociolingüística, discursiva y estratégica) son el eje de nuestro aprendizaje. Se trabaja a partir de situaciones reales con las cuales los estudiantes están totalmente familiarizados y, por lo tanto, la estructura discursiva está previamente integrada. Temas como la familia, la última película que han visto o lo que hicieron en el verano son la base para asentar lo que en pocos años será casi una segunda lengua materna.
Por otro lado, se les exige a menudo la redacción de resúmenes de los temas anteriormente mencionados, lo que, a mi modo de ver, supone una mejora considerable en la capacidad de síntesis, algo que a menudo queda olvidado en el tintero de los conocimientos que supuestamente debemos adquirir a lo largo de nuestra educación secundaria. En una sociedad dónde cada vez tenemos una información excesiva es vital saber extraer las ideas claves que nos ayudan a descifrar la realidad.

Los niveles de competencia lingüística son muy altos como demuestra el número de alumnos que finalizan etapa con B2, e incluso con algún C1 ::A. A.

Cuando hacemos referencia al programa bilingüe de este centro tenemos que ser conscientes del gran papel que juega el oral en la adquisición de la lengua. En mi opinión, uno de los aspectos diferenciadores de este método es la importancia dada a la expresión oral, hasta el punto de desplazar las múltiples conjugaciones de la lengua francesa y las largas lista de vocabulario a un lugar bastante más discreto y únicamente trabajarlas una vez que los alumnos son capaces de expresar una tarea concreta al oral de una forma correcta. Es en parte, es gracias a este tipo de prácticas que la gran mayoría de los alumnos de este centro obtienen los certificados B1, B2 o C1 de francés lengua extranjera otorgados por el Ministerio de la Educación Nacional de Francia al final de su escolaridad en el IES Ángel Ganivet.

Asimismo, este método de enseñanza no tendría efectividad alguna sin las actividades que se realizan paralelamente a las clases de francés: la integración de algunas materias en el núcleo común de aprendizaje, los intercambios a diferentes zonas francófonas, el teatro en francés y un largo etc. de propuestas culturales en las cuales los alumnos tienen la suerte de poder participar activamente.

Otra de las representaciones realizadas en el centro ::A.A.

Para concluir, me gustaría señalar que el seguimiento de esta propuesta metodológica no solo nos ha facilitado el aprendizaje de una lengua extranjera, sino que también nos ha hecho madurar como personas de una forma diferente, hemos ido avanzando curso a curso adquiriendo nociones de dos culturas, cuestionando el razonamiento que había detrás de cada texto propuesto por nuestros profesores, formándonos como ciudadanos de un mundo totalmente globalizado y sobre todo siendo conscientes de que con esfuerzo y constancia todo es posible. Son valores que hoy en día, siendo ya universitaria, considero esenciales para mi desarrollo personal. No hay fórmula mágica, solo trabajo y dedicación tanto por parte de profesores como de alumnos.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *