Cosas que aprendí sobre el escenario

La representación de esta obra se encarta dentro del Proyecto Lector y Fomento de la Lectura del Instituto, en el que los profesores de Lengua, Música y Plástica han aunado fuerzas para descubrir en sus alumnos la pasión por el arte. Los escolares han aprovechado las distintas clases para crear los personajes, dibujar las siluetas, escuchar la música, leer y estudiar el cuento… «Han compaginado clases y exámenes con la obra. Nos dieron su compromiso y su palabra y no nos han fallado», explican los profesores.Pablo Ramírez, director de la obra, se pudo ir contento y ovacionado por un público que rió a carcajadas con los graznidos de los patos, la fiereza del león y el ingenio de Pedro. Enhorabuena.

Al otro lado

El teatro es una herramienta indiscutible de Educación. Cada vez más podemos ver en el teatro Alhambra o en el centro cívico del Zaidín a centenares de escolares de primaria y secundaria acompañados por sus pacientes profesores. Los primeros, no tienen reparos en confesar que la primera razón por la que asisten sin rechistar es el perderse ese día la clase de turno, y por salir de la rutina. Los profesores toman la iniciativa como complemento de su asignatura y de lo que estudian en clase, como si su trabajo docente estuviera inacabado sin esta actividad.

Estos jóvenes, hijos de las nuevas tecnologías, se comportan adecuadamente y acuden a la cita, puntuales y contentos, y disfrutan contemplando la obra. El año pasado pudieron ver Macbeth de Shakespeare, la casa de Bernarda Alba de Lorca….y este curso, Peribáñez o el comendador de Lope de Vega, e incluso una adaptación de Don Quijote.

Hay que resaltar que tanto éxito tiene entre nuestros alumnos una obra clásica como una contemporánea, no depende del género ni de la obra sino de la puesta en escena. Contribuye al éxito el hecho de que normalmente no sólo ya la han leído sino que la han trabajado minuciosamente en clase, es decir, que los personajes, la trama…les son familiares y tienen también la satisfacción que les produce la sensación de que la conocen.

Cercanía

El teatro tiene la habilidad de ser cercano ya que se identifican con lo que está pasando en el escenario. Ver la literatura en escena, les fascina, es la literatura en vivo, es uno de los aspectos más lúdicos de esta asignatura. Una vez terminada la obra, los actores se prestan a que los estudiantes les hagan todo tipo de preguntas: se suelen interesar sobre todo por el final de la obra, por la resolución del conflicto, preguntan también por la puesta en escena, a veces en una obra son sólo dos o tres actores los que interpretan todos los papales y a los alumnos les intriga cómo lo pueden hacer y en otra ocasiones son los mismos actores lo que van cambiado los distintos decorados, cosa que también les desconcierta y quieren averiguar. Igualmente tienen curiosidad de cómo se iniciaron los actores en el teatro, si logran vivir de él, si se identifican con todos sus personajes, que cómo pueden aprenderse todo el texto de memoria…

La mayoría de las representaciones suele ser gratis para los alumnos que han pagado las actividades extraescolares. En algunas obras va incluida una unidad didáctica con el fin de que los profesores la trabajen con los estudiantes, concebida para reforzar el objetivo que se pretende con la visión de las obras.
El teatro es un recurso educativo y lúdico apropiado para la consecución de valores como el diálogo, la tolerancia, la no-violencia, la solidaridad, la amistad el respeto por el medio ambiente, el valor de las diferencias culturales en la sociedad.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *