Virtudes Montoro: «¿Existe el síndrome postvacacional?»

Ante el abusivo uso que se le ha dado al término “síndrome postvacacional” me pregunto si realmente existe como trastorno diferenciado de otros (o entidad nosológica). Según los comités de expertos internacionales, no existe. Más bien parece ser un resultado de la tendencia a patologizar cualquier malestar que tenemos, a veces, con intención de medicalizarlo.

 

Con la invención de este término estamos inculcando la idea de que no somos resilientes, que no estamos preparados para los cambios, que las responsabilidades son tan aplastantes que retomarlas se convierte en una enfermedad. Ante tales circunstancias la venta de levantaánimos y otros placebos, aumenta, como es lógico.

A su vez, dentro de la gravedad que se le está dando a este síndrome (es noticia a nivel nacional en los informativos diarios), miles de niños/as y adolescentes regresan a las aulas, y ahora se enteran, gracias a los “doctorados” medios de comunicación, que pueden estar sufriendo un síndrome o trastorno que justifica unos supuestos síntomas causados por la vuelta a clase.

Con todo esto, lo que se está inculcando a nuestros jóvenes es que el instituto, el colegio, el trabajo, es una enfermedad que provoca estrés, insomnio, ansiedad, apatía, ira y trastornos mayores como la depresión, etc. Esto es alarmante.

Lo normal es que nos sintamos desanimados, que nos quejemos: sabemos que retomamos nuestras vidas con sus reglas y horarios, pero también con sus novedades, con nuevos proyectos, con ilusión.

Para muchos jóvenes no habrá ninguna diferencia, ya que, o han estado trabajando durante el verano o han estado estudiando. Otros, estarán deseando volver, ya sea porque se encuentran aburridos o estén deseando reencontrarse con sus compañeros.

La mayoría de nuestros jóvenes vuelven a clase sonriendo, buscando a los compañeros, a los amigos. Vuelven donde les esperan, con más o menos ganas, adaptándose con naturalidad en unas pocas horas.

Así que no le demos más importancia y transcendencia al asunto, que no la tiene.

¡Bienvenidos a clase!

Ver más artículos de

Virtudes Montoro López

Psicóloga especializada en Mindfulness y
Terapia de Aceptación y Compromiso

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *